×
×
Red Internacional

Los ritmos, condiciones y exigencias de trabajo del sector, que se profundizaron durante la pandemia, traen consecuencias irreversibles para la propia salud de sus protagonistas.

María Gabriela PueblaTrabajadora Social Hospital Interzonal General de Agudos Petrona V. de Cordero Miembro de la CICOP San Fernando

Domingo 22 de agosto | 21:56

Una vez más los trabajadorxs de la salud nos enteramos del fallecimiento de un compañero de trabajo, de un enfermero, de Sergio.

A Sergio era habitual cruzarlo por los pasillos del hospital en el trajín diario trabajando codo a codo con un: “Hola, buen dia", “¿Cómo estas?"

La noticia de su partida se hizo visible a través de las redes. Todos nos sorprendimos con esta pérdida. Una de las tantas que sufrimos los trabajadores de primera línea durante este año y medio de pandemia. Mañana volviendo a la rutina ya nuestro compañero no va a estar, y no nos volveremos a cruzar por los pasillos del Hospital Petrona.

En los grupos de WhatsApp circulan las condolencias a su familia, y el lamento de despedir a nuestro compañero, el afecto a los suyos necesario para seguir. Pero ese reconocimiento hacia los trabajadorxs de la salud, para todo el personal de la comunidad hospitalaria tiene que ser ahora! No queremos más vidas perdidas.

La realidad muestra a las claras que la exigencia que recae al sistema de salud, se está llevando la vida de nuestros compañeros de clase, trabajadorxs de salud que todos los días venimos poniéndole el cuerpo y enfrentando está pandemia desde hace más de 500 días. La primera línea necesita especial atención.

La pandemia no cesa aún, y se la sigue enfrentando con un sistema sanitario desfinanciado desde hace más de treinta años, con políticas públicas fragmentadas y descentralizadas. Sus trabajadorxs van corriendo de un trabajo a otro para llegar a fin de mes, porque no se llega a cubrir la canasta básica familiar, recurriendo al pluriempleo: jornadas laborales interminables que traen consecuencias físicas, psíquicas y psicológicas, donde el stress y la sobrecarga empieza a afectar nuestro cuerpo e inclusive la salud mental de cada uno de nosotrxs. En este sentido somos testigos de cómo las consultas en consultorio con la pandemia se dispararon de forma alarmante.

Somos seres humanos, personas de carne y hueso que necesitamos tiempo de descanso, tiempo para compartir con nuestros familiares, amigos, poder tener recreación y disfrutar del ocio, ser libres de las presiones que nos impone el ritmo brutal de este sistema a todas las y los trabajadores.

Con un sistema de Salud totalmente mercantilizado y atravesado por intereses económicos, políticos, con presupuestos votados a la baja desde el macrismo y sostenidas por el actual gobierno. Los trabajadores de la salud necesitamos nuestras licencias, vacaciones para poder tomarlas cuando corresponde y no cuando deciden los Ministerios.

Los trabajadorxs tenemos derechos y debemos exigir a las autoridades , a los gobiernos y las cúpulas sindicales que sean respetados. Por esto necesitamos organizarnos y seguir luchando por mejores condiciones de trabajo, por la reducción de la Jornada laboral 6 horas, 5 días a la semana para que todas y todos podamos trabajar para terminar con la sobrecarga y el pluriempleo, poder brindar una atención de calidad a nuestros usuarios y pacientes, por nombramientos de personal, y pase a planta permanente.

No al tope a las paritarias, por aumento salarial acorde a la canasta familiar y cláusula gatillo para hacer frente a la inflación. Porque es necesario invertir las prioridades.

#Lasvidastrabajadorasimportan.
#Nosdicenesencialesperonostratancomodescartables.
#PlataparaSaludnoparaladeuda.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias