Sociedad

PANDEMIA Y PRECARIZACION

Senegaleses en Argentina: “En cuarentena nos ayudamos entre nosotros, como podemos”

Jóvenes trabajadores senegaleses que viven en la Argentina afirman que “la lucha siempre es la que libera” y que “para recibir lo que merecemos, sentados no lo vamos a lograr”.

Lunes 1ro de junio | 13:58

Foto Enfoque Rojo

Los trabajadores inmigrantes, y en particular los africanos llegados desde Senegal, aunque pasen los gobiernos vienen siendo objeto de la brutalidad policial en la vía pública, manifestada en arrestos, armado de causas e incluso la irrupción en sus viviendas y locales robándoles sus pertenecías.

A esta situación ya difícil se suman los más de 70 días de cuarentena. Más de seis mil senegales enfrentan esta situación.

Khalil resume la situación. “Vivo en Argentina y soy vendedor ambulante en la calle. Es muy difícil porque la Policía no deja nunca que trabajemos y maltratan feo a los muchachos. No tengo otra oportunidad para abrir un local porque es mucha plata y tengo que ayudar a mi familia que está en África para vivir. La pandemia es muy difícil por todos lados, pero es mucho peor cuando sos extranjero porque estamos lejos de nuestra familia, y la familia allá piensa también en nosotros acá con pandemia y están preocupados”.

“Cuando veo lo que está pasando en Estados Unidos, con el asesinato de George Floyd, es una vergüenza. Se nos rompe el corazón y siempre yo me digo: ¿el racismo no se termina nunca en el mundo?”, pregunta Khalil.

Ous Mansour vive en la Ciudad de Buenos Aires. Recuerda que hace cinco años que vive en el país y que el viaje desde África “fue de una, rápido. Como cualquier joven tenía ideas, el sueño de salir del país, a veces por la economía; sueños de conocer otro mundo, otra gente. Yo por mi parte era eso, obvio que en cualquier país que esté no voy a ser vago, también para hacer mi economía, mi vida. Dejé cosas importantes: hacía el primer año en la Universidad de Dakar. Ahí estudiaba derecho y tuve que dejarlo para venir acá. Cuando me vine la idea era estudiar y también mi familia quería eso. Adonde yo vaya tengo que seguir estudiando. Uno de mis sueños era ese, pero así en la situación que estaba tenía que trabajar. No digo que era imposible, pero difícil. Ir a trabajar, salir a vender después me gustó, y así sigo trabajando”.

Sobre la situación en cuarentena, Ous comenta que “es difícil, no sólo para nosotros sino para todos. Para nosotros es más difícil, porque dejamos las familias, el cien por ciento de las familias depende mucho de nuestra ayuda para vivir. Así dejamos las familias y nosotros necesitamos mantenernos y para mantenernos necesitamos trabajar, tener dinero de entrada para poder vivir. La verdad somos una comunidad muy solidaria. Creo yo que nos estamos ayudado mucho entre nosotros hasta donde podemos llegar”.

En cuanto a la pregunta sobre si recibió ayuda de la IFE, el joven senegalés comenta que él no y no conoce “a uno que lo haya recibido. Obvio que eso también no nos hace ni más ricos, ni más pobres, pero no tuve la oportunidad de recibirla. Nosotros también estamos en la Argentina, somos parte de su población, tenemos nuestras vidas acá y tenemos derechos como los nativos acá. Pero hay mucha gente que no la recibió, que son argentinos y no la recibieron”.

Ante las movilizaciones en Estados Unidos por justicia para George Floyd, Ous dice que “en realidad en el mundo siempre hubo racismo, pero creo que esa mentalidad en el 2020 debería cambiar sobre todo en la juventud. Hoy un argentino puede estar en Estados Unidos, un africano en Europa, un europeo en América. Siempre fue así y siempre será así, sea negro, blanco, amarillo o rojo. Todos somos iguales. En mis charlas, en mis ideas sobre el racismo siempre pensé así”.

“Muchas veces fui víctima del racismo, pero lo tomo como una persona ignorante. Sé quién soy y lo que valgo. Nunca delante de una persona me sentiría menos o más. Eso es algo muy malo porque la vida uno sabe dónde empieza y nunca nadie dónde termina. Por eso hay que respetar a los demás el color de piel o las ideas políticas, las condiciones sociales, no nos hacen diferentes, somos todos humanos e iguales”, afirma Ous Mansour.

Por último, dando un saludo a las y los jóvenes precarizades que se movilizaron el último viernes en el Obelisco y otras ciudades del país junto a la Red de Trabajadorxs Precarixs e Informales, Ous les manda “fuerza, que la lucha siempre es la que libera, porque para recibir lo que merecemos estoy seguro que sentados no lo vamos a lograr, tenemos que luchar para que nos den lo que merecemos. Hay que luchar con ideas, con buenas cosas, por eso sigan así, yo los apoyo mucho y espero que logremos el mundo que queremos”.

Estas son algunas de las historias que se encuentran detrás de cada trabajador senegalés que vemos trabajando en la calle. Sin dudas, nuevos aires de libertad comienzan a soplar. La Izquierda Diario Multimedia es un medio que sirve para el debate, la organización y la solidaridad como una sola clase sin fronteras.

Te puede interesar: [Declaración] Si matan a uno de los nuestros, todos nos rebelamos: justicia para George Floyd y todas las víctimas de la violencia racista del estado







Temas relacionados

Precarización laboral juvenil   /    Senegal   /    Precarización laboral   /    Discriminación   /    Libertades Democráticas   /    Sociedad   /    Mundo Obrero   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO