×
×
Red Internacional

Salud Mental. Sin internación para mujeres con adicciones en Neuquén

La salud pública de Neuquén no cuenta con dispositivos de internación y tratamiento especializados para mujeres con adicciones. Tampoco con dispositivos intermedios para un abordaje integral.

Martes 26 de julio | 10:53

Jesica llegó a la guardia del Hospital Castro Rendón con un coma alcohólico. Un equipo de profesionales la asistió en la urgencia. El psiquiatra le indicó un esquema de medicación para realizar la desintoxicación en su casa, en forma ambulatoria, sin acompañamiento profesional cotidiano. Si bien, continuó el tratamiento con profesionales del área ambulatoria del Servicio de Adicciones, ningún dispositivo de internación y tratamiento especializado pudo alojarla. Desde hace años, una y otra vez repite este recorrido.

Mariano, su hermano, también llegó a la guardia del mismo hospital con una intoxicación de alcohol y cocaína. Las y los profesionales lo atendieron en la urgencia. Pero a diferencia de Jesica, lo enviaron a la sala de desintoxicación de agudos del Servicio de Adicciones, “La Belgrano”, como la nombran los pacientes. Un equipo interdisciplinario especializado lo acompañó durante tres semanas en el proceso de desintoxicación y logró dar el primer paso en su recuperación.

Como varón mayor de 18 años pudo acceder a la internación en el Instituto de Rehabilitación Arroyito, una comunidad terapéutica pública. Durante un año, un equipo interdisciplinario especializado lo acompañó en su proceso de deshabituación. Hoy Mariano pudo construir un proyecto de vida diferente.

Así comparaba Mariano Lorenzo, de 40 años, su experiencia y la de su hermana en el tratamiento de las adicciones.

Dispositivos especializados para mujeres, una deuda del sistema público de salud

El Servicio de Adicciones del Hospital Castro Rendón, el de mayor complejidad de la patagonia, cuenta con una internación de agudos para la desintoxicación y una comunidad terapéutica sólo para varones mayores de 18 años y un área ambulatoria con consultorios interdisciplinarios para adultos y adolescentes.

Las mujeres deben realizar la desintoxicación en forma ambulatoria en sus hogares o ser internadas en camas prestadas de la sala de Ginecología o Salud Mental junto a usuarias con padecimientos mentales graves. En ninguna de las dos salas son atendidas por equipos interdisciplinarios especializados. Solamente se presta la cama y un equipo de profesionales del servicio de Adicciones en forma ambulatoria las visita. “Cuando se realiza una desintoxicación puede agravarse un cuadro psicopatológico de base que estaba encubierto por la droga. Por eso es importante que se realice en una institución especializada y con el debido seguimiento”, explican las profesionales del Servicio de Adicciones. Esta situación obstaculiza el tratamiento y las estrategias de intervención.

La creación de una centro de atención para mujeres con consumos problemáticos de sustancias, es una exigencia de las profesionales de salud mental de la provincia de Neuquén y una deuda del Gobierno provincial que año tras año anuncia su creación. Sin embargo, las adicciones siguen siendo abordadas sin una perspectiva de género que respete la singularidad en el tratamiento de las mujeres e identidades feminizadas.

El especialista Drug Facts habla de la singularidad del tratamiento en mujeres. “Abandonar el consumo puede ser difícil para cualquier persona con un trastorno por consumo de drogas. Pero las mujeres necesitan ayuda para enfrentar las cargas del trabajo, el cuidado de la casa, el cuidado de los hijos y otras responsabilidades familiares”.

Te puede interesar: Denuncian la falta de espacios de tratamiento en adicciones para mujeres en Neuquén

Aplicar la Ley de Salud Mental, algo más complejo que “emular lo que ya existe para hombres”

“La internación de mujeres, no escapa a la situación general en salud mental dónde a las personas les cuesta acceder, ser alojadas y después sostener un proceso de atención”, explica Natalia Otero, trabajadora social del Poder Judicial de Neuquén e integrante del Órgano revisor de la Ley de Salud Mental.

Y señala que el problema es que no hay dispositivos específicos para deshabituación ni dispositivos intermedios para sostener procesos de atención con base en la comunidad. “A mí criterio sería un problema que cómo medida "progresiva" se emule lo que los hombres tienen hoy”.

En la provincia de Neuquén, la cuestionada Ley de Salud Mental, sigue sin aplicarse en forma integral. Ni hombres ni mujeres cuentan con “servicios de inclusión social y laboral para personas después del alta institucional”, tampoco con “casas de convivencia”, ni “ hospitales de día, cooperativas de trabajo, centros de capacitación socio-laboral, emprendimientos sociales, hogares y familias sustitutas”, como establece la ley.

Lo que se necesita para dar una respuesta integral a las personas con padecimientos mentales, no son planes y programas sin presupuesto, sino presupuestos para la implementación de los dispositivos necesarios.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias