Géneros y Sexualidades

CALL CENTER

Teleperformance y una campaña marketinera: ¿el mejor trabajo para las mujeres?

La principal multinacional de call center con sede en Tucumán y Buenos Aires festeja su 7mo lugar en la encuesta Mujeres 2020 de la empresa Great Place To Work. Una lavada de cara medio trucha, para tapar denuncias locales e internacionales por violación a los derechos laborales y humanos

Viernes 17 de julio de 2020 | 21:34

Desde que se decretó la pandemia mundial y las medidas de cuarentena a escala global Teleperformance, la principal tercerizadora de atención al cliente en el mundo, comenzó a recibir denuncias por violación a los derechos laborales en lugares como Tucumán, Bogotá, Portugal o Francia. Parece que el maltrato es parte de su "cultura empresarial".

Las denuncias abarcan despidos, descuentos de sueldo y no reconocimiento de las licencias en Argentina, condiciones insalubres indignantes, como cientos de trabajadores durmiendo hacinados en el suelo de los centros de llamadas de Filipinas, entre otras. Incluyendo represalias contra trabajadores que se organizaron para exigir protección personal básica como sucedió en Colombia, así como prácticas antisindicales.

En un auténtico operativo de lavada de cara, recientemente su filial argentina anunció estar entre las principales firmas del país elegida como “mejor lugar para trabajar para las mujeres” en la encuesta anual de Great Place To Work. GPTW es otra empresa, cuyos servicios se basan en mejorar la productividad de los negocios de sus clientes, a través de la gestión de sus recursos humanos.

“¿Qué quieren las mujeres? Lo mismo que cualquier otra persona en su lugar de trabajo”

Así comienza su informe “GPTW Mujeres 2020” sin aclarar que lo datos recogidos son previos a la pandemia. Es decir que, a pesar de reconocer formalmente la crisis laboral desatada en el mundo por los efectos de las medidas económicas tomadas por la pandemia, no refleja la situación actual de sus trabajadoras porque está basada en una encuesta realizada a principios de año. Además, es poco claro con qué criterios elaboraron dicho informe, ni sobre que muestra basaron sus conclusiones.

Por supuesto no arroja datos sobre el personal con hijos/as a o familiares a cargo, a quienes les negaron las licencias pagas que les correspondían por los DNU vigentes. Como reflejaba Constanza, es el sector más sensiblemente golpeado en tiempos de cuarentena y teletrabajo, con un gran impacto en la organización familiar, especialmente en las familias monoparentales.

Y oculta el impacto de los recortes salariales de todo tipo, que provocaron un cuelgue de vincha histórico en Tucumán de 9 días durante el mes de junio. Eso sí, tiene el tupé de concluir que la pandemia del COVID ha puesto de manifiesto la enorme “superioridad femenina” para el liderazgo en tiempos de crisis.

“En la etapa Covid, muchas mujeres lideraron la pandemia de forma excepcional. Esto simplemente dejó al descubierto las enormes posibilidades del liderazgo de alta calidad que una mujer puede lograr” son las palabras finales del informe. Toda una provocación para esas cientos de operadoras que vienen pagando con su salud mental y física, y con su bolsillo, las ganancias de estos explotadores.

“Presionarnos con la comida, siendo mamá, es tocarnos la vida”

Las medidas económicas que tomó el gobierno nacional de Alberto Fernández incluyó la prohibición de los despidos y licencias especiales para las y los trabajadores con personas a cargo. Sin embargo, nada de eso cumplió Teleperformance. “Es puro marketing, es una burla. Habla de compromisos, de metas y toda la cosa, pero no hace valer los derechos de ninguna de las empleadas”.

“Cuando fui mamá nunca me reconocieron las horas de lactancia. Luego sufrí violencia de mi ex pareja y en ese momento mis métricas bajaron un montón. La empresa respondió presionándome aún más, diciéndome que si no mejoraba me iban a sancionar con apercibimiento, suspensiones y luego el despido. Presionarnos con la comida, siendo mamá, es tocarnos la vida, porque saben que haríamos cualquier cosa por conservar el trabajo que nos da de comer a nuestros hijos.”

Decenas de anécdotas empiezan a emerger “Nos pasan por encima, se sufre mucha violencia laboral. Somos acosadas sexualmente por clientes de manera permanente y pudiendo evitarlo no lo hacen, porque no les importa nuestro bienestar”. Pero ellas no se quedaron quietas y empezaron a organizarse. Entre otras cosas están impulsando esta encuesta dirigida a todas y todos los trabajadores con hijos a cargo.

Audiencia en la Secretaría de Trabajo

El próximo miércoles 22 de julio la Secretaría de Trabajo de la provincia celebrará una audiencia que fue solicitada por las trabajadoras. “Venimos a denunciar el fraude laboral que implica que nos tengan 9 o 10 meses con contratos mensuales. También el contexto en el que nos despiden, estando en plena pandemia y teniendo la vigencia de un decreto que prohibía los despidos” cuenta Alejandra, una de las operadoras con más de 10 meses de antigüedad que fue despedida y reclama su reinstalación.

“Nos dijeron que nos llamarían a medida que se abran puestos de trabajo, sin embargo, están tomando gente nueva, a la que le exigen directamente que cuente con las herramientas en su casa, y a nosotros nos dejaron en la calle”. Alejandra integra La Red de Trabajadorxs Precarizadxs junto a decenas de otros operadores de call center, pero también de otros rubros como gastronomía, comidas rápidas o repartidores de las Apss, que comenzaron a organizarse en medio de la cuarentena para defender sus puestos de trabajo. Llaman a la solidaridad al resto de la juventud precarizada porque saben que la unión hace la fuerza.

El sindicato de comercio que debería representarlos no se hizo presente para acompañar el reclamo. Victoria, también integrante de “La Red”, decía al respecto “no nos sorprende, para muchos de nosotros está claro que siempre que pueden soltarnos la mano lo hacen. Seguiremos exigiéndoles que se pongan a la cabeza de nuestros reclamos, pero solo confiamos en nuestras propias fuerzas”.

Por mas publicidad que pague Teleperformance para mejorar su imagen, no parece convencer a nadie. Que las empresas multinacionales como ésta se nieguen a reconocer derechos no es novedad, porque siempre deciden priorizar su ganancia. Indudablemente cuentan con el aval del gobierno (nacional y provincial) y de los dirigentes del SEOC. Del otro lado emerge “La Red”, que se propone desarrollar una intensa actividad para continuar visibilizando estas realidades y articulando fuerza y organización desde abajo, “sin soltarle la mano a nadie”.







Temas relacionados

Precarización laboral   /    Call center   /    Tucumán   /    Géneros y Sexualidades   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO