×
×
Red Internacional

Automovilismo.Si el placer es un pecado: balance de la Fórmula 1 en 2021

Es unánime, la mejor temporada de Fórmula 1 de la historia. Por lo que estaba en juego, los protagonistas... Los incidentes, la definición. Pero también el resto.

Maximiliano KevorkianRedacción deportes

Jueves 30 de diciembre de 2021 | 21:30

Recordándote, parece que fue ayer...

Paso tan poco tiempo desde que vivimos la mejor definición que se recuerde (y eso que hubo grandes polémicas). Tuvo de todo, por suerte lo único que faltó fue terminar con un choque.

Volviendo el tiempo atrás, al inicio de temporada vimos lo que iba a ser constante... Pelea entre Lewis y Max. La tremenda definición en Bahrein, donde la FIA le regaló el triunfo al multicampeón. 11 veces había pasado él por fuera de los límites de pista... Cuando Max lo hizo, tuvo que devolver posición y quedó segundo.

Italia dio el primer triunfo a Max, y ahí arrancaron los relanzamientos (un clásico total de esta temporada). Lewis a pesar del despiste termino 2do. En fin, ese fue el principio de un duelo que nos llenó de placer, también nos llevó al infierno en algunos episodios. Vibramos, nos emocionamos y gozamos de una Fórmula 1 que parecía en vías de extinción o por lo menos que deberíamos aguardar en stand by hasta 2022 (sobre todo después de la paliza 2020 en qué Mercedes ganó de punta a punta). Red Bull relegó mucho, para preparar un auto competitivo 2021 y salió campeón uno de sus pilotos.

El jueves 16 se terminó (aunque parezca muy loco o ilógico decirlo) la apelación de parte de Mercedes y Max finalmente recibió en la fiesta de la FIA su hermoso trofeo de campeón del mundo. Tanto Hamilton como Toto Wolff se ausentaron, vergonzosa actitud del excampeón (7 veces seguidas) que participó siempre, excepto cuando perdió. Ni hablar que tenía que recibir el trofeo del segundo lugar y que está obligado por reglamento a ir (Bottas, 3ro del torneo estuvo presente). Un desplante más de un equipo al que lo ayudaron durante todo el año con fallos polémicos y cuando no le dieron lo que querían para el campeonato, se encapricharon.

Lo bueno y lo malo, por malo y por bueno

Es muy difícil definir sin grises está temporada; o sea, hay algunos “este: malo, este: bueno”, pero en general muchos arrancaron mal y terminaron muy bien o regulando...

Arrancando por lo malo de la temporada, sin lugar a dudas el podio es para Mazepin (mazespin, le dicen) que arrancó todo mal por su actitud con las mujeres, su machismo fue repudiado por todos en la Fórmula 1. Desde su primera curva no pudo controlar su auto, no paró de dar trompos y fue intensificando la mala onda con sus compañeros en pista por los constantes errores y maniobras que podrían haber terminado en accidentes. Por COVID no corrió la última carrera.

Los Haas, más allá de inversiones, siguen siendo lo peor de la parrilla. No dan a la altura de ser siquiera competitivos con los anteúltimos, los Alfa Romeo (otros que parecía que podían, aunque sea meterse un poco en el tumulto... Pero apenas terminaron adelante de los peores).

Aston Martin tuvo sus momentos, con Vettel logrando un increíble tercer lugar, pero falta mucho trabajo, mucho diseño. Y minimizar los errores en los pilotos, que fueron muchos (se esperaba mucho más del múltiple campeón mundial y ganador eterno del premio a la “mejor persona de la categoría”).

Alpha Tauri, Alpine, McLaren y Ferrari disputaron en serio el medio... Ganó Ferrari, con Sainz encendido, demostrando lo que puede dar (ni hablar con un auto para competir de verdad) al principio le costó, pero cuando se acomodó arrasó incluso contra su compañero de equipo, un errático Leclerc.

Alonso fue de lo mejor del año, demostrando vigencia y porqué se depositó confianza en él. La “acción del año” fue para él, con una defensa terrible ante Lewis Hamilton, lo que le dio un podio a Esteban Ocon.

Lando arranco bien, se desinfló... Quién sabe en qué parte del año. Venía construyendo carreras increíbles, buenos puntos y después cayó. Eclipsado por Sainz que le sacó el 4to lugar del torneo por 4 puntos. Increíble carrera que lo dejó sin nada en Sochi (rompiéndole el corazón a él y todos los que los veíamos patinar en la llovizna final) 4 podios en el año en que Mercedes y Red Bull disputaron todo.

Decepcionante año para muchos, que se perdieron en el limbo: Ricciardo, Tsunoda, Ocon, Russell, Stroll y Räikkönen... Algunos consiguieron podios, como el próximo acompañante de Lewis, George Russell (quedo segundo en la fallida carrera de Bélgica). Ocon obtuvo el primer lugar en Hungría. Pero después ambos se fueron diluyendo (aunque, la defensa que le devolvió Ocon a Alonso para tener su primer podio fue brutal).

Bottas, el eterno gris. Buenas carreras, malas... Buenísimas clasificaciones, bajísima taza de sobrepasos con un auto de título mundial. Es increíble se levanta y se arrastra. Lo mejor que hizo por Mercedes, lejos... Fue chocar a Max, dejándolo con 2 puntos y el auto dañado, también dejando afuera a Pérez.

El top 4: Pérez hizo un año tremendo como ayudante de equipo... Jamás esquivó el lugar al que iba, “ayudar a Max” y lo hizo muy bien todo el año. El broche de oro fue la defensa contra Hamilton en la última carrera, 80% del campeonato lo definió él acortando 14 segundos entre Max y Lewis. Fenomenal Checo.

Carlos “ojalá, nuestro próximo campeón” Sainz, muy buena temporada en Ferrari. Siempre hay dudas cuando llega alguien a un gran equipo, ni hablar cuando es el MÁS grande de todos los tiempos. Ya lo mencionamos antes, pero cabe extendernos un poco más con nuestro favorito, después de Max. Y lanzó la advertencia: “Cuídense ustedes, que Ferrari prepare un buen auto”. Las condiciones del español saltan a la vista, tiene consistencia, clasifica bien, muy buenos sobrepasos y es de esos líderes hacia adentro que saben manejarse hacia afuera (no opina ni habla de más, no se mete en quilombos y se dedica a correr). Muchas esperanzas hay depositadas en él. Ojalá tenga un auto para pelear arriba. Se viene un gran campeón de ser así.

Lewis es número 2, no por el resultado del torneo... Ya que las dos bestias, estuvieron en un nivel y campeonato aparte. Lewis peleó, se lo vio preocupado en serio, combatiendo a veces con las peores armas (Gran Premio de Gran Bretaña). Se levantó e hizo un último sprint demencial, poniendo en riesgo un campeonato terminado a favor de Max.

Pero... Después de 7 campeonatos seguidos, los últimos sin competencia... Pudo disfrutar aún en la derrota final, pero no. Se dedicó a criticar a la misma FIA que lo beneficia desde hace años, y que justamente no lo hizo solo en la última carrera (de haberlo sancionado como correspondía, tal vez el campeonato no hubiera llegado a la última carrera con final abierto). Una semana criticando con furia al mismo Massi que lo benefició todo el año, pero lo más grave fue que por primera vez... Cuando le tocaba recibir el trofeo de segundo, no se presentó a la gala de la FIA. Un desplante infantil con el que están en estos días haciendo política los de Mercedes. Avivan la llama de que está quebrado, que nunca va a superar la última vuelta de Abu Dabi, que se va a retirar, cálculos de un equipo que es bueno en pista... Pero mejor en abogados y presión. ¿Es factible que se retire? Sí, muy probable. Viene anunciando que antes de los 37 quiere estar afuera de la categoría (en este 2022 cumple esa edad, a mitad de año). La realidad es que tiene un contrato por un par de años más y que Mercedes necesita de su mejor pieza para enfrentar el cambio rotundo que tendería a achicar la brecha entre los equipos e igualar las posibilidades de campeonar.

Por otro lado, por ahí cuando las diferencias de auto se acorten, no veremos un piloto tan descomunal con respecto a otros (vale recordar que Mercedes estaba muerto, y el cambio de motor le dio la posibilidad de llegar al final empatados y salir campeón de constructores) capaz ya no es el misil que pasa por encima incluso a su inmediato competidor.

Pierde mucho Hamilton en la estima de un gran sector que no se banca estos desplantes infantiles (porque, insistimos, fue beneficiario de los fallos de la FIA todo el año), pierde porque en una Fórmula 1 más pareja, podría demostrar realmente que es el mejor. Pierde el equipo completo, ante los escandalosos audios de su jefe Toto Wolff dando directivas a la FIA de lo que tiene que hacer: “no saques el safety car” decía en la última cita en pista. El lapidario mensaje de Michael Massi fue un golpe rotundo, cuando peleaban por el relanzamiento que dio el campeonato a Max: “Esto se llama carreras de autos”, dejando en ridículo al alemán y asestando un golpe en la relación con Mercedes y la insana confianza de los fallos siempre a favor.

Mercedes ganó su 8vo campeonato de constructores seguido. Una locura, demostró que esos motores se ubican por encima de todos... Lejos. Hermosa foto subió el equipo con los 8 autos campeones.

Red Bull, a excepción del campeonato de constructores, ganó todo. Max el mundial, un buen compañero de equipo en Checo y la posibilidad de construir sus propios motores.

Vamos por partes: este fue el último año de Honda produciendo motores al equipo. La marca quiere incursionar en otros tipos, y no quedar estancada en los híbridos. ¿Que hizo Red Bull en vez de salir corriendo a conseguir alguna marca o arrancar de cero con su planta propia? Compró la división de motores con todos los trabajadores a Honda. Esto proporciona una ventaja enorme, ya que el equipo de trabajo se sostiene, se sostienen los puestos de los trabajadores, y la dinámica se sostiene. Al contrario de tener un montón de gente nueva. Un jugadón del equipo.

A Checo ya lo mencionamos y podríamos seguir tirando flores y elogios.... Pero continuemos con el número uno del año, el mejor y mejorado Max Verstappen.

Super Max, por donde se lo mire, mucho más maduro... Aguerrido como siempre, pero sin pasarse, salvo cuando todo se vio muy negro en las últimas carreras (sobre todo en Arabia, donde chocó con Lewis e intento alguna maniobra poco alegre). Después, la madurez de campeón, de un tipo curtido en años y años de Fórmula 1: 6 nada más. Manejando a un nivel increíble, sin perder los estribos como antes, donde se le soltaba la cadena y chocaba incluso con sus compañeros de equipo (la del golpe con Ricciardo es un clásico).

El nivel de exigencia hizo tope en Arabia... Hay un video de Alonso mirando la última vuelta de clasificación anonadado. Lo único que frenó la mejor vuelta de clasificación de la historia fue una pared, en la última curva. Una vuelta donde demostró toda su cabeza fría y una habilidad fuera del universo conocido.

Coronó con el campeonato mundial, en uno de los finales más hermosos de la historia. No hay quien no haya gritado, por Max... Por Lewis. Pero aún con neumáticos más rápidos y pudiendo tirarle con todo a Hamilton, dejó espacio y fue muy limpio. Un campeonazo total. Vamos a ver qué pasa con motor propio y nuevas condiciones de autos en 2022. Mucho se espera de Max, y sabemos todo lo que puede dar.

¡Salud al campeón!

Final de temporada y del año, final también de normas y regulaciones... ¿De absoluta disparidad entre escuderías? Ojalá, es el deseo de todos, más competencia y que ganen el mejor/mejores pilotos.

El 21 de febrero vamos a tener más certezas, cuando arranquen las pruebas con los nuevos autos. Seguiremos de cerca el tema Hamilton, a ver cuándo decide terminar con el misterio...

Bueno, y ahora acá lo que todos estaban esperando: fotos y videos del campeón.

*Las referencias musicales son de Flema.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias