×
×
Red Internacional

A la ya muy adversa situación económica imperante, que impacta de lleno en los salarios, y viene disminuyendo sistemáticamente el poder adquisitivo de las y los trabajadores, se suman las decisiones empresariales que recortan de manera brutal el sueldo y la calidad de vida de las familias obreras.

Escuchá esta nota
Miércoles 26 de octubre | 10:21

A partir de la segunda quincena de octubre de este año, la maderera Cuyoplacas, ubicada en el departamento de Las Heras, decidió de manera totalmente arbitraria y unilateral, aplicar duras suspensiones sobre el 100% de sus empleados. La decisión tomada fue comunicada el pasado miércoles a los trabajadores y a los delegados gremiales, que fueron citados para explicar el alcance y la aplicación de la medida. Al anuncio de la suspensión de tres días por quincena, que representa una disminución cercana al 30% del ingreso de cada trabajador y trabajadora, le sigue la amenaza de que esta medida se profundice en los últimos meses del año. Una medida más que oportuna, desde el lado patronal, ya que este descuento salarial también disminuirá las liquidaciones del siguiente aguinaldo y de las vacaciones. El argumento que esgrime la empresa es que viven una angustiante situación por la combinación de dos factores absolutamente ajenos a sus empleados, la disminución de ventas y la imposibilidad de importar insumos al ritmo habitual.

Al día siguiente, y a pesar de que los delegados de la Comisión Interna se negaron a sellar cualquier acuerdo perjudicial para sus compañeros, Cuyoplacas comenzó a notificar, vía WhatsApp a cada uno de sus empleados, los días que estaría suspendido para que no se presente a trabajar ya que las puertas de la empresa estarán cerradas. La notificación de la empresa menciona los artículos 218, 219, y 221 de la Ley de Contrato de Trabajo, que dice que “toda suspensión dispuesta por el empleador para ser considerada válida, deberá fundarse en justa causa”. Es precisamente esa justa causa la que no termina de cuajar en el argumento. Menos aún, cuando los artículos citados por la empresa hacen mención a que esas causas “deben estar debidamente justificadas”. Son lo trabajadores quienes cargan los camiones, y saben cuánto vende la empresa, a pesar de una crisis económica que, si bien aprieta, no ahorca. Y son los delegados y el Sindicato de la Madera, quienes entienden que las causas debidamente justificadas deben comprobarse ante los organismos correspondientes, algo que también saben los contadores de la empresa quienes manifestaron que desde el Ministerio de Trabajo de la Nación, les rechazaron la solicitud de REPRO, (Programa de Recuperación y Sostenimiento Productivo), con que el Estado asiste económicamente a las empresas en crisis, después de haber presentado la documentación correspondiente.

A pesar de que no hubo ningún entendimiento, con una empresa que no se movió un milímetro de su imposición de afectar el sueldo de sus empleados, y una Comisión Interna que ofreció varias alternativas a discutir en asamblea de trabajadores, para mitigar el impacto económico sobre cada familia trabajadora, Cuyoplacas aplicó la medida, aumentando el descontento en cada sector de trabajo, y empujando a los obreros y obreras a buscar los caminos necesarios para enfrentar este difícil momento. En este sentido, los delegados, en conjunto con la entidad gremial, analizaron un abanico de posibilidades para llevar adelante, y fueron debatidos por los asistentes de todas las plantas de producción de Cuyoplacas, en una nutrida Asamblea que se realizó el pasado día lunes, cuando más del 90% del personal, transitaba su primer o segundo día de suspensión.

Te puede interesar: "Las bodegas siguen ganando fortunas y los trabajadores vitivinícolas estamos más pobres que nunca"

En dicha Asamblea, que comenzó con un reclamo generalizado por la disminución en el pago de la última quincena, (algo que no puede constatarse hasta contar con el bono de sueldo), se expusieron los caminos administrativos, judiciales y medidas de fuerza que podrían realizarse para lograr que la empresa revea su decisión de recortar casi el 30% del salario de cada uno de sus más 250 operarios. Se votó un plan de acción, y un estado de Asamblea permanente, para deliberar constantemente que medida llevar a cabo, para apoyar el plan de acción trazado y aprobado por la Asamblea.

Los trabajadores y Trabajadoras de Cuyoplacas, están acostumbrados al accionar de una patronal que, cuando ha atravesado épocas de mayor o menor prosperidad, nunca compartió el superávit con sus empleados, nunca socializó las ganancias, pero que cada vez que enfrenta un periodo complicado incluye a sus empleados en el reparto de las pérdidas. Los trabajadores y trabajadoras de Cuyoplacas han dado reiteradas muestras de que saben enfrentar esos tratos perjudiciales.

También podes leer: Te invitamos a tomar en tus manos las 100 asambleas del PTS en el Frente de Izquierda


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias

Suspensiones-y-recortes-de-salario-en-Cuyoplacas