×
×
Red Internacional

Trabajadores y trabajadoras de la Biblioteca Pública General San Martín, ubicada en la Alameda de Ciudad, emitieron un comunicado donde denunciaron los graves problemas que atañen a esta ya casi bicentenaria institución.

Sábado 2 de abril | 12:29

Allí acusaron de un “vaciamiento en el presupuesto y pérdida de interés de parte de las autoridades”, además de la no designación de reemplazantes y la cancelación de toda posibilidad de continuación de realización de acciones culturales.

Te puede interesar: Malvinas: a 40 años de la guerra opinan Federico Lorenz, Andrea Rodríguez y Christian Castillo

Te puede interesar: Mendoza es la quinta provincia más pobre ¿Quiénes son los más afectados?

A continuación, reproducimos comunicado:

“Los trabajadores y trabajadoras de la Biblioteca Pública “General San Martín” queremos exponer los graves problemas que atañen a esta ya casi bicentenaria institución y que ponen en peligro su propio desempeño como faro de la cultura en Mendoza.

Tal como saben los mendocinos, la Biblioteca abrió sus puertas el 9 de julio de 1822 gracias a la iniciativa del General José de San Martín. Desde entonces y hasta el presente, la entidad se ha destacado como un permanente reservorio de cultura que, a la vez, se ha proyectado año a año mediante la generación de acciones de difusión y producción de hechos culturales relevantes y enriquecedores para sus usuarios y usuarias. En tal sentido y gracias a su permanente incursión en el desarrollo del saber y de las artes, la Biblioteca ha logrado integrarse como una de las instituciones más respetadas del ámbito provincial y nacional.

Por tal motivo, son permanentes las consultas que nos llegan día a día respecto de cuáles serán los próximos talleres, instalaciones teatrales, proyecciones, presentaciones de libros, funciones para niños, conferencias, entrevistas públicas, asistencia de personalidades del ámbito académico, charlas abiertas y otras iniciativas que han dado a la Biblioteca Pública General San Martín su secular carácter distintivo.

Es por las razones apuntadas que, como trabajadores que llenamos funciones y empleos con espíritu de colaboración y amor por nuestras tareas, nos hemos visto sorprendidos frente a la cancelación de toda posibilidad de continuación de realización de tales acciones culturales, bajo la fría consigna desde las más altas esferas del Ministerio de Cultura de la Provincia, enunciada sin más como “no hay presupuesto para nada”. Esto manifestado así, aun cuando, con carácter previo a la recepción del contundente mensaje, se nos hizo llegar –también a través de un mecanismo informal- la existencia de un complejo y confuso proceso de “gestión” de iniciativas culturales, que sin apoyatura en normativa alguna, se anticipa como obstáculo insalvable para la recepción, organización y promoción de cualquier proyecto y virtualmente deja sin razón de ser a nuestro sector de Extensión Cultural.

Al panorama descripto -que incluye la falta de reconocimiento profesional a los trabajadores graduados en Bibliotecología- se suma el hecho de que, una vez jubilados o cambiados de destino los empleados que conformamos esta precaria “planta”, no se designan sus reemplazantes. Hoy la Biblioteca funciona con tan solo 14 agentes de planta permanente y 6 docentes en misión especial, que extreman sus esfuerzos para que el servicio pueda prestarse de 8:00 hs. a 20:00 hs. Con unos pocos que por diversas razones dejen de cubrir labores de manera regular, virtualmente será imposible continuar.

Jamás, desde el retorno de la Democracia a nuestro país, los trabajadores de esta entidad señera hemos sido testigos de tales acciones de vaciamiento presupuestario y de pérdida de interés de parte de las autoridades a cargo. Nunca, tampoco, se nos han explicado las razones de urgencia o excepción que gravitan en este eclipse de virtud cultural que hoy vive la Biblioteca, ciertamente no por razones reprochables a su personal.

Es por tales motivos que, como actores responsables del funcionamiento de una institución que forma parte imprescindible desde hace 200 años del quehacer civil, científico, social, educativo y político de nuestra Provincia, nos vemos en la necesidad de exponer esta situación ante la sociedad mendocina, dado que hemos solicitado una audiencia a la Ministra de Cultura y Turismo de la Provincia y a la fecha no hemos tenido ninguna respuesta”.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias