×
×
Red Internacional

Cada 26 de septiembre se celebra en Argentina el Día del Empleado de Comercio, ratificado por la Ley 26541, vigente desde el año 2009. Pero este feriado solo alcanza a los trabajadores registrados ¿Cómo lo viven los trabajadores precarios?

Cintia VargasEstudiante de Historia UNJu

Martes 28 de septiembre | 10:32

El día de ayer, muchos trabajadores del comercio no estuvieron moviendo los engranajes de las tiendas en las ciudades y la atención al público. Ayer, fue “su día”.

Un lector de LID, trabajador de un supermercado, nos dijo “para mí es un día de descanso. Los días en el trabajo son de mucha preocupación, estar pendiente de llegar a tiempo a la mañana, de comer rápido para volver a salir porque hago horario cortado. De soportar a encargados y gerentes, que te salga bien la caja porque de lo contrario te lo descuentan. Y de compartir con mi hijo poco y nada. Pero hoy descanso y puedo intentar hacer lo que no hago los días comunes".

Pero ¿cómo lo pasaron este feriado los trabajadores precarios del norte del país, que superan el 90% de la precariedad extrema: sin aportes jubilatorios, obra social, vacaciones pagas, expuestos a riesgos del trabajo, sin estabilidad laboral, con contratos a término, como monotributistas o con bajos ingresos inferiores al salario mínimo?

Un trabajador del sector gastronómico nos dijo “y mira, sentimos con mis compañeros que no se valora el trabajo que hacemos y que no se reconocen nuestros derechos. Mi compañero dice que no se siente una persona. Porque las personas normales si descansan días así. Como si no existiéramos para la sociedad. Sin embargo, estamos acá como todos los días. Un día mas para explotarnos, afín a la patronal. No somos esclavos deberíamos tener derecho al feriado”.

Si bien la fecha del 26 de septiembre hace referencia a la misma fecha pero de 1933, que modificó artículos clave del Código de Comercio para establecer las indemnizaciones por despido, las vacaciones anuales pagas, el aguinaldo y demás derechos que marcaron un antes y un después para los trabajadores del rubro. Sin embargo, para la precariedad extrema del 70% de los jóvenes del total del país y un 74% en mujeres, estos derechos son inexistentes, se vuelven el caldo de oferta y demanda del capitalismo en el “precio” de la mano de trabajo.

Al contrario, para los trabajadores registrados que son cada vez menos, el día del feriado no trabajado se calcula dividiendo la totalidad de la remuneración correspondiente al mes respectivo por 25, y aplicando el importe al día feriado en cuestión, generando el “plus por feriado”. Pero , si el trabajador va ese día, se le debe abonar el día a valor normal más una suma igual, es decir, un recargo del 100%.

Este es uno de los derechos conquistados de los trabajadores, a una retribución justa y a la condición digna de trabajo. Sin embargo, tras años de ajuste, desmovilización y de entrega por parte de las centrales sindicales que pactan con un silencio ominoso con cada gobierno, la situación crítica del desempleo y la precarización laboral; les ha dado aire a figuras, como los liberales de Milei. Quienes intentan avalar con la quita de derechos, la solución a la creación de trabajo con más leyes precarizadoras, como los proyectos para eliminar la indemnización.

Alegando que el patrón así, daría más trabajo, llamándose a la “libertad”, a la mayor libertad para despedir trabajadores. Y los trabajadores serían “libres”, libres a ser explotados, libres a ser esclavos sin derechos.

En palabras de un precario “trabajamos más y cobramos menos. Hacemos 10 u 11 horas y cobramos un sueldo menor al básico. No podemos ni comer aquí y yo salgo 15:30, hasta que llego a la casa como casi a las 17hs y después otra vez, salir al laburo. Ni obra social tenemos”.

El avance sobre los derechos conquistados y arrancados a este sistema, solo representa pérdida para los trabajadores. Los empresarios pretenden hacer creer que se trata de cambios en la legislación laboral que serían favorables tanto para ellos, como para los trabajadores. Aunque en efecto, desde el menemismo, el gobierno ha permitido el avance de la precarización e incluso de "reformas laborales" parciales y de hecho, que son visibles hoy en el mismo estado, como en docentes. O con trabajadores tercerizados, como en las ramas de limpieza en hospitales, municipalidades, etc.

Mientras, los gremios y sindicatos debieron luchar en contra de estos avances, no profundizar en la separación de trabajadores registrados, precarios, no registrados o desocupados o monotributistas. Esta división es tan nefasta para el conjunto de la clase obrera, como beneficiosa para la burocracia sindical, que se mantiene en el poder.

Por esto, resulta indispensable para los trabajadores recuperar sus herramientas de lucha y organización, de la mano de barrer a los burócratas, poner el acento en la defensa y organización de los distintos sectores, que conforman la clase trabajadora; esta es una tarea que se plantea el PTS en el Frente de Izquierda Unidad como parte de construir un partido que permita que la clase trabajadora pueda pelear, para que la crisis la paguen los capitalistas y avance en conquistar la reducción de la jornada laboral, repartir las horas de trabajo, sin afectar el salario.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias