Juventud

EMERGENCIA EDUCATIVA

"Soy estudiante y tuve que abandonar por no tener los recursos ni el tiempo"

Mientras desde la DGE dicen públicamente que las clases continúan normales, e incluso se animan a hablar de “apertura de clases”, se encuentra lo que ningún medio cuenta: la deserción, la falta de conectividad, los escasos recursos y la pandemia como excusa para la precarización. La difícil situación en primera persona.

Domingo 16 de agosto | 22:29

En primera persona, D nos da su testimonio. Ella es una trabajadora estatal, madre soltera, con un sueldo que apenas le alcanza para pagar el alquiler. “Trabajo de 8 a 16hs, y de lo que gano la mitad va para alquiler y el resto, para mis hijos” y agrega “soy estudiante de un IES, tuve que abandonar por no tener los recursos ni el tiempo. Las tareas de mi hijo las hacemos desde un celular que tiene la pantalla rota, no tengo wifi ni computadora, mucho menos tiempo”. No es casualidad, la pandemia dejó en evidencia las condiciones en las que los jóvenes tienen que cursar, trabajar y vivir.

Cabe aclarar que en los trabajos hay muchas personas que se consideran de riesgo y siguen cumpliendo jornadas laborales extensas: “en mi trabajo no me dejan faltar por ser madre soltera de dos niños chicos, no estoy exceptuada, el sueldo es muy bajo y tengo que ir todos los días porque un descuento de presentismo se siente mucho”.

Mientras tanto, la DGE realiza declaraciones que se contraponen con la realidad. Según José Thomás “se está trabajando en diversos establecimientos. Cualquier cierre de curso no significó menos alumnos en la educación de Mendoza, hoy tenemos más chicos aprendiendo”.

Miles de jóvenes deben abandonar porque no tienen ni en el tiempo ni los recursos necesarios para seguir en clases virtuales. Además, los y las docentes se encuentran en una situación de precarización muy grande. La conectividad también es difícil para ellos, sumado a que son madres y padres con tareas del hogar y un sueldo muy bajo. En otras declaraciones el Director General de Escuelas afirmó: “Estuvimos analizando la emocionalidad y el estado de los docentes, familias y estudiantes después de haber transitado el primer semestre dentro de la modalidad no presencial”. Sin embargo, los y las docentes han trabajado durante toda la cuarentena con los salarios congelados desde el año pasado.

Seguro el testimonio de D, podría ser el tuyo o de alguna persona cercana a vos pero los grandes medios callan lo que pasa. Ayúdanos a difundir y súmate a la campaña por #EmergenciaEducativa.







Temas relacionados

#covid19    /    Covid-19   /    Juventud    /    DGE   /    Centros de estudiantes   /    Estudiantes   /    Trabajadoras   /    Mendoza   /    Educación   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO