las trabajadoras de la educación ante el ajuste del FMI

Suteba Matanza lanza una encuesta para medir el impacto de la crisis sobre la docencia

Son las más expuestas ante la crisis. Desde la seccional conducida por el frente multicolor lanzan una encuesta con el objetivo de imponer la agenda de las mujeres trabajadoras

Natalia Hernandez

Secretaria de mujer y géneros - Suteba La Matanza | Referente de Pan y Rosas

Martes 16 de julio | 15:40

La movilización por los derechos de las mujeres

Esta semana desde nuestra seccional de Suteba y su Secretaría de la mujer y géneros pusimos a disposición de todas las docentes del distrito de La Matanza, una encuesta, con el objetivo de conocer la situación económica- social de las trabajadoras de la educación. ¿Por qué ahora? Porque vemos como todos los días que nos golpea una mayor crisis producto de las políticas de ajuste llevada adelante por Macri y todos los gobernadores, bajo las órdenes del FMI y queremos llegar a las miles de compañeras para proponerles organizarnos juntas.
Sabemos que son muchas las compañeras sostén de hogar, que se ven obligadas a trabajar doble y triple cargo, para llegar a fin de mes, y muchas otras que están subocupadas, y pasan meses sin cobrar. No queremos naturalizar esto.
En las escuelas son muy malas las condiciones en las que nosotras trabajamos y nuestros pibes estudian. El 2 de agosto se va a cumplir un año del crimen social de Moreno, en el que perdieron la vida Sandra y Rubén. Sòlo en La Matanza, hoy hay más de 60 escuelas que tuvieron que suspender las clases porque tienen graves problemas edilicios y no tienen gas.

Te puede interesar: Las escuelas freezer y la decadencia educativa en la provincia de Buenos Aires

Mientras el Suteba provincial, con la conducción kirchnerista de Baradel, sólo se limitó a una conferencia de prensa denunciando a Vidal, pero sin anunciar ninguna medida de lucha, vemos cómo los estudiantes y familias se organizan por sus reclamos.

"señorita maestra", trabajo invisible y lucha

En nuestro gremio somos mayoritariamente mujeres, y muchas somos sostén de hogar. Las jornadas de trabajos no son cortas. Muchas se ven obligadas a trabajar 2 o 3 cargos para cubrir el costo de la canasta familiar. Otras tantas compañeras sólo pueden acceder a suplencias cortas o a los planes de flexibilización laboral heredados del Kirchnerismo (Plan Fines, Mejoras) a lo que se le suman irregularidades en el cobro.

Con las políticas de ajuste, y el deterioro económico y social que afecta a millones, las docentes cargamos sobre nuestras espaldas la tarea asistencial que se ha impuesto en el ámbito escolar. Por eso, dentro de las tareas docentes, se espera que nos hagamos cargo muchas veces de la salud, alimentación, cuidado y contención psicológica de alumnas y alumnos, y quieren que naturalicemos así una prolongación de las tareas domésticas invisibles y no remuneradas.

Nos quieren condenar a dejar nuestra salud en las aulas. Y en un gremio mayoritario de mujeres, al llegar a nuestras casas tenemos otra jornada laboral que no es paga y está invisibilizada, horas que dedicamos a las labores domésticas y el cuidado de nuestros hijos, tareas que en la sociedad capitalista recaen abrumadoramente sobre las mujeres.

Que las docentes dejemos nuestras vidas en la escuela no puede ser naturalizado. Sabemos que podemos cambiar esta situación: organizarnos y darle vuelta todo.
Somos las primeras en poner el cuerpo por la defensa de la educación pública y los derechos de nuestros alumnos.

Somos parte de la marea verde junto a miles de pibas y pibes, que en las escuelas y las calles pelean por el aborto legal y gratuito, y por la educación sexual integral, laica y científica.

La campaña electoral... ¿y la escuela pública?

A menos de un mes de las elecciones, la caradura de Vidal dice que se arrepiente de no haber escuchado a los docentes, cuando cerró una paritaria que deja a miles de docentes bajo la línea de pobreza, y es la responsable política de la muerte de Sandra y Rubén, y de más de 500 escuelas en condiciones edilicias precarias.

Kicillof y Magario denuncian correctamente la desinversión de Macri y Vidal en materia educativa. Pero lo que no dicen es que durante el gobierno Kirchnerista se benefició a la educación privada, y los problemas estructurales jamás se resolvieron. Por eso los docentes en el conflicto de 2014 le cantábamos “Cristina, pagás a los buitres, pagás a Repsol, y ni un solo peso para educación”. Todos ellos nos quieren hacer creer que es así y no se puede cambiar, que solo podemos esperar “no empeorar”. Siempre esperar, y ya no queremos esperar más.

Soy secretaria de mujer y género de Suteba La Matanza y también candidata a Senadora por el frente de izquierda unidad, la única fuerza política que hoy plantea cambiar las prioridades. Junto a mi compañera Nathalia González Seligra, también referente de Suteba Matanza y candidata a intendenta y mis compañeras de La Marrón peleamos desde nuestras escuelas, junto a los estudiantes y familias, porque no nos resignamos a la crisis y el ajuste de los candidatos del FMI. Porque queremos la crisis la paguen los capitalistas, no permitiremos que ni un dólar más se use para la deuda fraudulenta y los especuladores. Queremos que se destine ya para la educación, trabajo, vivienda.

Llamamos a todas las docentes a completar la encuesta y a sumarse a dar juntas la pelea por imponer nuestra agenda: ¡la de las mujeres trabajadoras!







Temas relacionados

Mujer trabajadora   /    Crisis    /    Mujeres trabajadoras   /    La Matanza   /    Suteba La Matanza   /    Ajuste   /    Zona Oeste del Gran Buenos Aires   /    Educación

Comentarios

DEJAR COMENTARIO