×
Red Internacional
La Izquierda Diario

Decenas de trabajadores están siendo notificados por celular o en la puerta de la rescisión de su contrato. Fueron esenciales durante la pandemia y hoy son descartables para la empresa. Se manifestaron en la planta la tarde del martes, y lo harán en la central de Barracas el miércoles 10.

Martes 9 de marzo | 23:59
Fotografías: Laura Corvera

El Correo Argentino de Monte Grande vuelve a ser noticia, esta vez no por exponer a sus trabajadores a pésimas condiciones de trabajo, sino porque directamente los descarta. Los despidos llegaron incluso a trabajadores con 3 años de antigüedad, que tenían que pasar a planta permanente.

Con el inicio de la cuarentena el correo se transformó en un servicio esencial. Contrató a cientos de trabajadores que fueron utilizados para recaudar fortunas con el gran negocio de la venta online, que creció exponencialmente con el aislamiento. Cuando ya no los necesitan, los directivos no dudaron en despedirlos, dejando decenas de familias en la calle en una planta donde hay alrededor de 400 tercerizados, según relató a este medio un trabajador del lugar.

Te puede interesar: Llanto patronal y periodismo de guerra contra los trabajadores

En este medio habíamos denunciado que Mercado Libre tenía un sector del Correo Argentino destinado específicamente a su distribución. Marcos Galperin, principal dueño de esa empresa, se transformó en el empresario más rico del país según la revista Forbes, superando incluso a Paolo Rocca (Techint) y Alejandro Bulgheroni (Pan American Energy). Mientras no para de enriquecerse, los trabajadores que subcontrata vienen sufriendo pésimas condiciones de trabajo, precarizados y expuestos al contagio en la pandemia.

Policía vigilando la manifestación el martes 9/3. Monte Grande
Policía vigilando la manifestación el martes 9/3. Monte Grande

En diálogo con los trabajadores durante la protesta frente a la planta relataban a La Izquierda Diario la situación que atraviesan: "Mi mujer está embarazada, soy el único sostén de la casa, me utilizaron durante toda la pandemia y hoy me dejan en la calle"; "Somos alrededor de 80 familias que nos dejan en la calle, sin un mango para poder enfrentar esta dura situación que atraviesa el país".

Leé también: La nueva oleada de luchas obreras y los desafíos de la izquierda

Este no es un caso aislado. Hay suspensiones y despidos en varios sectores de la industria y los servicios. Muchos empresarios amasaron fortunas durante toda la pandemia, y los trabajadores son los que pagan la fiesta, con distintos tipos de ataques patronales. Pero también hay signos de resistencia, como venimos viendo en ArreBeef, Hey Latam, Ternium Siderar, Just, Ema Servicios y el personal de salud en distintas provincias, por mencionar solo algunos ejemplos. El 8 de marzo muchas de esas luchas acompañaron las movilizaciones de las mujeres por sus derechos junto a quienes pelean por tierra, vivienda y trabajo en Guernica, Rafael Castillo, González Catán y otros lugares. La organización y coordinación entre estos sectores muestra voluntad de que, esta vez, la crisis la paguen los patrones y no los trabajadores y sus familias.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias