Política

CIVILES Y DICTADURA

Suspenden al juez Montezanti e investigan tareas de inteligencia ilegal contra el activismo de la UNS

Viernes 21 de agosto de 2015 | Edición del día

El miércoles 19 de agosto fue un día histórico para la lucha por los derechos humanos y contra la impunidad. Finalmente, tras una década de lucha estudiantil para que dejara de dar clases en la Universidad Nacional del Sur, Néstor Luis Montezanti fue suspendido en sus funciones docentes en la UNS por el Consejo Superior Universitario, hasta tanto se realice un Juicio Académico que pueda determinar su expulsión definitiva. Este docente del Departamento de Derecho y juez Camarista Federal (que asume en este cargo en 2005, bajo el gobierno de Néstor Kirchner) es un probado ex miembro civil de inteligencia del batallón 601 durante la última dictadura.

La lucha por sacarlo de la universidad implicó muchas veces fallos desfavorables. En estos años, referentes estudiantiles han recibido cartas documento intimidatorias, Dante Patrignani, docente que viene impulsando hace años el juicio académico y político a Montezanti, fue condenado a pagarle 70.000 por “difamar” su imagen, y Alberto “Carucha” Rodríguez también tuvo un fallo en su contra por parte del camarista federal, además de haber sufrido recientemente graves amenazas por parte del hijo de otro cómplice, integrante de la AAA bahiense (Aceituno).

Si bien el pasado 15 de abril el CSU había votado dar lugar a la Apelación, presentada por el docente Dante Patrignani, a la resolución que negaba la viabilidad del Juicio Académico a Néstor Montezanti, finalmente este órgano del gobierno universitario se mantuvo imperturbable durante varias sesiones y se desligó de toda toma de decisión al respecto, aún cuando Montezanti fue citado a prestar declaración indagatoria por el juez federal Alejo Ramos Padilla para el próximo 27 de agosto, imputado por los fiscales José Nebbia y Miguel Ángel Palazzani por su posible participación en la Alianza Anticomunista Argentina y por participar en el secuestro, privación ilegítima de la libertad, amenazas y tormentos de Jorge Omar Riquelme Esparza, ex militante de la Juventud Peronista y enfermero en el Hospital Municipal.

Este miércoles, unas horas antes de esta sesión histórica del Consejo Superior Universitario, se hizo público que, en el marco de una causa iniciada por Montezanti contra 3 personas que habrían pegado afiches de la campaña para echarlo de la UNS, un agente de la Policía Bonaerense se infiltró ilegalmente en el activismo docente y estudiantil para realizar tareas de inteligencia sobre la pegatina y la campaña. El fiscal federal José Nebbia desestimó la denuncia de Montezanti por daño, perturbación del orden y desobediencia, por no considerar pertinentes esos cargos en relación a la pegatina y destacó que "las tareas de inteligencia" en la UNS son "una verdadera locura", porque "lo realizado por las fuerzas de seguridad en este expediente es un tenebroso retroceso a los momentos más oscuros de nuestra historia como país, y por ello no podemos quedarnos inermes ante esta conducta".

Se está investigando este operativo, que violaría la Ley de Inteligencia Nacional.
Integrantes de la Secretaría de Derechos Humanos del Centro de Estudiantes de Humanidades, y de la agrupación Tesis XI expresaron que “es responsabilidad de las autoridades de la UNS y de sus órganos de cogobierno peronista y radical que este genocida haya continuado dando clases en este establecimiento, a pesar de que hace una década que exigimos que se lo expulse, estando probada su participación como agente de inteligencia durante la dictadura y siendo investigada su participación en la AAA. Exponiéndonos además a los estudiantes al espionaje ilegal por parte de un agente de la policía bonaerense, como en plena dictadura cívica-eclesiástica-militar”.

La colaboración de Montezanti con la última dictadura militar, no solo es denunciada desde hace años por organizaciones estudiantiles, docentes, políticas y de DDHH de Bahía Blanca y distintos puntos del país, sino que se hace patente con la presencia de su nombre en la lista del Personal Civil de Inteligencia del Batallón 601 que compartía, entre otros colaboradores civiles, con el actual Secretario General de la UOCRA Gerardo Martínez. A su vez, testigos de la época afirman que Montezanti formó parte activa de la banda fascista de la Triple A, que en Bahía Blanca llegó a cometer el único asesinato dentro de una universidad pública, cuando en 1975 acribillaron al dirigente estudiantil “Watu” Cilleruelo.

Por todo esto, esta jornada en la que finalmente este colaborador activo del golpe genocida fue suspendido en su cargo docente y se abre el camino a su juicio académico, mientras se acerca la fecha en que tenga que brindar declaración indagatoria, es una jornada histórica y un paso más en la lucha por memoria, verdad y justicia. Es un paso más en la necesaria lucha por lograr que vayan presos los cómplices civiles del terrorismo de estado, como Montezanti, Massot, Blaquier... y tantos más.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO