Mundo Obrero

Docentes

Suteba provincia: ¿al servicio del gobierno o en defensa de trabajadores y comunidad educativa?

Los trabajadores y las familias del conurbano venimos sufriendo despidos, suspensiones y rebajas salariales mientras se endurece la represión. Los docentes no somos ajenos a ésta realidad, lo vemos en nuestros barrios y en las escuelas. Suteba provincia viene sosteniendo las políticas del gobierno que legalizan la indigencia y el reparto de migajas. Las propuestas de la agrupación Marrón.

Laura Champeau

Secretaria de Organización Suteba Ensenada

Natalia Hernandez

Secretaria de mujer y géneros | Suteba La Matanza | Pan y Rosas

Domingo 12 de abril | 23:20

Ilustración: Fula Torrez

La conducción de Suteba provincia sacó un comunicado titulado: “Suteba empieza con S de solidaridad”, dando cuenta de la extendida voluntad de colaboración de los y las docentes. Nuestra solidaridad es indispensable, pero no alcanza, porque la pelea por quién paga la crisis: si los trabajadores o los capitalistas, ya empezó. En el conurbano, los y las docentes que vivimos día a día las penurias de nuestros pibes y sus familias, somos un engranaje necesario para tomar en nuestras manos la defensa no sólo de nuestros propios derechos, sino también los de los sectores más castigados. Peleamos para que esta vez los recursos se destinen para las necesidades de los trabajadores y los sectores populares afectando a los que más ganaron estos años: bancos, grandes empresarios y especuladores.

Sin plan sanitario serio, cuarentena y crisis social

Fernández anunció la continuidad de la cuarentena obligatoria hasta el 26 de abril. Será una "cuarentena administrada" con algunas excepciones. Sin Test masivos ni medidas de seguridad para quienes siguen trabajando, avanza una gran crisis social y económica. Ahí están los trabajadores “golondrinas” y sus familias que al terminar la cosecha se vieron obligados a dormir en las terminales de ómnibus porque no tienen para pagar hospedajes, muchos no logran llegar a sus provincias.

El gobierno no dijo una sola palabra del ataque a los derechos de la juventud precarizada de las empresas de comidas rápidas, de los despidos y suspensiones ni de la represión a los trabajadores de Penta. Tampoco mencionó a miles de docentes desempleados que no pudieron tomar suplencias o del plan FINES que son perjudicados con sueldos de miseria. El gobernador Kicillof propone un sueldo $ 10.230 profundizando la precarización de esos compañeros.

Somos miles los docentes que vamos de manera solidaria a las escuelas para entregar alimentos a las familias, pero no aceptamos migajas para nuestros pibes. Por eso denunciamos que Kicillof envía "alimentos" para cubrir 3 días de comida, mientras avanza el desempleo, y la pobreza, porque pese al decreto de prohibición de despidos, miles de padres de nuestros alumnos quedaron sin trabajo. Hay más de 4 millones de estudiantes en las escuelas públicas bonaerenses, pero el gobernador sólo entregó alimentos a 1.722.000 alumnos destinando miserables $50 por alumno por día. En febrero pago rigurosamente U$S 250 millones de capital a los bonistas y pulpos especuladores. Esas son sus prioridades.

Baradel subordina SUTEBA al gobierno nacional y provincial

Podemos decir que mientras la docencia se identifica con la “S” de solidaridad con el pueblo, el SUTEBA provincia empezó a escribirse con “S” de solidaridad con el gobierno nacional y provincial. Sólo basta mirar las redes donde Baradel repostea a Axel Kicillof por ser “un gobierno que escucha”. Hay que preguntarse ¿a quién escucha?¿qué intereses defiende? ¿Los intereses de los capitalistas o los intereses de los trabajadores y el pueblo? El 7 de abril Baradel posteó eufórico: “apoyamos la posición del Presidente de repensar el Estado”. Plantea que los docentes estamos “garantizando la alimentación y la salud” desde las escuelas, pero ni una palabra de la crítica situación que viven más de 2 millones de alumnos. Kicillof le niega el alimento a aproximadamente la mitad de los niños que asisten a la escuela pública y Suteba no dice ni mu. Actúan de promotores y divulgadores de la política del gobierno, ayudando a legalizar la indigencia y el reparto de migajas.

Nuevamente la burocracia muestra su subordinación al poder del estado como un organismo de contención de los trabajadores, en lugar de establecer una clara independencia del estado capitalista y sus representantes políticos, organizando la lucha en defensa de los intereses de los trabajadores y sectores populares.

Esto no es nuevo para los docentes, recordemos que ante la crisis del 2001 SUTEBA y CTA venían de apoyar al gobierno de la Alianza con el peronista Chacho Álvarez y con Mary Sánchez como supuestos “exponentes progresistas” y terminaron siendo parte de un gobierno que dejó al país con un 21% de desocupación, confiscación de los ahorros de las clases medias y la mitad de la población en la pobreza. Más que los dichos y los discursos hay tener en cuenta los hechos.

Hoy Baradel sigue la comparsa de un gobierno que destina migajas para atender problemas estructurales mientras se privilegia el pago a los especuladores y los negocios privados, con años y años de desfinanciamiento en salud y educación y vivienda.

Afectar a los capitalistas ¿Para salvar al gobierno?

En estos días apareció Yasky, apoyando la iniciativa de Máximo Kirchner, que hizo extensiva a la CTA, central a la que pertenece el gremio docente. Se trata de un impuesto del 1,5% de las 50 mayores fortunas, que según informó “serviría para insumos en la emergencia sanitaria”.

Los docentes de La Marrón y el PTS venimos señalando que si se aplica un impuesto extraordinario del 3% a la riqueza de los grandes multimillonarios, terratenientes y a la banca privada se puede garantizar un ingreso de cuarentena de $ 30.000 para todos los trabajadores precarios durante dos meses. O si nos referimos a comedores escolares, tan solo cobrándole a Rocca un impuesto del 3% de su fortuna declarada se dispondría de $15.500 millones, es decir 5 veces más de lo que destina hoy Kicillof en un mes a las escuelas. Atacar la ganancia capitalista se vuelve imprescindible para que el costo de la crisis sanitaria y social no recaiga sobre los trabajadores. El planteo de Baradel y Yasky tiene que ver con tibias medidas para dar mayor poder de decisión e intervención al Estado. ¿Que garantiza que Kicillof no usará el dinero para pagar la deuda como hizo en febrero en detrimento de los sueldos docentes o que Alberto Fernández no lo utilice para salvar empresas como hacen con la caja del Anses?

¿Qué rol puede jugar nuestro sindicato en ésta etapa?

En la provincia somos alrededor de 300.000 trabajadores de la educación. Estamos en las escuelas de todos los barrios, y tenemos ligazón con miles de familias que sufren la cuarentena con despidos, suspensiones y condiciones de hacinamiento. Esta semana nos enteramos que muchísimos de nuestros alumnos que trabajan en grandes cadenas de comidas rápidas como Mc Donald’s o Burger King, fueron despedidos por wathsapp, o sólo le pagan parte de su sueldo. A tanta prepotencia patronal hay que pararle la mano. Tenemos una fuerza enorme por la alianza poderosa que podemos establecer, los docentes tenemos que unir nuestras demandas al conjunto de los reclamos de nuestros estudiantes y familias.

Baradel y Suteba deberían dejar la cuarentena en sus sillones y ponerse a la cabeza de estos reclamos. Lejos de esto, actúan saludando la política del gobierno, y actuando como auxiliar, por ejemplo en la preparación de viandas con el Ejército en muchas escuelas, como en eldistrito de La Matanza. Esto merece nuestro repudio, ya que el gobierno busca lavarle la cara a un ejército que actuó contra el pueblo en la dictadura de 1976, de la cual muchos genocidas siguen impunes y luego se mostró servil del imperialismo entregando las islas Malvinas. Desde que comenzó la cuarentena, hay ciento de denuncias de hostigamiento y maltrato a trabajadores y pibes de nuestros barrios, por parte de las fuerzas de seguridad.

Desde la Marrón y como parte de la directiva de los Sutebas Multicolor somos parte de esa enorme solidaridad que se expresa en las escuelas. Mientras colaboramos con la distribución de alimentos, denunciamos la política de repartir migajas del gobierno, impulsamos asambleas, comités de resguardo de salud, relevamientos y observatorios para dar cuenta de las condiciones de precariedad en la que viven nuestros alumnos y peleamos para que la crisis la paguen los capitalistas. Las seccionales Multicolor tenemos que imponer a Baradel y la Celeste organizar la fuerza docente para un programa de los trabajadores y sectores populares.

Hay muchos ejemplos en varias escuelas en La Matanza, como en la EES13 de Lomas del Mirador, o la EES17 de Laferrere, que comenzaron a organizarse, firmando una nota de reclamos con más de 200 familias. En Ensenada, estamos organizando asambleas virtuales y una reunión de coordinación junto a sindicatos, delegadxs, trabajadores despedidos, desocupados y estudiantes de la región. Los docentes de San Fernando y Tigre se unieron con obreros de MADYGRAF y hoy están produciendo alcohol en gel para las grandes mayorías.

Desde La Marrón propusimos realizar reunión de delegados virtual en La Matanza, Ensenada y venimos insistiendo en Tigre para discutir cómo potenciar la solidaridad. Baradel debe convocar asambleas virtuales en todas las seccionales para definir en un plenario de delegados provincial las acciones a seguir para pelear porque la crisis no la paguemos nosotros ni las familias de nuestros alumnos.

A su vez, estamos impulsando un petitorio de apoyo a la medida cautelar presentada por docentes y familias junto al Ceprodh (Centro de Profesionales por los Derechos Humanos), y que cuenta con la adhesión del diputado del Frente de Izquierda Claudio Dellecarbonara, para exigir al Estado provincial que garantice la provisión suficiente de bolsones de alimentos en las escuelas, así como también elementos de higiene y limpieza necesarios para el cuidado y prevención de enfermedades. Llamamos a sumar su adhesión, impulsar su difusión y apoyo a Suteba provincia y las seccionales combativas de la Multicolor.

Firmá el petitorio aquí: https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSe4i-908wWoiM8TKxPGEuTG8WEILBMO14zXnXc_vcrm5filPQ/viewform

Te puede interesar: Kicillof deberá responder ante el Poder Judicial por falta de alimentos en comedores escolares

Necesitamos organizar las escuelas de la provincia para imponer a la conducción de Suteba la pelea por salario de cuarentena de $30.000, aumento del presupuesto de servicio alimentario para que todos los alumnos tengan un plato de comida sano y nutritivo, condiciones de salubridad en las escuelas y entrega de kits de higiene. Estas medidas pueden realizarse afectando la ganancia de los capitalistas, por eso decimos no al pago de la deuda externa ni a los bonistas e impuesto a las grandes fortunas para que todos los recursos se destinen a centralizar el sistema de salud público-privado para enfrentar la pandemia.







Temas relacionados

Coronavirus   /    Educación pública   /    Roberto Baradel   /    Axel Kicillof    /    Docentes   /    Zona Oeste del Gran Buenos Aires   /    Educación   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO