×
×
Red Internacional

Con un 23% de votos, la lista opositora Granate Blanca mantiene la minoría en la directiva de Foetra, congresales y consejos de representantes. Puestos de lucha al servicio de las y los trabajadores. Este 11 de diciembre, la Agrupación Violeta será parte de la convocatoria a movilizar contra el FMI.

Soledad DomenichettiTrabajadora telefónica | Agrupación Violeta | @soledome1 Historiadora

Silvia Leguizamón Trabajadora de las telecomunicaciones Agrupación Violeta | @Silvialegui_

Sábado 4 de diciembre de 2021 | 17:43

Este viernes 3, asumió Florencia Saracho, como vocal por la minoría en la directiva de Foetra, junto con otras 2 vocalías. Además ingresan congresales de Fatel y consejos de representantes. Los resultados finales arrojaron un 23% para la oposición de la Lista Granate Blanca con más de 1000 votos en el sindicato de Foetra, donde votaron 4606 afiliados activos y 157 jubilados del AMBA.

Como cada uno de los cargos que conquistamos, ya sea como delegados o en la directiva del gremio, serán puestos de lucha, al servicio de las peleas de los trabajadores. Más de 1.000 trabajadores se pronunciaron a favor de un sindicato democrático, independiente de los gobiernos y empresas, y que enfrente el ajuste.

Fueron muchos los saludos de felicitaciones, desde nuestros compañeros Nicolás del Caño y Myriam Bregman, que recientemente conquistaron bancas parlamentarias al servicio de los trabajadores; Raúl Godoy dirigente nacional del PTS y obrero de Zanon, fábrica recuperada bajo gestión obrera; Nathalia Gonzalez Seligra, docente y dirigente de Suteba La Matanza; Ivana Otero, Secretaria de Cultura de Ademys que estuvo acompañando junto a Federico Puy y Marilina Arias docentes de la 9 de Abril, entre otros.

En el caso del oficialismo de la Azul y Blanca, que vuelve a ganar la conducción encabezada por Osvaldo Iadarola como Secretario General y Claudio Marín como Adjunto, renuevan su mandato después de permanecer ¡24 años! en la conducción. Desde la oposición venimos planteando que luego de 2 mandatos vuelvan a sus puestos de trabajo y cobren como cualquier trabajador telefónico, sin hacer uso de “privilegios” alejados de la realidad de miles de trabajadores de telecomunicaciones.

Construyamos una fuerte oposición

En estas elecciones, con un padrón de 8551 afiliados, solo votaron 4763 afiliados, es decir un 54%. Esto se debe no solo a que más del 70% nos encontramos realizando teletrabajo desde nuestras casas –y en condiciones inadecuadas tanto en lo ergonómico como con los gastos de los que nos hacemos cargo los trabajadores, y se ahorran las empresas-, sino que, principalmente, se debe a la desmoralización y pasividad producto de la política desmovilizadora que mantiene la conducción actual. Desde años que no convocan a asambleas de afiliados, ni plenarios de delegados, y en las oficinas los delegados oficialistas se niegan a hacer asambleas. Es la propia política de la conducción la que le niega la participación a las y los trabajadores. Este ausentismo en la votación expresa cierto descontento y bronca con una conducción que lejos de “enamorar”, genera resignación. Seguiremos trabajando desde la oposición, para que esa bronca se transforme en organización y sea una vía para construir una alternativa fuerte en perspectiva de recuperar nuestro sindicato como herramienta de lucha.

Por otra parte, en las elecciones solo participa la planta efectiva, ya que nuestros compañeras y compañeros tercerizados se encuentran dentro de otros convenios como UOCRA o Comercio. La pelea por el pase a planta continúa pendiente, son miles los precarizados por las empresas de telecomunicaciones y a los que la conducción de Iadarola y Marin les dan la espalda sin llevar adelante una lucha consecuente por acabar con el tercerismo que se lleva la vida de compañeros como Matias Dimuro, por quien seguimos exigiendo justicia.

Una campaña a pulmón

Con la Agrupación Violeta impulsamos una gran campaña a pulmón. Desde el comienzo fuimos grandes promotores de mantener la unidad de la lista opositora Granate Blanca que conformamos desde el año 2013. Una campaña de la que fueron parte activa decenas de compañeros y compañeras, haciendo pegatinas, videos, difundiendo nuestras ideas por redes sociales y boca en boca, aún con los límites de la poca presencialidad, y los impedimentos por parte de las empresas que tuvimos para realizar asambleas y dar a conocer nuestras propuestas, mientras por el contrario, la propia conducción sí podía realizar asambleas.

Durante toda la campaña atravesó la denuncia a las empresas de telecomunicaciones que obtienen ganancias multimillonarias a las que todos los gobiernos les fueron garantizando negocios muy jugosos, desde la privatización en adelante, y a costa de los salarios a la baja y de la precarización y altos tarifazos a los usuarios (un aumento de más de un 300% en el macrismo y, en el 2019, la telefonía móvil aumentó un 91%). Claudio Lozano en una reciente investigación menciona que Telecom-Clarín concentra el 43% del mercado de las telecomunicaciones y fue beneficiada por el gobierno de Fernández con millones de dólares en pauta oficial, además de sus declaraciones en las que avala la fusión con Cablevisión que se aprobó durante la gestión de Macri. Lo de Claro también es un caso testigo. Su dueño es Carlos Slim, uno de los hombres más millonarios del planeta, que hasta hizo negocios con la vacuna contra el covid-19 y tiene a sus trabajadores super precarizados. Desde siempre, planteamos la necesidad de que estas empresas estén bajo control de las y los trabajadores de las telecomunicaciones, y usuarios populares. ¿Quién más interesado que nosotros en brindar un buen servicio y de calidad al servicio de las necesidades de las mayorías? Está más que claro que estas empresas solo buscan aumentar sus ganancias.

Durante toda la campaña y como parte de nuestro programa planteamos la democracia sindical, que seamos el conjunto de las y los trabajadores de telecomunicaciones quienes decidamos en asambleas y plenario de delegados, proponiendo recomponer el salario que como mínimo sea igual a la canasta familiar para la categoría inicial y por un convenio único recuperando nuestra conquista de las 7 horas de trabajo para todos los sectores, contra la reforma laboral y la polifunción, por condiciones para el teletrabajo, la unidad de efectivos y tercerizados y para que sea un sindicato que enfrente el ajuste del gobierno y del FMI y sea independiente de las empresas y de los gobiernos patronales.

La política de género fue algo distintivo en nuestra campaña. Las mujeres somos una gran parte del gremio y hemos tenido históricamente un papel muy importante en los grandes conflictos, durante la dictadura, contra la privatización, más recientemente contra las pasantías y el fraude laboral, no es común que haya candidatas en los cargos principales. Es necesario que toda la fuerza que las mujeres conquistamos en los últimos años, al calor del Ni Una Menos y de la Marea Verde, esté organizada, entre efectivas y tercerizadas en nuestro gremio, para avanzar en todas nuestras demandas.

¿Cómo seguir frente a lo que se viene?

Más allá de las elecciones, la pandemia dejó demostrada la importancia de las telecomunicaciones en nuestra vida cotidiana. ¿Cómo es que la burocracia sindical puede decir que no tenemos fuerza? Nuestro poder de fuego es cada vez mayor siendo miles de trabajadores en el gremio. Las empresas nos mantienen divididos, y la conducción actual se aprovecha de esa división, entre efectivos y tercerizados, entre trabajadores de Foetra y Satsaid. Pero, nosotros tenemos que jugarnos a unir todas nuestras fuerzas, porque solo de esa manera es que podemos pelear y ganar contra las empresas, y prepararnos para lo que se viene: los planes de ajuste del FMI que recaen sobre las espaldas del pueblo trabajador. Ya se quitó la doble indemnización y se avanzará contra la ley que prohíbe despedir, se aumentó el monotributo; el gobierno derogará la Ley de Alquileres con lo que cuesta alquilar; y se prohíbe pagar un viaje al exterior para vacacionar, quitando las cuotas de las tarjetas, mientras se avala la fuga de capitales de los grandes empresarios, entre ellos de Telefónica. Por eso, porque no queremos seguir pagando una deuda que no es nuestra, es que este sábado 11 vamos a movilizarnos junto al Frente de Izquierda, y el sindicalismo combativo y organizaciones sociales y políticas, a Plaza de Mayo en rechazo al acuerdo con el FMI y al ajuste que se profundizará bajo el mismo.

¡Basta de que las conducciones sindicales dejen pasar todo el ajuste! Las organizaciones sindicales como Foetra, Satsaid y las centrales sindicales de la CTA y la CGT, tienen que estar a la altura de defender nuestros derechos y romper con su subordinación al gobierno Nacional. Tienen que convocar a asambleas abiertas para discutir un plan de lucha contra el FMI.

Por eso este 11 te invitamos a que nos movilicemos y a que sigamos construyendo una oposición fuerte y clasista en nuestro gremio en perspectiva de recuperar nuestro sindicato como herramienta de lucha para enfrentar a las empresas, al ajuste del gobierno y del FMI.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias