×
×
Red Internacional

Las familias damnificadas explican que ya no están pudiendo pagar la cuota y corren el riesgo de quedar en la calle. Denuncian que se trata de usura por parte de los bancos y que el gobierno no sólo no dio una solución sino que el sistema UVA sigue rigiendo.

Lucía Ortega@OrtegaLu_

Lunes 12 de julio | 12:44
ECONOMÍA | Tres empanadas: la estafa de las hipotecas UVA - YouTube

La semana pasada los autoconvocados de #HipotecadosUVA realizaron una nueva campaña en redes planteando que miles de familias no alcanzan a pagar las cuotas y que los bancos siguen otorgando créditos bajo el sistema UVA. Bajo hashtags como #UVAesrobo e #HipotecadosUVA denunciaron que “Hasta ahora solo se aseguró firmemente la ganancia de los bancos”.

Efectivamente, terminar con el sistema de créditos UVA fue una promesa de campaña de Alberto Fernández. En un "vivo" junto a Matías Lammens, decía en 2019 que "el plan UVA vamos a tener que remediarlo, porque ese plan fue un error" y que "tenemos hacer un plan de salida para el UVA que empiecen por desdolarizar lo que tienen que pagar de cuota y lo que tienen que pagar de precio".

Pero al poco tiempo de asumir cambió de postura. En declaraciones a radio continental indicó en febrero de 2020 que “los créditos uva son créditos entre particulares” y que hay computada un que hay una deuda generada por lo cual "hay que indexarlos”.

Fernández pasó de decir que fue una total estafa, a plantear que fue un acuerdo entre privados, o sea, carga la responsabilidad con las familias que no miraron bien lo que firmaban, y desentiende la responsabilidad estatal del tema así como la usura de los bancos.

¿Qué son los créditos UVA?

Se trata de una línea de créditos, especialmente hipotecarios, que lanzó el gobierno de Macri en abril de 2017. Los mismos ajustan el valor del capital a través de una Unidad de Valor Adquisitivo (UVA), que evoluciona con la inflación medida por el Índice de Precios al Consumidor (IPC) que calcula el INDEC. Estos préstamos tienen un plazo máximo de hasta 30 años.

Se presentó como una innovación y como una solución para acceder a una casa propia para sectores de clase media con niveles de ingresos medio-bajos, ya que las primeras cuotas eran más bajas que las de créditos con tasas tradicionales.

Pero el hecho de que el capital se incremente por inflación y que a eso se adicione una tasa de interés, lo vuelve una hipoteca impagable. Con la crisis, la devaluación y la disparada inflacionaria la deuda se multiplicó por dos o tres veces, y ahora muchos de los hipotecados UVA corren el peligro de quedarse en la calle.

¿Cuál es la situación actual?

El gobierno había congelado las cuotas hasta enero de este año por la pandemia, pero ya en febrero se inició el “descongelamiento” (o sea que se siguen aumentando las cuotas por inflación) y un plan de “convergencia” que es ir haciendo que la cuota vuelva a los niveles que debió tener antes del congelamiento. Todo esto, claro está, es a favor de los bancos.

Nos comunicamos con una de las hipotecadas UVA, Gabriela Spatari, que nos explicaba "la situación nuestra es complicadísima, con convergencia y todo en mi caso por ejemplo, que no es para nada de los peores, aumenta 4 mil pesos por mes la cuota, o sea que tengo una proyección que de acá a noviembre son 70 mil pesos de cuotas."

"El ritmo de inflación con un sistema de indexación de capital y de cuota es realmente insostenible, cuando la mayor parte del salario se va en lo básico, como por ejemplo comprar alimentos. Hay muchos hipotecados que han dejado de pagar o que por lo menos deben dos cuotas y tratan de no atrasarse en la tercera cuota para que no les llegue la intimación de ejecución".

Por las dudas, el Gobierno dijo ahora que se pondría un tope y que la cuota no podría superar el 35 % de los ingresos, y el resto sería subsidiado, pero eso tampoco está siendo una garantía. "El tope el único que lo subsidió hasta el año que viene, hasta julio de 2022 cuando termina la convergencia es el Banco Provincia, el resto de los bancos lo que hace es generar una deuda que pasa al final del crédito en UVA".

O sea, cualquier supuesta ayuda por la pandemia terminó generando más deuda en UVA para los hipotecados, que ahora están debiendo sobrellevar un incremento muy por encima de los ingresos de las familias y del ritmo de suba de los salarios.

Terminar con la estafa de los UVA y garantizar el derecho a la vivienda

Pero además, desde #HipotecadosUVA denuncian que no sólo no se les dio a una solución a los 110 mil hipotecados con esos créditos durante el macrismo, sino que no se eliminó: el sistema está vigente. Se siguen dando créditos con el sistema UVA y no solo por bancos privados, sino también desde bancos públicos, tanto préstamos personales como de vivienda.

Por ejemplo, el Banco Nación: tiene créditos hipotecarios UVA que se ajustan mes a mes por inflación más una tasa fija del 8% al 13% anual. O sea, una tasa del 60 % anual o más.

Ahora se impulsaron algunos planes de créditos un poco más accesibles, como el Procrear 2 o Casa Propia, que cubren menos del 3 % del déficit habitacional de 3,5 millones de viviendas, pero que igualmente ajustan el capital con un índice. Para quienes no pueden acceder a esas líneas (la mayoría de las familias trabajadoras), sigue vigente la estafa del sistema UVA mediante la cual los bancos siguen haciendo enormes ganancias.

Los hipotecados UVA exigen una solución de fondo y que se termine con esos créditos usureros. Fernández prometió una solución, no hizo nada de ello. Mientras tanto, acceder a una vivienda propia es prácticamente imposible para la mayoría trabajadora y la llamada clase media.

Te puede interesar: Créditos Casa Propia: el derecho a la vivienda es un sueño eterno




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias