×
×
Red Internacional

Jujuy. Trabajadores de casino denuncian abusos y despidos

La empresa Video Drome, parte del Grupo MAC que posee salas de juego en diferentes provincias del país, es denunciada por sus trabajadores y trabajadoras por abuso laboral, acoso y despidos. Exigen se reconozcan sus derechos y el derecho a la sindicalización.

Andrea GutiérrezConcejala del PTS-FIT en San Salvador de Jujuy (Mandato Cumplido)

Miércoles 26 de enero | 20:54

La empresa Video Drome es la propietaria de las salas de juego de azar Silver Dreams en San Salvador de Jujuy, San Pedro y Libertador Gral San Martín, así como también en Salta. Pero al ser también subsidiaría de la firma Casinos MAC Group (con sede central en Córdoba), son parte también de una empresa que explota casinos y salas de juego en La Rioja, Neuquén y Córdoba. El encargado de las mismas es Miguel Ángel Carusso.

No es una novedad el maltrato en esta empresa, ya en marzo de 2020 cuando recién empezaba la pandemia y mientras regía un DNU que prohibía los despidos, la empresa obligó a 85 de sus trabajadores en Salta y Jujuy a aceptar cesantías sin pago de salarios. Dejaron así en situación de vulnerabilidad a casi cien familias trabajadoras que tenían este como su único ingreso, y presionados por la posibilidad de quedarse sin trabajo y sin derecho a sindicalizarse tuvieron que aceptar esta propuesta.

Casi esclavos

La norma en este lugar es el maltrato, en redes sociales una trabajadora denuncia: “El trabajo que da a cada persona es esclavizarte e inhumano, brutal, corruptos, repugnantes que juegan con la necesidad de la gente y nadie controla eso. ¿Por qué?
Le cuento lo que hacen: El horario de trabajo, supuestamente entro a las 15 horas y salgo a las 23, pero la empresa te pide marcar 15’ antes o sea marcamos a las 14:45. Si no marcamos a ese horario nos suspenden y nos descuentan el sueldo y a la salida si no marcamos después de las 23:05 también nos descuentan.”

“Otra cosa cuando estamos en el trabajo tenemos que pedir permiso para ir al baño a la encargada y escuchen esto: la encargada tiene que llamar a monitoreo de Salta porque todo se manejan por cámara y pedir permiso para que pueda pasar al baño y una vez aprobada tengo 5’ para ir al baño y tengo que marcar el crono y no pasarme los 5’ porque es para suspensión o despido.”

“No solo eso, tenemos prohibido hablar con compañeros. También pedir permiso para ir a tomar agua. Tenemos prohibido comer un caramelo, como también desde que empezamos la jornada laboral, nos quitan el teléfono celular y nos lo dan recién cuando nos retiramos del trabajo”.

El antecedente fue en Salta, donde una empleada fue despedida por demorarse en el baño. La joven se encontraba indispuesta, motivo por el cual se demoró unos minutos más del tiempo permitido, lo que motivó el despido. Pero esto acontece tras un trato brutal, ya que la empresa tiene una política dónde les da a sus trabajadores y trabajadoras apenas 30 minutos, de toda su jornada laboral, para poder comer y hacer sus necesidades.

“Me echaron injustamente por tener COVID positivo”

Una joven denuncia “me echaron injustamente por tener COVID positivo y la carta documento dice que fue porque no me presenté en ciertos días y horarios en mi sector”; C suma: “me despidieron porque me enfermé de cáncer de cuello de útero. Cuando empecé mis quimios ya no pude trabajar y me despiden por eso.”
B también nos comenta: “Me despidieron por el simple hecho de estar embarazada, me inventaron causas injustificadas para poder despedirme. Yo tengo un embarazo con riesgo, aunque presenté certificado, me obligaban a hacer actividades que requerían esfuerzo. No dejaban que mis compañeros y compañeras me ayudaran”.

A la fecha, la firma despidió a 33 trabajadores en Jujuy. ¿Por qué? Las cartas documento que envía la empresa dicen que se les desvincula “por no presentarse a trabajar injustificadamente” afectando así la atención a los clientes, a sus compañeros y compañeras; pero por supuesto, el motivo real es que vieron afectadas sus ganancias. Lo que evita decir la empresa es que las ausencias fueron por motivos de salud o incluso embarazo.

La joven que denuncia en redes sociales relató también otra de las situaciones que se vivieron en el lugar: “ese día que estaba enferma lo mismo trabaje así, volaba de fiebre, me dolía todo el cuerpo lo mismo me aguanté y no me dejaron que me retire. Nunca me dieron ni una pastilla, nada. En el trabajo a nadie le importo y contagié a mis compañeros.”

Mantener tu laburo, pero ¿a qué costo?

La mayoría de las denunciantes son mujeres, y no es casualidad ya que al maltrato laboral se sumaron también denuncuas de acoso y abuso como es el caso de L que nos relata “trabajé tres años en la empresa, sufrí abusos y acoso por parte del gerente Claudio Barainca. Hice denuncias en la comisaría de la mujer, pero no me animé a decirlo antes porque estuve bajo presión y amenazas por parte de él. Tenía miedo de perder el trabajo y como yo, muchas de mis compañeras. Luego de todo esto me despidieron por llegar un minuto tarde a mi turno”.

El relato de L se complementa con el descargo de J “tenemos un gerente que viene de Córdoba (...), todo el tiempo te acosa y una se calla por necesidad. (...) Siento tanta bronca, porque siempre trabajé y nunca falté; y ahora que me despidan por esta pandemia que todo el mundo está atravesando me parece re injusto”.

Una lucha por todos los derechos

Las y los trabajadores del Casino decidieron romper el silencio y empezaron a organizarse. Estas denuncias son parte de su lucha por conquistar los derechos que la empresa les viene negando en pos de amplificar sus ganancias.

Esta pelea es fundamental para tener escudos ante los responsables políticos y empresariales de esta situación que dejan pasar los atropellos y garantizan la impunidad de la empresa. La organización es clave para poder fortalecer esta lucha, ellas y ellos tienen planteada además la pelea por su derecho a la afiliación sindical y en ese camino hicieron una primera experiencia con el Centro de Empleados de Comercio, cuya conducción les cerró las puertas. Pero hoy dan un ejemplo, el de que no hay que resignarse, esa fuerza hay que potenciarla.

Imaginemos que a la lucha de las y los trabajadores de Silver Dreams se una con la de los despedidos de Garbarino (otra empresa que pisotea a los trabajadores), y a la lucha del ex Banco de Desarrollo que perdieron su trabajo por decisión del gobierno de Gerardo Morales, por solo nombrar algunos sectores; todas las luchas se fortalecerían a través de la coordinación y sería un enorme paso para construir la fuerza necesaria para conquistar nuestros derechos y levantar la cabeza frente a los que quieren robarnos el futuro y el de nuestras familias.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias