Cultura

ESCRITURA CREATIVA

Si lee esto y entiende el sentido de la palabra "oralidad", búsqueme

Cuento en base a consigna de escritura: narración sobre una mutación genética en el hombre producida por un accidente tecnológico.

Soledad Flores

Periodista y escritora

Lunes 23 de noviembre de 2020 | 13:14

Me llamo Alberto Graham, DNI 13.584.253.

Dejo copias de esta nota en distintos lugares porque ya soy viejo y quizás algo me suceda. Si llegase a existir alguien sano que pueda encontrarla, sepa que tal vez aún queden otras personas que no hayan sufrido las consecuencias de la explosión, hace ya un año.

Yo estaba en un cuarto con un fuerte blindaje metálico, sellado totalmente y el ruido llegó a mis oídos pero bastante suavizado. Al comienzo pensé que todos en la ciudad habían perdido la audición, pero con el correr de los días me di cuenta de que se trataba de algo más grave. Intentaba hablarles y preguntarles qué les sucedía, pero ellos me miraban como si no interpretaran mis movimientos y gestos. Su capacidad de expresión corporal no existe más. A lo sumo sonríen un poco y hacen algún que otro gesto instintivo pero no más que eso.

Aún no sé desde dónde llegó ese sonido tan fuerte. Las primeras horas después de la explosión fueron una pesadilla. Veía a la gente moverse pero no abría la boca más que para responder a sus necesidades biológicas como comer, bostezar, toser. No hablaban.

La ciudad estaba intacta, pero ningún medio de comunicación funcionaba. Mi miedo empezó a crecer cuando noté que la gente salía de sus casas con libretas o pizarras y tizas en los bolsillos. Entendí rápido que se comunicaban por escrito, borrando y reescribiendo. Pero todo se dio espontáneamente, después del ruido, como si toda su vida se hubiesen comunicado así. Intenté hablar con un grupo a través de las pizarritas que usaban. Sus respuestas a mis preguntas eran:

  •  ¿Qué decís? ¿"Explosión"?
  •  La explosión esa que escucharon ustedes y que los dejó sordos, ¿no recuerdan?
  •  ¿"Sordos"?

    Pasó un año y aún no me acostumbro a hablar con ellos. Es como hablar con entes, sin expresión, aunque igual de inteligentes. Nada en las personas me permite saber qué piensan o les pasa, más que a través de lo que escriben.

    La vida se ha vuelto tan lenta... Los aparatos electrónicos no funcionan más. Y están por ahí juntando tierra o cumpliendo funciones cualquiera. Los primeros días era común ver a alguien extrañado, mirando un celular sin saber ni siquiera cómo agarrarlo. Ahora todo el mundo los usa como pisapales. Hasta yo tengo el mío en el escritorio, durmiendo sobre una parva de notas.

    Las informaciones que circulan se circunscriben al contexto más cercano e inmediato, como si ya no existiese la globalización. Además de lento e inexpresivo, el mundo se volvió ruidoso. No se dan cuenta del ruido que generan con sus acciones. A veces emiten sonidos guturales sin sentido, como si no supieran para qué tienen en la garganta las cuerdas vocales. Andar por la calle es insoportable. Opté por usar tapones, por ensordecerme yo por voluntad propia.

    Luego de varias conversaciones escritas, me di cuenta de que "decir" o "conversar" para ellos es lo que "escribir" para mí. Con los días, a quienes no me trataban como loco, empecé a preguntarles si conocían el significado de palabras asociadas al sentido del oído como ruido, explosión, sonido, música, oír, gritar, etc y me respondían que no.

    Las letras dibujadas con lápiz o tiza representan sonidos en mi mente, pero en la de ellos, es un misterio. No sé cómo es que articulan letras con significados y representaciones de las cosas sin sonidos. ¡No entiendo cómo les es comprensible el mundo!

    Sé que el daño es por lo menos regional. Temo que sea nacional o global. No tengo forma de saberlo aún. Si lee esto y entiende el sentido de la palabra ORALIDAD, por favor, guarde mi nota y busque.

    Me encuentra en Urquiza al Oeste parada 11.
    Estaré en esta ciudad dos semanas más.

    23 de noviembre de 2011

    ***

    Consigna de escritura: narración sobre una mutación genética en el hombre producida por un accidente tecnológico.

    Taller de Escritura Creativa, Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP, 2011







    Temas relacionados

    Comunicación   /    Escritura creativa   /    Narrativa   /    Lenguaje   /    Cuento   /    Cultura

  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO