Internacional

RACISMO

Sindicatos de Estados Unidos exigen justicia por George Floyd

Sindicatos de todo Estados Unidos han emitido declaraciones condenando el asesinato de George Floyd, pero las declaraciones no son suficientes. Para derrotar a la violencia policial racista necesitamos un movimiento obrero combativo dispuesto a ir a huelga exigiendo justicia.

Domingo 31 de mayo | 19:03

Sindicatos de trabajadores y activistas de base alrededor del país se han posicionado en solidaridad con aquellos que se encuentran protestando contra la violencia policial en Minneapolis y en otras ciudades de Estados Unidos. Desde que las protestas por el brutal y canalla asesinato de George Floyd comenzaron el martes pasado, varios sindicatos locales y nacionales han emitido fuertes declaraciones contra la violencia policial y el racismo, mientras otros han cortado vínculos con los sindicatos policiales o se negaron a cooperar con la policía.

Te puede interesar: [Declaración Left Voice] Justicia para George Floyd y todas las víctimas de la violencia racista del estado

En Minneapolis, al menos dos sindicatos locales se han posicionado fuertemente contra el asesinato de Floyd y en apoyo a los manifestantes. Cómo reporto “Socialist Resurgence”, el local 17 de “Unite Here”, que representa trabajadores de hoteles, restaurantes, y aeropuertos en la ciudad fue uno de los primeros en alzar la voz, declarando inequívocamente que se posicionan junto al movimiento “Black Lives Matter” (Las Vidas Negras Importan).

“Nos posicionamos en solidaridad junto a la familia de George Floyd. Exigimos justicia por George Floyd. Exigimos una detención a la violencia innecesaria de parte de aquellos que juraron ’servir y protegernos’. Nuestro sindicato está del lado de la justicia. Nuestro sindicato apoya a #BlackLivesMatter”.

Además de “Unite Here”, el Sindicato Unido del Transporte en Minneapolis (ATU 1005) emitió una poderosa declaración de solidaridad. Publicada tres días luego del asesinato de Floyd, ATU 1005 llamó a levantar un nuevo movimiento por los Derechos Civiles que se una codo a codo con los trabajadores:

“¡La brutalidad policial es inaceptable! Este sistema nos ha fallado a todos en la clase trabajadora, desde la crisis por el Coronavirus hasta la crisis económica que se avecina. Pero este sistema ha fallado a la gente de color, los estadounidenses negros y a las juventudes negras más que al resto. Más que nunca necesitamos un nuevo movimiento por los Derechos Civiles. Un movimiento por los Derechos Civiles que se una al movimiento obrero e independiente de los partidos políticos del establishment corporativo…”

Te puede interesar: Los conductores de autobuses de Minneapolis se suman al reclamo de justicia por George Floyd

Finalizando con la exigencia: “¡Ni uno más! Justicia por George Floyd.” esta carta fue seguida por un verdadero acto de solidaridad obrera cuando el viernes los trabajadores de autobuses, miembros de “ATU 1005” se negaron a cooperar con la solicitud policial de trasladar manifestantes arrestados a la prisión de Minneapolis en autobuses públicos. Esta acción fue replicada en la Ciudad de Nueva York el viernes, cuando los conductores locales también se negaron a cooperar con los intentos policiales de comandar sus autobuses y forzarlos a conducir a los manifestantes arrestados a prisión.

Otros sindicatos en el país han emitido pronunciamientos similares denunciando la muerte de Floyd, incluyendo a “Enfermeras de la Nación Unidas” (NNU) y los “Trabajadores del Acero Unidos” (USW) quienes emitieron una declaración donde se lee: “En momentos como este, nosotros en el movimiento obrero no podemos mantenernos en silencio y debemos expresar nuestra rabia colectiva causada por estos brutales asesinatos”.

Por su parte, Sara Nelson, líder popular de la Asociación de Asistentes de Vuelo (AFA-CWA), cuya huelga ayudó a finalizar el cierre del Gobierno del 2019, ofreció una sentida, aunque menos militante, condena al asesinato de Floyd y la historia del racismo en EE. UU.

“La ira que fluye en las calles de Minneapolis y otras ciudades nace de cientos de años de opresión, explotación y violencia. No aplaudo ninguna forma de violencia, pero debemos mantener en claro donde se encuentra el núcleo de las responsabilidades”.

Todas estas respuestas son un bienvenido avance, y demuestra claramente que la clase obrera está unida en su resistencia contra los ataques del estado a los trabajadores afroamericanos. Sin embargo, estas acciones claramente no son suficientes. Las negativa militante, pero aislada, de los trabajadores de autobuses en Nueva York y Minneapolis de colaborar con la Policía muestra que el poder latente de la lucha obrera organizada es enorme, y que una fuerte intervención militante de los trabajadores organizados en esta etapa de la lucha podría modificar significativamente el terreno en el cual está peleando la clase trabajadora.

Este es el momento para que los trabajadores organizados flexionen nuevamente sus músculos y fuercen un ajuste de cuentas con el asesinato policial. Construyendo comités coordinados dentro de sus sindicatos y comunidades para enfrentar el racismo y la violencia policial, los trabajadores del transporte, enfermeras, empleados de limpieza y otros trabajadores municipales en Minneapolis pueden forzar a sus dirigentes a sostener las declaraciones emitidas con acciones reales y coordinadas. Estos trabajadores tienen el poder para levantarse en solidaridad junto a los manifestantes suspendiendo todos los servicios esenciales y liderando una huelga masiva en la ciudad, de todos los trabajadores, sindicalizados y sin sindicato, empleados y desempleados.

Medidas como estas, replicadas en sindicatos a través de todo el país, no solo garantizarían justicia por George Floyd y todos los manifestantes golpeados y arrestados por la policía de Minneapolis desde el martes, sino que también forzarían al establishment a tomar seriamente la naturaleza sistémica y estructural de la violencia policial racista en los Estados Unidos. Aunque no haya soluciones permanentes al racismo bajo el capitalismo, los trabajadores tienen el poder para forzar a las ciudades y estados a reducir drásticamente los presupuestos policiales, a despedir y encarcelar a los policías racistas y asesinos además de expulsar a los policías de los sindicatos. Esto y mucho más puede lograrse con un movimiento obrero combativo. Es el deber de todo trabajadores ayudar a organizar sindicatos combativos para las luchas que se avecinan.

Te puede interesar: Declaración - El asesinato de George Floyd, nuevo crimen racista de la Policía en Estados Unidos: ¡toda la solidaridad con la imponente revuelta social!







Temas relacionados

Minneapolis   /    #BlackLivesMatter   /    Black Lives Matter   /    Racismo   /    Nueva York   /    Trabajadores   /    Sindicatos   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO