Mundo Obrero

MUNDO OBRERO

“Te usan, te enferman y te dejan en la calle”: crónica de la conmovedora lucha de Ran-Bat

En el Parque Industrial de Burzaco, obreros químicos resisten los despidos y el cierre. Muchos tienen la sangre envenenada por trabajar con plomo. 10 postales de un ejemplo de resistencia a la crisis.

Lucho Aguilar

@lukoaguilar

Viernes 23 de agosto | 15:36

Fotos: Enfoque Rojo, Conurba web y Roja Magnolia.

1. Es por todos

Fabián no pudo estar estos días en el acampe frente a la fábrica. Tampoco pudo reírse con sus compañeros y familias en el festival que hicieron por el “día del niño”. No pudo escuchar a los que vinieron a hacerles el aguante. Ni sentir los bocinazos y el saludo de las obreras y obreros del Parque que ahora miran con respeto a los pibes de Ran-Bat (Arcynur).

No es que no quiera. Es que hace dos semanas está internado. “Es la cuarta vez que lo internan. Se fue con 109 de plomo” dicen sus compañeros. Fabián tiene 29 años y una hija. Jorge muestra su foto enchufado al suero y ponen un audio. Les cuenta que está con fiebre y los remedios molestan pero la está peleando.

Sus compañeros, sus amigos, también la están peleando.

2. Descartados

“Ese viernes me hicieron cargar toda la materia prima y las baterías que quedaban. Me pareció raro”, cuenta Jorge.

El lunes entendió todo cuando encontró a sus compañeros frente al portón cerrado.

Para Marcelo, uno de los dos delegados de base, no hay ninguna crisis.

  •  Todas las fábricas de baterías laburan a full en invierno. Estábamos sacando 250 chicas y 170 grandes por día. Ni siquiera las dejaban enfriar.

    Ese lunes 5 de agosto, mientras discutían qué hacer, vieron que llegaban algunos a dejar el currículum. Buscaron en el diario y encontraron un aviso que pedía gente nueva. “Nos querían limpiar. Sacar a los rotos y seguir produciendo con menos. Seguro que pensaron ‘ahora con el sindicato intervenido a estos negros los dejamos en la calle’. Ni se imaginaban que iba a pasar esto”.

    Ese día decidieron quedarse para que la empresa no se lleve también las máquinas o reabran sin ellos. “Nos quedamos” votaron. No sabían cuántos iban a volver al otro día. Volvieron todos.

    Te puede interesar: Sin aviso, cerró la fábrica de baterías ​Arcynur y dejó a 35 familias en la calle

    3. Emplomados

    “109 de plomo”. “Yo llegué a 106”. “Yo no pasé de 68 pero no me lo podían bajar”. Cada uno cuenta su triste récord. Al principio cuesta entender qué significan esos números.

  •  Y mirá, con 30 ya estás en el límite y 40 se considera “exposición excesiva”.
  •  Trabajamos todo el día con plomo. Te dan una ropa y un barbijo que no te protege del polvillo que se va levantando. Te entra en la piel cuando se te abren los poros y después cuando transpiras sentís el gusto. Te queda en la ropa y si no la lavás acá te lo llevás a tu casa, con tu familia.

    No eligen laburar así. Desde un celular muestran un informe de la Superintendencia de Riesgos de Trabajo: “Guía de actuación y diagnóstico de enfermedades profesionales. Exposición al plomo”. En la lista de los sectores más expuestos, después de los mineros, figuran “los trabajadores de fábrica de baterías (todos los puestos de trabajo en producción)”.

    El informe reconoce que la vida media del plomo en la sangre y tejidos es de 30 días, pero en los trabajadores ese efecto se prolonga porque el plomo que se libera de los tejidos blandos y del hueso y pasa a la sangre.

    Jorge recorre el cuadro de la SRT donde enumera las enfermedades y síntomas más comunes: dolores de cabeza, fatiga, insuficiencia renal, diarrea, anorexia, hipertensión y una lista larguísima. Y dolorosa.

  •  A mí la primera vez que me saltó que estaba emplomando estuve internado dos días. Me dolían mucho las piernas y la cabeza. Te dan unas ampollas y unos ejercicios para bajártelo. Pero a los 3 meses me saltó de nuevo. Algunos están con ART varios meses, hasta que los descartan.

    Mario tiene 8 años de Ran-Bat. Hace más de 20 meses que no puede volver a trabajar. Tenía 64 de plomo en sangre y en el electromiograma, un estudio para detectar la situación de los músculos y nervios, saltó que tenía problemas en los dos brazos, una pierna y la vértebra. Encima hace varios meses que no cobra, porque al juego perverso con la salud obrera se suman las ART.

  •  Primero tenía Experta, después la empresa cambió a Provincia y se empezaron a pasar la pelota entre los tres. Te pudren y después no te pagan.

    No es todo. A muchos de los trabajadores la empresa dejó de hacerles aportes desde hace varios años y se quedaron sin obra social.

    La empresa hacía las mediciones de plomo más o menos seguido, reconocen. El tema es para qué.

  •  Los exámenes son para eso: la empresa quiere saber si sos “apto” o “no apto”. Te usan, te enferman y cuando salta te dejan en la calle. ¿Y después donde conseguís laburo así?

    Apto o no apto. La medida de los empresarios para decidir hasta donde pueden chupar la sangre de la clase obrera. O envenenarla.

    4. Precarizados y precarizadores

    El Parque Industrial de Burzaco es uno de los más grandes de la Provincia de Buenos Aires, con más de 250 empresas, de los más diversos rubros. Todas las gestiones, peronistas o macristas, lo han presentado como “modelo de producción y empleo”. Hoy gobierna el municipio Mariano Cascallares, del Frente de Todos.

    La mayoría de las Pymes del Parque comparten las condiciones de precariedad laboral que denuncian los trabajadores de Ran-Bat.

  •  Yo cobré 8 mil pesos la última quincena-, cuenta Leo. Los que están hace más tiempo pueden llegar a 20 lucas por mes, un toque más. Me hicieron un contrato de 6 meses, después otro.

    Tendrían que estar bajo el convenio de química pesada, pero la empresa y el sindicato arreglaron otra cosa.

  •  Cada vez que iba a reclamar aparecían los del Sindicato Químico. “Vamos negrito, no hagan quilombo, vamos a seguir laburando”. Siempre salían con la misma, se cagaban en nuestra salud. Eso sí, el descuento del sindicato todos los meses era religioso. Ahora están todos presos.

    La conducción de la Federación y el Sindicato Químico fue intervenida hace algunos meses, luego de que varios de sus miembros quedaran involucrados en causas por extorsión y asociación ilícita. Fabián Hermoso, uno de sus referentes, es integrante de las 62 Organizaciones Peronistas y en el allanamiento al country donde vivía le encontraron varios autos de lujo. Miguel Soutto, otro de los dirigentes involucrados, fue concejal del Frente Renovador.

    Si hay precarizados hay precarizadores. Los hermanos Navarro, dueños de la empresa. Todos los gobiernos que miran para el costado, empezando por los inspectores municipales, provinciales y nacionales. El sindicato vendido.

    5. Los “pibes batería”

  •  Ahí viene el niño batería –, dicen sus compañeros alrededor del fuego.
    Emi se ríe. Es bajito pero ya tiene 23. El sobrenombre de sus compañeros es de puro cariño nomás. Se acomoda la visera y arranca.
  •  Ahora vengo de sacarme sangre a ver cómo estoy. Antes de entrar acá laburé en la construcción varios años, “en negro”. En la empresa primero me hicieron un contrato de 6 meses, después otro de 3 y el último era de 2. No se puede, pero no me quedaba otra que aceptar.

    Sus compañeros lo escuchan y rematan: “Si entró limpio que se vaya limpio”.

    Gabi es más joven que el “niño” pero lo cargan por “intelectual”: a diferencia de algunos de sus compañeros pudo terminar de cursar séptimo en la Técnica Industrial.

  •  Yo estoy hace poco. En realidad me gusta la jardinería. Estuve trabajando en las obras de los Juegos Olímpicos de la Juventud. Estaba re piola.

    Pero la desocupación lo arrancó de los parques y el aire libre para meterlo en medio del galpón y el plomo. Quiere terminar las dos materias que le quedaron, aunque no sabe si con eso va a conseguir algo mejor.

    Muchos de los que despedidos son jóvenes, no llegan a los 25 años. Son parte del millón de pibes y pibas que trabajan en la Provincia de Buenos Aires. Más de la mitad está sin registrar, pero para los que no terminaron la secundaria ese número se acerca al 80%. Además hay miles que están “en blanco” pero con contratos basura o tercerizados. Y ya hay cerca de 300 mil jóvenes que no consiguen laburo. Tienen que elegir entre patrones como Ran-Bat o la miseria misma. En los últimos meses la desocupación juvenil en la provincia ya se acercó al 30%.

    Los “pibes batería”, igual que las pibas Rappi, son una parte importante de los que mueven el país. Pero son los más descartables entre los descartables.

    En Ran-Bat empiezan a decir basta. “Es mi primera lucha sí. Nunca había pensado estar haciendo esto”. En las escuelas forman mano de obra barata pero no hay materias para aprender a luchar. Por eso en estos 15 días sienten que aprendieron mucho.

    5. Descubrir un mundo

    El portón se cerró (por ahora) pero les abrió otras puertas.

  •  Yo estos días empecé a ver cosas que tenía enfrente y no veía. Los vecinos que te saludan y te acercan algo. Los otros laburantes del Parque. Hasta me di cuenta que a 15 cuadras de mi casa hay una gráfica, Ansabó, que están acampando igual que nosotros. El otro día me bajé del bondi y me acerqué a apoyarlos. Descubrimos un mundo. Si no venían los muchachos no sabíamos para donde disparar.

    Entonces Marcelo mira a Cristian y otros trabajadores de Coca-Cola. Ellos hace meses vienen resistiendo los despidos, pero también recorriendo cada conflicto de la Zona Sur. Igual que los petroleros de la refinería de Shell y las aeronáuticas de Ezeiza. Todas, todos, han estado en el mismo lugar que los obreros de Ran-Bat. Algunos ya han vuelto a entrar, otros todavía no, pero acá nadie baja los brazos. La juventud del PTS los acompaña, como en cada uno de esos conflictos.

  •  Y aprendés que la solidaridad te da fuerzas, qué lo importante es la unidad. Se está armando algo en zona sur. Vinieron los muchachos de la Línea 165, recorrimos el Parque, vinieron de una fábrica ceramista a ofrecernos el predio para hacer un festival. Ya no está gustando…

    Te puede interesar: Los trabajadores de Ran Bat lograron que les paguen la quincena adeudada

    6. Imaginate si nos juntamos

    Raúl Godoy aprovecha su viaje a Buenos Aires y visita el acampe. Es diputado del PTS-Frente de Izquierda en Neuquén pero además obrero ceramista. Lo reciben con unos mates, pero ya no quedaron tortillas en el fuego.

  •  ¡Eh, qué pasa con la producción de tortillas, están de paro! -, se escucha. Debajo de las capuchas se dibujan las sonrisas.

    Raúl escucha primero el relato de los despedidos. El plomo, el verdugueo de la empresa, lo que vivieron estos 15 días.

    Jonatan, otro de los delegados, le cuenta lo que siente.

  •  Estamos hace 15 días y hemos podido avanzar en cosas importantes. No teníamos experiencia ni el apoyo del sindicato. En el Parque somos 300 fábricas, imagínate si nos juntamos.

    Raúl les cuenta la experiencia de los ceramistas. La ocupación de las fábricas para defender los puestos de trabajo, la recuperación del sindicato y la unidad con los desocupados y otros trabajadores en lucha. La charla vuelve a la pelea actual. ¿Cómo seguir?

  •  Nosotros tratamos de organizarnos desde el principio. Así como teníamos los turnos en la empresa, también nos organizamos para la lucha. Esas 8 horas las íbamos a usar para hacer las guardias, recorrer escuelas, barrios y otras fábricas, movilizarnos, hacer asambleas. Sea que logres la reincorporación o tengas que poner en marcha la fábrica, tenés que llegar bien preparado.

    7. Mensaje

    La ronda frente a la fábrica cerrada no es más que una de las postales de crisis. Según los medios opositores han cerrado más de 3000 empresas en el último año. Sin embargo los sindicatos opositores, en su mayoría alineados con el Frente de Todos, no han frenado ni uno solo de esos cierres y despidos. Y en la ronda todos saben que la cosa viene brava.

  •  Hablar del Fondo Monetario y las medidas que pide puede parecer una cosa de afuera, pero si ajustan va a haber miles de despidos-, dice Godoy. Mucha gente la está pasando mal. Y a la crisis no la tenemos que pagar nosotros. ¿Por qué tenemos que esperar a diciembre? Ustedes, nosotros, queremos laburar ahora. Queremos respuestas ahora. Por eso tienen que tener el orgullo de que están luchando no solo por ustedes. Esto es un mensaje para todo el Parque Industrial, para la patronal y el gobierno. Que obrero que echen, se puede resistir. Que no van a echar así nomás.

    En la ronda no solo se cuentan historias de los días de plomo o las semanas de acampe, también se piensa en el futuro.

    Desde que decidieron quedarse y armar la carpa han logrado cosas. Además de mantenerse en pie. El ministerio de Trabajo local tuvo que dictar y extender la conciliación obligatoria. Cobraron las quincenas pendientes y la empresa tuvo que acercarse a las audiencias, donde hizo una propuesta de reapertura que deja a la mayoría de trabajadores en la calle, enfermos y en medio de la crisis. La rechazaron.

    8. Mujeres al frente

    Cada lucha de la clase trabajadora no empieza desde cero. Por eso, después de charlar con la Comisión de Mujeres de Coca-Cola y trabajadoras aeronáuticas, se puso en pie la Comisión de Mujeres de Ran-Bat. Allí se juntan las madres, parejas e hijas de los despedidos.

    También Romina. “Yo soy la única mujer que trabajaba con los chicos. Limpiaba, cocinaba y lavaba desde hace 6 años: tres “en negro” y tres en blanco. Ellos están emplomados, a mí nunca me hicieron los estudios. Nos encontramos el 5 de agosto con el portón cerrado.

    La madre de otro de uno de los despedidos agrega que “no es justo que los dejen así en la calle. Mi nieto tiene autismo y necesita la obra social. Queremos que abran la fábrica y que puedan trabajar dignamente. No van a conseguir otro trabajo fácil. Desde la comisión estamos impulsando el fondo de lucha además”.

    La comisión de mujeres organizó el “día del niño” frente a la fábrica, para reunir a las familias obreras y quienes se vienen solidarizando. Pero también plantaron su bandera en la primera fila en el corte del Puente.

    Te puede interesar: Festival del día del niño en Ran Bat: "Si estamos peleando es por ellos, por un futuro"

    9. Las calles

    Miércoles, 6 de la mañana. Los obreros de Ran-Bat se reencuentran frente a la fábrica. Esta vez no tienen jornada laboral, tienen jornada de lucha. Recorren el camino desde el Parque al Puente Pueyrredón ansiosos, la mayoría nunca estuvo en un corte así. Uno de los delegados les mando un mensaje a todos. “Hoy hacemos historia”. Cuando ven las banderas que los esperan, de agrupaciones combativas y la izquierda, se terminan de despertar los bombos y gargantas. “Unidad, de los trabajadores / y al que no le gusta, se jode”.

    Entonces los rostros de la Argentina precarizada y descartada, copan los noticieros. Millones se enteran que hay pibes envenenados y despedidos que no quieren pagar la crisis. Que no quieren esperar como piden los jefes de la CGT en otros noticieros. "A dónde está, que no se ve / esa famosa CGT” cantan junto a sus cientos de nuevos compañeros y compañeras, esos que se hacen en la lucha.

    Pero Cristian de Coca, otro de los luchadores, dice que no hay que hacérselas fácil. “Nosotros queremos que la CGT y los sindicatos llamen a un paro activo de 36 horas, que nos movilicemos, por nosotros y por los miles que están sufriendo los despidos y la inflación”.

    El balance de ese “primer gran paso”, como lo llaman, queda grabado en la página de los trabajadores en lucha. Pero también queda grabado en sus cabezas, que es más importante.

    Te puede interesar: [Video] Puente Pueyrredon: trabajadores de Ran-Bat reclamaron contra los despidos

    10. Por sus trabajos y sus cuerpos

    Cada lucha de la clase trabajadora no empieza desde cero. En Ran-Bat no lo sabían, pero son herederos de los obreros de Insud, Astarsa, Kraft, Zanon y tantos otros que además de luchar por los puestos de trabajo lucharon en defensa de la salud obrera. “Me matan si no trabajo y si trabajo me matan” (*).

  •  Queremos volver a trabajar, pero cuando volvamos no vamos a dejar que nos enfermen más. Va a ser distinto.

    El fuego del acampe no solo alivia el frío. También es una señal para la clase trabajadora que hay un camino distinto al que proponen las cúpulas sindicales o los candidatos que se disputan la presidencia. Los despedidos de Ran-Bat eligieron resistir. Denunciar cómo los rompen, desconfiar de los traidores de siempre, buscar la solidaridad de los vecinos, los otros trabajadores del Parque y las agrupaciones que se acercan, salir a la calle, darle paso a la comisión de mujeres. Pelearla, aunque sepan que no es fácil.

    “Imaginate si nos juntamos”. Hay que ayudar a que esas palabras lleguen mucho más allá del Parque Industrial.

    * Así se llama la película de Raymundo Glayzer sobre el conflicto de los obreros de Insud en marzo de 1974 por las enfermedades que sufrían por trabajar con plomo.







    Temas relacionados

    Ran-Bat   /    Sindicalismo combativo   /    Sindicalismo de izquierda   /    Plomo   /    Almirante Brown   /    Despidos   /    Mundo Obrero

  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO