Sociedad

CÓRDOBA

Crisis sanitaria: ¿solidaridad de clase y organización o "voluntariado espontáneo"?

El viernes 27 de marzo la Provincia de Córdoba abrió la convocatoria para el proceso de selección al “Voluntariado Espontáneo” en el marco de la contingencia por Nuevo Coronavirus (Covid 19).

Laura Vilches

Concejala PTS - FIT Córdoba. Legisladora provincial PTS-FIT (mandato cumplido) | @VilchesLaura

Domingo 29 de marzo | 13:56

Podría decirse que el “voluntariado” es una práctica que renace ante las crisis y las catástrofes. Pero también es el modo en que el orden neoliberal insta a los ciudadanos, como individuos, a realizar tareas sin remuneración, para cubrir la retirada del estado de bienestar que debería garantizar el derecho a la salud, la vivienda, la educación, al agua potable o al ambiente sano.

El “voluntariado”, en términos del SXX, vino de la mano de las Organizaciones no gubernamentales (ONGs) que pulularon en los países del llamado “tercer mundo”, para atender las necesidades que quedaban insatisfechas tras la aplicación de los planes del FMI y el Banco Mundial. Surgieron voluntariados y ONGs de mano de empresas imperialistas como AVON, Benetton, la propia ONU y, como no podía ser de otra manera, también de la(s) iglesia(s).

Como contrapartida, podemos también señalar que en momentos críticos para las masas trabajadoras que sufren de inundaciones, tsunamis, terremotos o pandemias como la del COVID-19 lo que emerge desde abajo es una profunda solidaridad de clase que radica en entregar “hasta lo que no se tiene” por sus pares en una comunidad.

Hay ejemplos innumerables en la historia reciente de nuestro país y de la provincia, así como a nivel internacional. Así lo vimos frente a las inundaciones de Sierras Chicas en Córdoba 2015 o en La plata en 2013. Así lo vimos frente al terremoto en Chile en 2010. Lo vimos, a otra escala, con la solidaridad desplegada por los y las vecinas de la planta Molinos Minetti cuando a principio de año luchaban por su trabajo. Lo vemos hoy en innumerables ejemplos de fábricas bajo control y gestión obrera, que reconvierten su producción para salir al cruce de la pandemia como lxs trabajadores de Madygraf o las obreras textiles de Neuquén.

Estos ejemplos son la contracara de empresarios como Porta Hermanos, Hugo Sigman de laboratorios Elea o la familia Blaquier, que lejos de aportar solidariamente a la comunidad, hacen negocios a costa de la salud de la población.

Te puede interesar:

[Video] Fábrica bajo gestión obrera MadyGraf produjo elementos de sanitización contra el coronavirus

En la convocatoria que hace el gobierno de la provincia de Córdoba se pretende utilizar la energía y el espíritu solidario de las mayorías trabajadoras, para cubrir las deficiencias de un sistema sanitario y de contención social que desde el mismo estado viene siendo desguazado.

Se quiere aprovechar la energía de la solidaridad que emerge al tiempo que sostiene en condiciones de degradación laboral a trabajadores que realizan las tareas de dos o tres personas o son retribuidos mediante monotributos y becas y menoscabando los derechos de miles de trabajadores que ya han perdido sus empleos o viven con la amenaza constante de quedarse sin sus fuentes de trabajo.

¿Cuál es la convocatoria de Schiaretti?

Está pensado para la selección de personas de entre 18 y 50 años de edad que no padezcan patologías vinculadas con los grupos considerados de riesgo y quedan por fuera de la selección quienes se encuentren, en el momento de enviar el formulario, en aislamiento domiciliario preventivo. Los datos se consignan en una declaración jurada. Finalmente, la autoridad de aplicación, la Secretaría de Gestión de Riesgo, evaluará quienes quedan seleccionados.

¿Cuáles son las tareas a cubrir y para las cuales la Provincia de Córdoba abrió este proceso de selección?:

Hay tareas en áreas administrativas, de salud, operativas, logísticas, de seguridad y de educación y cultura. En rangos tan amplios que van desde el archivo y clasificación de información hasta lectura de libros de recreación y acompañamiento mediante juegos de mesa. Sin olvidar tareas de seguridad como monitoreo de cámaras de seguridad o acompañamiento para el control de los accesos a la localidad. [1]

Una amplísima variedad de labores por las cuales miles de trabajadores del más amplio espectro etario hizo, hace y hará trámites, contactos y colas interminables para acceder a ellas. Tareas por las que se aspira recibir un salario acorde a la canasta familiar que permita la subsistencia digna, no solo personal, sino de todo el grupo humano que vive bajo un mismo techo y come de una misma olla.

Peligrosamente, las funciones relacionadas con la seguridad para las que también se admitirían voluntades merecerían una nota aparte. Valga recordar que el personal de seguridad viene incrementándose año tras año en una relación exponencial si la comparamos con la planta de equipos de salud o docentes.

Pero no es un dato menor que la autoridad de aplicación del “voluntariado espontáneo” sea la Secretaría de Gestión de Riesgo, a cargo de Claudio Severino Vignetta. Ésta no depende del Ministerio de Salud, directo involucrado en la crisis sanitaria, sino que es parte del organigrama del Ministerio de Seguridad Provincial, del cual también depende la Policía de la Provincia.

Voluntarios como mano de obra gratuita

La Provincia de Córdoba cuenta desde el año 2003 con legislación, Ley N° 9089 que regula el voluntariado. El texto de la ley expresamente establece: “Que la actividad desarrollada no sustituya en ningún caso al trabajo retribuido”. Sin embargo, la extensa enumeración de tareas discriminadas por rubros demuestra que son, todas ellas, tareas de trabajo retribuible. En este sentido, claramente el formulario del Ministerio de Seguridad es contrario a la Ley.

El Estado Provincial ya precariza a través de la implementación de tercerizaciones, monotributos, becas y el propio voluntariado al que se someten por extrema necesidad las “trabajadoras hospitalarias” o a las “auxiliares escolares”, sin embargo, la oportunidad aprovechada en aras de enfrentar la pandemia creando la figura del “voluntariado espontáneo” es ruin.

El Sindicato de Empleados Públicos, que recientemente aceptó una paritaria a la baja, debería estar expresando todo su repudio a esta medida. Es probable que la excusa para no hacerlo venga de la mano de que se trata de una repartición, Ministerio de Gobierno, donde el Pepe Pihen no tiene un número importante de afiliados, como sí los tiene en la órbita del Ministerio de Salud.

Te puede interesar:

SEP Córdoba: paritarias a la baja y responsabilidad directa en la crisis sanitaria actual

La izquierda propone

En las antípodas del oportunismo provincial aparecen las propuestas de la Izquierda. El Partido de los Trabajadores Socialistas, por estos días está difundiendo ampliamente la necesidad de garantizar: salario de cuarentena (mínimo de $30.000) todos los meses para todes les trabajadores que no tuvieran licencias pagas por sus empleadores y prohibición de despidos y suspensiones sin rebaja salarial, para solo citar algunas propuestas.

Tal vez no puedan responder que se trata de un voluntariado mientras dure la crisis sanitaria, sin embargo, no son pocos los trabajadores que se han visto forzados a dejar de ir a su empleo o cerrar su taller, lo que por ahora significa, en el mejor de los casos, pre - inscribirse en ANSES para acceder a una suma de $10.000.
La convocatoria “para voluntarios” no es otra cosa que una convocatoria de empleo gratuito (valga el oxímoron) para aprovechar esa enorme masa de trabajadores y trabajadoras desocupadas que quieren intervenir frente a esta crisis, o de solidaridad ciudadana individual para las clases medias.

Como bien señalan las y los estudiantes que se organizan en sus centros de estudiantes para jugar un rol ante esta crisis, la convocatoria para que las universidades extiendan el llamado a voluntarios, no deben incluir una discusión precisa sobre las tareas de las y los voluntarios.

Sino que es necesario poner en pie Comisiones de Emergencia Sanitaria impulsadas por los centros de estudiantes que junto a docentes y no docentes de la universidad, delibere democráticamente y de manera permanente acerca de los avances realizados por el voluntariado, que evalúe el estado de situación de los hospitales de las zonas y que junto a las y los trabajadores de la salud defina la actividad de los voluntarios y los protocolos de cuidado necesarios para poder colaborar en enfrentar esta pandemia.

Además, debe ir acompañado de la exigencia del pase a planta permanente y salario acorde a la jornada laboral para las y los trabajadores de la salud, con las condiciones de higiene y seguridad garantizadas para evitar el contagio. Los estudiantes más avanzados de Enfermería de nuestra universidad podrían incorporarse bajo un contrato formal a los hospitales y centros de salud donde el personal no da abasto, mediante una capacitación urgente y los voluntarios para oficios, de ninguna manera deben desplazar a los miles que presentan currículums avalados con experiencia, idoneidad y títulos.

Te puede interesar:

Más de 1400 voluntarios en UNAJ: ¿cómo nos organizamos para poner todos los recursos en enfrentar la pandemia?

De esta crisis, como lo ha señalado la izquierda, se sale afectando las ganancias de los capitalistas, no pagando la ilegal y fraudulenta deuda externa para que todos esos recursos sean destinados a contratar todo el personal necesario, con salario igual a la canasta familiar bajo un sistema sanitario centralizado en la órbita estatal.



[1Esta es la enumeración que acompaña el formulario y a la que cada aspirante a ser “voluntario espontáneo” debe ponerle una cruz (x) en el casillero elegido:

En administración: recepción, registro y carga de datos. Administración, archivo y clasificación de información. Administración de personas y turnos.

En salud: primeros auxilios emocionales y psicológicos, control de signos vitales, suministro de alimentos. Higiene de ancianos, enfermos y minusválidos. Limpieza y desinfección de ropa blanca. Asistencia para realizar las caminatas dentro de los espacios permitidos y ante la imposibilidad de hacerlo. Acompañamiento y asistencia de ejercicios de elongación y movimientos suaves para contra-restar el sedentarismo y la falta de movilidad. Elaboración de comidas y dietas específicas para determinados grupos de riesgo (diabéticos, hipertensos, obesos, etc.). Acopio, guardado, limpieza y desinfección de elementos de cocina para la cocción de los alimentos tales como sartenes, ollas, platos, vasos, cubiertos y utensilios, y de insumos tales como repasadores, trapos de piso, baldes, etc. Tratamiento de los residuos que la tarea implica.

Operativo: conducir, cargar combustible, controlar fluidos de los vehículos, cambiar neumáticos cuando presenten roturas o deterioros en servicio. Distribuir las personas, los elementos, insumos o alimentos que le sea requerido realizar a los diferentes puntos y lugares.

En logística: recepción, clasificación, acopio y empaque de insumos, alimentos y elementos necesarios para distribución en las actividades de respuesta a las áreas e instituciones que estén involucradas en el sistema de emergencia provincial.

En seguridad: auxiliar en las tareas de seguridad a los vecinos e instituciones del barrio mediante el monitoreo de cámaras de seguridad. Monitoreo de casas que se encuentren con familias unipersonales y/o con condiciones de vulnerabilidad (ej.: madre sola con niños). En los casos de competencia en materia de tránsito o policial, acompañamiento para el control de los accesos a la localidad, auxiliar de las actividades que realice el personal policial en cumplimiento de sus funciones.

En cultura y educación: acompañamiento de escolares para adquirir los materiales educativos, y didáctica y pedagogías aplicadas a los escolares de las familias en situación de riesgo académico por ausencia dentro de la familia de personas con capacidades docentes empíricas que le faciliten la compresión de textos y resoluciones de problemas. Lectura de libros de recreación y acompañamiento mediante juegos de mesa tales como ajedrez, dama, etc. Proyección de películas, videos, audios y toda otra forma de recreación como juegos de ingenio, crucigramas, sopas de letra, etc. Actividades educativas de sensibilización, cuidado, protección, recreativas y de contención para niños y jóvenes y adultos mayores afectados.







Temas relacionados

Juan Schiaretti   /    Solidaridad   /    Precariedad laboral   /    Solidaridad obrera   /    Flexibilización laboral   /    Córdoba   /    Sociedad   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO