×
×
Red Internacional

ELECCIONES. Syriza, a un paso del Gobierno en Grecia

El próximo 25 de enero Grecia vivirá unas elecciones decisivas. Las encuestas más recientes confirman la ventaja de Syriza sobre el partido gobernante, Nueva Democracia, por una diferencia que estaría creciendo en las últimas jornadas. El que resulte electo como tercer partido podría jugar un papel clave para definir el futuro gobierno.

Josefina L. Martínez@josefinamar14

Martes 20 de enero de 2015

Fotografía: EFE

De acuerdo a un estudio que promedia sondeos publicados por 12 institutos demoscópicos y una universidad, realizados entre el 7 y el 15 de enero en Grecia, Syriza tiene una ventaja sobre Nueva Democracia del 4,5 %, mientras el partido de centro To Potami (El Río) se quedaría con el tercer puesto, seguido por los neonazis de Amanecer Dorado.

Este análisis otorga a Syriza el 34,7 %, a Nueva Democracia el 30,2 %, a To Potami el 7 %, a Amanecer Dorado el 6,2 %, a los comunistas de KKE, el 5,6 %, a los socialdemócratas de Pasok el 4,7 % y a los nacionalistas conservadores Griegos Independientes un 3 %.

El nuevo partido de Yorgos Papandreu, ex líder del Pasok y antiguo primer ministro, quedaría por debajo del 3 %, por lo que no ingresaría al Parlamento. El porcentaje de indecisos sería del 10,9 %.

Con estos resultados Syriza tiene complicado alcanzar la mayoría absoluta, objetivo buscado por Tsipras para poder negociar con los acreedores desde una mejor posición de fuerza.

No obstante, es muy difícil predecir el resultado, y se espera con ansiedad que llegue el domingo.

Si Syriza consigue salir primera fuerza contará a favor con los 50 escaños de "regalo" que establece la ley electoral griega, un mecanismo antidemocrático que en el 2012 favoreció al gobierno de Samarás.

Mientras Tsipras aprieta estos últimos días de campaña pidiendo más apoyo para conseguir mayoría absoluta, Samarás ha convocado a las fuerzas "eurófilas" a participar en un Gobierno liderado por los conservadores.

El papel del tercer partido será clave el día después de las elecciones.
To Potami no se ha expresado todavía claramente a favor de ningún partido, aunque algunos analistas lo presentan como aliado posible de Syriza. El líder de Pasok y viceprimer ministro en funciones, Evángelos Venizelos, también ha dejado entrever esta semana la posibilidad de respaldar a Syriza, dentro de una alianza con varias formaciones.

Mientras tanto la campaña se pone más intensa, con el objetivo de conquistar a los indecisos.

El primer ministro, Antonis Samarás, sostiene que Syriza quiere "destruir la clase media", y lanzó spots electorales donde se mezclan imágenes de los atentados en Francia con la denuncia de que Syriza quiere dejar entrar “más inmigrantes”.

A esta “campaña del miedo” se sumó la directora del FMI, advirtiendo a Grecia que habría “consecuencias” de producirse una reestructuración de la deuda.

Mientras que Jean-Claude Juncker, jefe de la Comisión Europea, aseguró a Reuters que “cualquier nuevo gobierno griego tendrá que cumplir los compromisos de sus predecesores y continuar con las reformas.”

Alexis Tsipras intenta a toda costa frenar el temor de los que piensan una victoria de Syriza desencadenará el “caos”. En sus actos de campaña, insiste en que su Gobierno no abandonará el euro y "garantizará los depósitos de los ciudadanos".

Los dirigentes de Syriza no tienen una línea de ruptura con la UE y proponen una reestructuración moderada y negociada de la deuda con los acreedores. Pero aun cuando Syriza ha hecho todos los intentos para mostrarse como un “partido responsable”, no ha cesado la campaña del “miedo” de los líderes europeos y los mercados financieros.

Syriza es una izquierda moderada que no pretende romper el statu quo de las instituciones europeas, sino presionar por un nuevo pacto europeo “por el crecimiento”, un “New Deal europeo”, como expresaron algunos de sus economistas afines.

Pero el “margen de negociación” entre un posible gobierno de Syriza y Bruselas es muy pequeño, lo que inexorablemente limitará cualquier medida, por más modesta que sea, que quiera tomar el futuro gobierno.

Las elecciones del domingo, de confirmarse el triunfo de Syriza, abrirán paso a varios interrogantes. ¿Logrará formar gobierno? ¿Deberá pactar con otros partidos para evitar nuevas elecciones? ¿Cuál será la reacción de los mercados y la Troika?.

Y una vez en el poder, ¿Cuáles serán sus primeras medidas? ¿Cómo se las arreglará para mantener el (imposible) equilibrio entre las enormes expectativas de millones de trabajadores y sectores empobrecidos que van a votarlo para terminar con la austeridad, el paro y la crisis, frente a los requerimientos de “los mercados”, Berlín y Bruselas?




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias