×
×
Red Internacional

Tras 15 días sin ninguna respuesta por parte del Gobierno porteño, las mujeres de la toma “Fuerza de Mujer” se movilizaron al Obelisco para visibilizar su reclamo. Las y los trabajadores de infancias y adolescencias nos sumamos al corte en apoyo a su pelea.

Julieta LalamaTrabajadora del Consejo de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes GCBA

Violeta Lavinia Equipo Técnico de Infancias y Adolescencias

Miércoles 13 de octubre | 17:36

Trabajadoras y trabajadores del Consejo de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes fuimos parte de repudiar y denunciar el brutal accionar del Gobierno de la Ciudad, junto a la policía de Rodríguez Larreta, quienes desalojaron a más de 80 mujeres y 170 niñas y niños, que se encontraban en la zona de la containera, dentro de la Villa 31. Acompañamos la acción que realizaron en el Obelisco y que, luego continuaron, dirigiéndose al Instituto de la Vivienda de Nación donde presentaron su petitorio para que se logre abrir una mesa de diálogo por vivienda definitiva.

Te puede interesar: Las mujeres de la toma de la Villa 31 se movilizaron al Obelisco y siguen en pie de lucha

Luego de haber incendiado las casillas, y las pocas pertenencias que tenían, delante de las mujeres y de las y los niños que se encontraban en el asentamiento, desde el gobierno de Larreta no se ha dado una solución definitiva a la realidad de las familias, ni han abierto espacios de diálogo con las mismas.

Como trabajadores de las infancias nos preguntamos qué hizo el organismo de protección de derechos de la Ciudad, para evitar la exposición de las y los niños y adolescentes, a la brutalidad de las fuerzas represivas y a la desidia de las políticas públicas de la Ciudad.

Te puede interesar: Declaración de trabajadores de infancias y adolescencias ante desalojo represivo en la 31

Debemos mencionar que la Ley N° 114 de “Protección Integral de los derechos de niñas, niños y adolescentes”, que actualmente se encuentra en revisión por parte del actual Gobierno porteño, establece que “...el Gobierno de la Ciudad, tiene el deber de asegurar a niñas, niños y adolescentes, con absoluta prioridad, la efectivización de los derechos a la vida, a la libertad, a la identidad, a la salud, a la alimentación, a la educación, a la vivienda, a la cultura, al deporte, a la recreación, a la formación integral, al respeto, a la convivencia familiar y comunitaria y en general, a procurar su desarrollo integral”.

Al mismo tiempo que dispone que, el Consejo de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes es el organismo encargado de “...diseñar y desarrollar un sistema articulado de efectivización, defensa y resguardo de los derechos de niños, niñas y adolescentes". Por lo tanto, debe articular la ejecución de políticas públicas que involucren a NNyA (Niños, Niñas y Adolescentes), haciéndolo de un modo interdisciplinario, e incorporando a los actores sociales.

De este modo, es deber del organismo de protección de derechos de las y los niños, velar por el cumplimiento del ejercicio pleno de los derechos de niñas, niños y adolescentes, no solo cuando los mismos son vulnerados por parte de las y los adultos cuidadores, sino cuando es el propio estado, el que los maltrata y expone a situaciones traumáticas.

No solo no se han tomado las medidas necesarias para garantizar el acceso de 175 niñas y niños allí alojadas y alojados a una vivienda digna, sino que una vez más, como sucedió en Guernica, se expone a NNyA, a vivenciar en carne propia la violencia del estado. Si avasallan así sus vidas, con una normativa vigente y que ha sido pionera en lo que respecta a la protección integral, ¿qué podemos esperar por parte de este Gobierno?, seguramente nada nuevo para las infancias de la Ciudad.

Frente al abandono y el atropello del estado es necesario rodear su reclamo de la mayor solidaridad, y como trabajadores, unirnos a sus demandas por vivienda definitiva. Por eso convocan al apoyo de las diferentes organizaciones sociales y políticas para lograr visibilizar su situación y que las acompañen en la pelea por sus derechos. Ya han conseguido las firmas de Norita Cortiñas, Pérez Esquivel y diferentes organismos de derechos humanos.

Al mismo tiempo consideramos imperiosamente necesario que los sindicatos, en especial los de las infancias como es el caso del Consejo de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, no solo se pronuncien, sino que pongan sus recursos a disposición de la pelea que llevan adelante las familias.

Así lo expresó Alejandrina Barry, ex diputada porteña y candidata a legisladora por el PTS/FITU: “Estamos acompañando a las mujeres porque como dicen ellas, ‘el desalojo no nos va a parar porque nuestras necesidades siguen’. Esa violencia brutal se sigue desarrollando con esta indiferencia. Ellas son un ejemplo enorme que vamos a seguir acompañando con todo, y que todas las organizaciones sociales, sindicatos, deben poner sus fuerzas para rodearlas de solidaridad, porque son un ejemplo enorme de mujeres en la lucha por una vivienda digna”.

Día a día, como trabajadores, vemos las circunstancias de precariedad en la que viven miles de mujeres, niñas, niños y adolescentes, arrojadas y arrojados a condiciones cada vez más indignas de vida. Estas situaciones lejos de ser naturalizadas deben ser el motor de la pelea por el acceso a todos los derechos.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias