Cultura

¿QUÉ SE PUEDE VER?

The Facebook o la revolución de las redes sociales

La red social con mayores seguidores a nivel mundial cumplió este mes 16 años de vida. Te mostramos el recorrido desde sus inicios, sus antecesores y su masivo uso como herramienta de poder ciudadano, político y hasta militar.

Meke Paradela

@mekepa

Viernes 12 de febrero | 00:00

Montaje | Ana Laura Caruso

ICQ, MSN, Fotolog. Es posible que cualquier centennial no tenga ni la menor idea de lo que estamos hablando, pero para los millennials fueron nuestras primeras armas de comunicación en el enorme universo de la web.

Al principio funcionaron como una vía de conexión con gente de cualquier parte del mundo mediante el formato de mensajería instantánea. ICQ (I seek you o yo te busco) fue el primero de su tipo. Se creó en 1996 y permitía chatear con personas que estuvieran conectadas en esa red. Fue tan masivo y explosivo como vía de comunicación que en su momento llegó a tener 100 millones de usuarios. Tres años después hizo su aparición en escena MSN Messenger y con esta plataforma la posibilidad de usar emojis en los chats, enviar mensajes sin conexión, mostrar la música que cada usuario escuchaba, hacer videollamadas y el uso de guiños y de zumbidos en las ventanas de conversación. Para poder acceder al servicio, el único requisito era tener una cuenta de Hotmail y en lo posible una buena conexión a internet, algo que no era tan accesible entonces.

Con el tiempo comenzaron a aparecer algunas redes que servían para mostrar imágenes, como Flickr, pero fue en 2005 Fotolog quién hizo masivas las fotos como elemento central de los usuarios y a los dos años ya tenía más de 10 millones de cuentas activas. Para entonces ya había a nivel mundial varias redes sociales como Friendster, MySpace, SixDegrees y Hi5 entre otras.

Todo cambió el 4 de febrero de 2004 cuando Mark Zuckerberg, un ex estudiante de Harvard, puso en línea thefacebook y la red rápidamente se hizo popular no solamente entre los estudiantes de esa universidad sino que fue llegando también a varias más. Lo original que tenía, a diferencia de otras similares, fue que su universo no solamente se redujo a los estudiantes sino que ellos podían agregar a personas de otros lugares. Para 2006, cualquier usuario de internet podía crearse una cuenta en thefacebook y a fines de ese año se vendió el 1,6% a Microsoft por $240 millones de dólares, una oportunidad no solamente financiera para los creadores del MSN sino también una manera efectiva de pegar un salto a nivel comunicacional en internet. Dos años más tarde se lanzó en español y la cantidad de usuarios se disparó a nivel global. En 2010 se estrenó en Hollywood la multipremiada película The social network de David Fincher que da cuenta del recorrido de Zuckerberg hasta convertirse en un magnate multimillonario de un enorme imperio comunicacional.

Si en los últimos años parecía que la cantidad de usuarios estaba cerca de estancarse, la realidad es que durante 2020, en pleno desarrollo de la pandemia por covid-19, la cantidad de cuentas se incrementó un 7,8% y tuvo una ganancia neta de 11 mil millones de dólares. Para enero de 2021 alcanzó los 2740 millones de usuarios y muestra que Facebook sigue siendo la red social con mayor cantidad de cuentas en todo el mundo, seguido por YouTube, WhatsApp, Facebook Messenger e Instagram.

En la actualidad, Facebook es parte de la vía de comunicación obligada de cualquier medio periodístico. A medida que fue pasando el tiempo y que los medios tecnológicos avanzaron, la mayoría de las personas comenzaron a informarse cotidianamente mediante las redes sociales. La consecuencia fue el brote de noticias falsas o fake news, que responden a operaciones políticas concretas con una intención deliberada de desinformar, manipular y desprestigiar a personas o instituciones.

Si bien ya había antecedentes concretos de su uso con la manipulación de datos de la empresa Cambridge Analytics con la campaña de Trump en 2016, su momento estelar fue con la pandemia de covid-19, tal como ocurrió con los movimientos “anti vacunas”, promovidos e impulsados por sectores políticos que realizaron numerosas marchas durante 2020 en el pico de la enfermedad. Un estudio determinó recientemente que en el último trimestre del año pasado hubo 1200 millones de interacciones con sitios engañosos sobre el tema.

Sin embargo, Facebook también fue utilizado como herramienta de organización de trabajadores y amplios sectores populares y por lo tanto como amenaza para los gobiernos. Durante la denominada “Primavera árabe” de 2010 y 2011, activistas de Túnez, Egipto, Libia y Bahrein utilizaron esta red para organizarse. Hussein Amine, un profesor especializado en medios de comunicación en la Universidad estadounidense de El Cairo, le puso palabras entonces a lo que ya era un secreto a voces en grandes sectores de la población que se manifestaban en contra de los regímenes dictatoriales al afirmar que las redes sociales "dieron por primera vez la posibilidad a los militantes de extender rápidamente la información esquivando las restricciones gubernamentales".

En países como Irán, Vietnam y Corea del Norte está prohibido y ahora se les sumó Myanmar, cuyo ejército bloqueó el sitio luego del golpe de Estado debido a que los ciudadanos comenzaron a usarla para convocar a movilizaciones contra la dictadura. El uso de la plataforma también fue impulsado por las mismas Fuerzas Armadas contra una minoría étnica musulmana, los rohingyas, mediante mensajes de odio. La consecuencia fue que casi 700 mil personas de esta comunidad tuvieron que abandonar el país. Una investigación de The New York Times llegó a plantear que los militares “se hicieron pasar por fanáticos de estrellas del pop y héroes nacionales mientras inundaban la red social con su odio”.

Facebook es hoy la red social obligada de gran parte de la población, si bien su público principal supera los 30 años de edad debido a la aparición de otras plataformas con distintas herramientas como Instagram y TikTok. Perdió su premisa central de “pequeña aldea” para convertirse en un gigante que mueve millones, centralmente por publicidad, pero probablemente sigue siendo el primer amor para la mayoría de quienes nos fascinamos por primera vez con la posibilidad de chatear, ver fotos y espiar la vida de todo el universo.

Te puede interesar: ¿Qué se puede ver? El sur resiste: la Patagonia rebelde de Héctor Olivera







Temas relacionados

¿Qué se puede ver?   /    Cine   /    Tecnología   /    Cine Internacional    /    Redes   /    Facebook   /    Película   /    Multimillonarios   /    Historia   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO