×
×
Red Internacional

Para intercambiar, debatir una salida a la realidad que nos atraviesa, trabajadorxs de infancias seremos parte este 11, 12 y 13 de las asambleas que se realizarán en todo el país.

El presupuesto 2023 que prevé el gobierno de Alberto Fernández, Cristina Kirchner y Sergio Massa es una muestra más de que, a la hora de pensar las políticas hacia las infancias, la prioridad es el recorte; esto es la decisión consciente de ajustar a los sectores más vulnerables de la sociedad para beneficiar los pagos al FMI, a los acreedores de todo tipo y color, y a los empresarios.

Como trabajadores de las infancias esta realidad nos atraviesa día a día, no son números aislados, son realidades concretas que vemos cotidianamente: el ajuste en las escuelas, en las raciones de comida, en los subsidios de apoyo a las infancias, en el vaciamiento de las políticas públicas de asistencia en salud, entre otras.

Cada vez son más las familias que no llegan ni a mitad de mes, y que deben restringir el consumo de alimentos por los altos costos que implican y que no pueden afrontar.

Te puede interesar: Presupuesto 2023: las infancias y adolescencias, nuevamente variable de ajuste

Con una reducción del 10% en el presupuesto 2023 en políticas sociales la realidad se vuelve más cruda: 12% en Asignación Universal por Hijo/a; 31,8% en Prestación Alimentaria (antes Tarjeta Alimentar); 35% de construcción de Jardines de Infantes y 22% en infraestructura y equipamiento escolar.

Estos recortes son la continuidad de un ajuste que no solo se refleja en el presupuesto, hace meses la lucha de los usuarios y las familias en torno a las políticas en discapacidad en las calles visibilizó el vaciamiento del sector; en abril del corriente año el Gobierno Nacional recortó la provisión de leche con el 51.4% de pobreza infantil; esto, en un país donde más de un millón de niñas, niños y adolescentes en Argentina dejó de comer alguna comida -desayuno, almuerzo, merienda o cena- por falta de dinero.

Lxs trabajadores de infancias, somos mayoría de mujeres, que somos sostén de hogar y que debemos tener más de un empleo para llegar a fin de mes, esta es nuestra realidad, a la que se suma las situaciones indignantes en las que desempeñamos nuestra tarea. Según el Indec, la canasta básica se encuentra en los $128.214,11; una realidad inalcanzable para miles de familias. El mismo organismo arroja el dato de que en el primer semestre del 2022 la población bajo la línea de pobreza es del 36,5 %.

Sin dudas el pluriempleo no es una elección, es una necesidad para sobrevivir en un sistema que no ofrece más que explotación, el capitalismo a nivel mundial ha estado orientado históricamente en imponer condiciones que favorezcan un aumento de la explotación.

Ese tiempo que dedicamos a producir más y más para llegar a fin de mes, es tiempo que resignamos al disfrute, al estudio, entretenimiento, a compartirlo con nuestras familias, y más. Por ello mismo la reducción de la jornada laboral se impone como salida.

Te puede interesar: Trabajadores pobres y precarios: ¿y si se reduce la jornada laboral para trabajar todes?

Dispositivos sin recursos suficientes, cucarachas, ratas, servicios alimentarios con comida en mal estado, suspensión de entrega de insumos a las familias. No es solamente nuestro salario el que está empobrecido, sino que son programas desmantelados, interrumpidos, desjerarquizados. Tiene que ver con una concepción más profunda que tienen los gobiernos para con las infancias más vulneradas.

Te puede interesar: Sueldos de pobreza y pluriempleo: las condiciones laborales de los y las trabajadoras de infancias

Como trabajadores de las infancias estamos convencidos que debemos debatir cómo enfrentar esta realidad acuciante para las infancias y las familias con las que trabajamos; un plan que contemple cuales son las necesidades reales de un sector sobre el que se arroja la crisis económica y social.

Somos nosotros, las y los trabajadores, junto con las familias, y con otros sectores organizados y en lucha, como los residentes y concurrentes de salud, los que debemos enfrentarnos a esta realidad de hambre que nos quieren imponer. Tomando el ejemplo de los obreros del neumático que se enfrentaron a la patronal, la burocracia sindical y al empresariado por mejoras en su salario.

Dejamos nuestra vida, nuestra salud y nuestros derechos en jornadas extenuantes, con situaciones muy complejas, que ponen en evidencia lo más crudo de este sistema.

La salida es organizarse para enfrentar el ajuste brutal que vivimos, en las calles, en nuestros lugares de trabajo, junto a las familias en los barrios, junto a los desocupados, porque estamos convencidos que solo nosotros debatiendo cómo enfrentar los planes ajustadores de los gobiernos a medida del FMI podemos dar vuelta todo.

Te invitamos a ser parte de las 100 asambleas del PTS en el Frente de Izquierda Unidad, que vengas con tus ideas, experiencias para discutir una salida que se proponga el desafío de intervenir en la realidad y tenga en cuenta nuestras necesidades, el 11, 12 y 13 de Noviembre en todo el país.

Entra y mira donde van a ser, acércate ese día: 100 asambleas abiertas del PTS-FITU: conocé todas las fechas y lugares para poder participar

Contáctanos para enterarte de más!
Seguí nuestras redes de Infancias y Adolescencias:


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias