×
×
Red Internacional

Copas.Semana complicada para el fútbol argentino: solo Central y River siguen en pie

Hacemos un análisis completo de lo que dejaron estos días en la Libertadores y la Sudamericana, con sólo 2 equipos argentinos que pasaron a la siguiente ronda.

Eduardo Brenis PitaEstudiante de Medicina

Sábado 24 de julio | 16:21

Esta semana se jugaron casi todos los partidos de octavos de final de las dos copas más importantes de Sudamérica, y dejaron a sólo 1 equipo argentino en Libertadores (River Plate) y a 1 en Sudamericana (Rosario Central).

Libertadores

De 6 equipos clasificados a los octavos, sólo 1 equipo clasificó a cuartos, y fue River que sacó a Argentinos Juniors. En un partido de ida donde ninguno de los dos se dio ventaja (empataron 1 a 1), en el partido de vuelta jugado en la cancha del Bicho, Gallardo planteó un mejor partido (con un doble 5 que la rompió) y dejó al equipo de Milito afuera. A pesar de que en los primeros minutos el partido fue parejo, a partir del primer gol de Romero para River, el equipo millonario dominó y se acomodó en la cancha, algo que el equipo de Paternal no pudo hacerlo tras plantear un partido trabado en los primeros minutos. Como dato de color, hubo un casi gol de Carrascal que fue anulado (bien) por el VAR.

Y hablando del VAR, en una serie (tanto el partido de ida como de vuelta) con mucha polémica (a instancias del VAR, se le anuló un gol por partido), Boca quedó eliminado por penales por Atlético Mineiro. Y a pesar de que el partido terminó el martes, hasta hoy hay repercusiones por lo que pasó post partido entre los jugadores, cuerpo técnico y dirigentes de Boca y la represión de la policía brasileña. Aunque la historia sigue, ya que todos los titulares de Boca que viajaron a Brasil están aislados porque se "pinchó" la burbuja sanitaria, y ahora jugará con juveniles y algunos suplentes aislados versus Banfield (y posiblemente también ante San Lorenzo).

En la otra llave que se jugó el martes, un pobrísimo equipo de Racing quedó algo fuera de local, luego de hacer un buen partido de ida en Brasil, al perder 1 a 3 frente a São Paulo. El conjunto paulista ejerció un dominio esporádico de la pelota y aprovechó las ocasiones que tuvo con las filtraciones de Rigoni y Vinicius, más un Benítez que supo leer esos espacios. La Academia nunca se halló en el partido y fue muy frágil en defensa, algo que le quedó de la final con Colón. Y en el partido jugado el miércoles, Vélez en un match que parecía que lo tenía controlado luego del 1 a 1, quedó fuera al perder 3 a 1 frente a Barcelona de Ecuador que aprovechó las chances que tuvo de convertir. Esto marca lo que fue la serie más decepcionante, los de Pellegrini venían jugando un buen fútbol, pero tanto a nivel local como ahora también a nivel internacional no pudieron imponer el juego en el resultado. Ese mismo día, Flamengo dejó afuera al modesto Defensa y Justicia que viene haciendo muy buenas campañas a nivel internacional, pero que se encontró con un equipo lleno de estrellas que le impuso esa categoría individual.

Los otros equipos clasificados a cuartos son Palmeiras, que dejó afuera a la U. Católica de Chile, y Olimpia que sacó por penales a Inter de Brasil por penales. Aún falta por definirse la llave de Fluminense y Cerro Porteño.

Sudamericana

Por la “otra mitad de la gloria” teníamos a 3 equipos argentinos, Arsenal, Independiente y Rosario Central. El conjunto de Sarandí enfrentaba a un histórico del fútbol sudamericano como Sporting Cristal, había perdido 2-1 en Perú, lo que era un resultado -dentro de lo duro de perder- “positivo” (por el gol de visitante) para dar vuelta el global. En el Viaducto, el conjunto del Huevo Rondina fue al frente y atacó mucho más que en la ida, tal es así que consiguió el gol que lo clasificaba con un bombazo desde afuera del área de Lucas Albertengo pero, sobre el final (sí, de nuevo sobre el final, como en la ida) un golazo de chilena de Christofer González, le dieron al celeste el empate y la clasificación. El conjunto peruano venía con un poquito más de ritmo, ya que venía jugando la Copa Bicentenario, a la cual incluso llegó a la final.

Por el otro lado tenemos a Independiente: el Rojo llegaba a esta instancia con un equipo muy reducido, sin los refuerzos que pidió Falcioni y contra un equipo como el Santos, que no viene teniendo mucho vuelo pero que siempre es complicado a nivel internacional. En la ida fue indiscutible el dominio brasilero. El Peixe fue claro dominador y podría haber ganado por más goles de no ser por Sosa. Ahora bien, la vuelta fue muy distinta. Independiente jugó un gran partido, con muchísimas ocasiones de gol, muchas desperdiciadas por Romero, pero también Palacios falló un mano a mano clarísimo. El problema del Rey de Copas fue el aspecto defensivo, Insaurralde tuvo un partido fatal con un error clave en el gol de Santos y una roja (por cierto, inentendible) dada por el VAR. Además, Barreto, el otro zaguero central, fue expulsado por doble amarilla.

Por el lado de Central, jugó dos partidos donde no hubo muchas ventajas para ninguno de los dos equipos, pero en el segundo los Canallas supieron aprovechar su oportunidad y con la ventaja del 1 a 0 (ya que en el primer partido empataron 2 a 2) terminaron ganando la serie.

En una próxima nota abordaremos un análisis para intentar reflexionar si se está imponiendo o no una era de hegemonía brasileña en el fútbol sudamericano.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias