×
×
Red Internacional

Estados Unidos.Dos semanas de huelga salvaje de los carpinteros de Seattle

Los carpinteros de base están haciendo piquetes para ganar la solidaridad obrera e impulsar el paro en tantos sitios como sea posible. Pero la dirección sindical ha adoptado una postura más conservadora, autorizando sólo algunos piquetes durante un horario limitado.

Domingo 3 de octubre | 11:06

El 16 de septiembre, los carpinteros se declararon en huelga contra los Contratistas Generales Asociados (AGC) en el área de Seattle. Los carpinteros habían rechazado cuatro ofertas de contrato separadas de la AGC que habían acordado con los negociadores sindicales. Los temas clave son mejores aumentos salariales, más contribuciones a las pensiones y atención médica; el pago total del estacionamiento, así como la salud y la seguridad y la ausencia de acoso sexual en el trabajo.

Los trabajadores quieren un contrato de tres años con un aumento de 5 dólares por hora cada año. También quieren que la empresa pague por el estacionamiento. En este momento, los trabajadores llegan a pagar hasta 50 dólares al día por el estacionamiento. Muchos de los trabajadores no pueden permitirse vivir en Seattle y deben viajar largas distancias, a veces varias horas al día. Los costos de transporte se comen sus salarios. Un trabajador dijo que después de deducir esos costos, solo ganaba 22 dólares la hora.

Incluso con 46 dólares por hora, los carpinteros están siendo excluidos del mercado de la vivienda en Seattle. Como dijo la carpintera Nina Wurz en un mitin de control de alquileres el 18 de septiembre:

“Estoy aquí hoy porque los paralelismos entre la lucha de los carpinteros por mejores salarios y las luchas de los inquilinos en el área metropolitana de Seattle son demasiado grandes para ignorarlos.

“En este momento, el Sindicato de Carpinteros está en huelga por salarios más altos y una mejor financiación de nuestro plan de atención médica y pensiones. Las familias trabajadoras lucharon por un salario mínimo de 15 dólares la hora en 2014 y hoy luchan por el control de los alquileres. Ambos estamos respondiendo a la misma explosión en los costos de alquiler y vivienda en Seattle y en ciudades de todo el país. Los precios de las casas aquí han subido un 93% en la última década, los alquileres un 92%. Un aumento salarial anual marginal no se mantiene al día con esos costos, y mucho menos con los costos crecientes del cuidado de los niños o los bienes".

La dirección del sindicato ha estado desconectada de sus miembros. Continúan aceptando ofertas de contrato inadecuadas de la AGC. La última oferta fue rechazada por los miembros del 56% al 44%. Ofreció poco más de 9 dólares la hora durante cuatro años en lugar de 15 dólares por tres años, que reclaman los miembros del sindicato.

Esta frustración llevó a decenas de carpinteros a formar el caucus (grupo disidente) de Peter J. McGuire para presionar por mejores ofertas. Este grupo, que lleva el nombre del fundador del sindicato de carpinteros, ha encabezado los piquetes desde que comenzó la huelga. El grupo ha querido utilizar todo el poder del sindicato de carpinteros, ganar la solidaridad obrera y parar tantos sitios como sea posible para ejercer la máxima presión sobre el AGC. La dirección sindical ha adoptado una postura más conservadora, solo autorizando piquetes en algunos sitios durante un horario limitado. El liderazgo ha llamado a los piquetes en sitios no autorizados "huelgas salvajes".

Esta forma de llamarlos, por parte de la dirección del sindicato es un intento de imponer su postura más conservadora. De hecho, una vez que finalizó el contrato sindical después de que se rechazó la última oferta, los trabajadores tenían el derecho legal de hacer piquetes en cualquier lugar sin una cláusula de no huelga. Los piquetes en cualquiera de estos sitios no deberían haber sido llamados “huelgas salvajes”. Deberían haber sido impulsados por la dirección sindical. Fueron los dirigentes sindicales, no los trabajadores y los militantes, los que violaron las normas laborales habituales.

Los piquetes legales se limitaron a sitios sin cláusulas de no huelga, cubriendo solo el 17% o los carpinteros sindicales en el área. Los propietarios de varios sitios firmaron acuerdos laborales del proyecto y otros contratos similares. Los empleadores acordaron estar sujetos a los acuerdos alcanzados con otros empleadores a cambio de que el sindicato aceptara no hacer huelga al finalizar un contrato. Estos acuerdos debilitan a los sindicatos. Si el sindicato puede parar toda la industria de la construcción, tiene mucho más poder que realizar huelgas solo unos pocos sitios. A menudo, las asociaciones de empleadores como la AGC ayudarán a las patronales afectadas a resistir la huelga. Esto les permite aguantar hasta que el sindicato se encuentre más agotado y más débil.

El hecho de que los dirigentes sindicales aceptaran los convenios laborales del proyecto, etc., preparó al sindicato para el fracaso en las recientes negociaciones contractuales. Frecuentemente, los líderes sindicales están más preocupados por el mantenimiento de la estructura y la tesorería del sindicato que por ganar el mejor acuerdo para sus miembros. Las cláusulas de no huelga dan lugar a la “paz laboral” y disminuyen el trabajo de los dirigentes sindicales. El McGuire Caucus está al tanto de estas condiciones y a veces, ha protestado contra los lugares con cláusulas de no huelga.

El otro tema que puso a los carpinteros en una mala posición fue la desunión con otros sindicatos. El Sindicato de Carpinteros no es parte de AFL-CIO ni del Consejo Laboral local del Condado de King. Esto significa que los líderes sindicales tuvieron que negociar con otros sindicatos sobre cuándo y dónde podrían hacer piquetes en las obras de construcción. El poder de un piquete en un sitio proviene de que todos los demás piquetes que respetan la medida y de esta forma pueden parar la construcción. Sin esto, cualquier otra medida es mucho más débil.

En la disputa actual, los trabajadores más activos hicieron piquetes en los sitios y pidieron a otros gremios que respeten sus medidas de fuerza. Sin embargo, sin la solidaridad organizada desde arriba y sin movimientos de base en las otras ramas, el apoyo a los piquetes de carpinteros no fue tan fuerte como podría haber sido.

El 27 de septiembre, Evelyn Shapiro, líder del Consejo Conjunto de Carpinteros, anunció que se habían alcanzado nuevos acuerdos con otros sindicatos de la construcción para extender los piquetes aprobados por el sindicato. En particular, señaló que todos los días se realizaría un piquete en uno de los grandes establecimientos de construcción de Microsoft. Al momento de escribir este artículo, no está claro cuánto impacto tendrá esto.

La huelga se ha visto favorecida por una gran cantidad de solidaridad obrera. El 27 de septiembre, más de 250 personas que apoyan este paro salieron a solidarizarse. La mayoría de los trabajadores se dedicaban a la construcción, especialmente a los carpinteros. El sábado anterior, una manifestación organizada por el caucus de McGuire y la concejala socialista Kshama Sawant atrajo un número similar. Ese mitin hizo un piquete en la sede de la AGC.

Desafortunadamente, aunque ya es algo típico, el apoyo de Sawant a los huelguistas ha causado controversia en el movimiento sindical. Ella se ha aliado con el caucus de McGuire, respaldando sus acciones "salvajes". Los líderes sindicales la han denunciado por esto, calificándola de “outsider” (una forastera) que interfiere en el movimiento sindical y recurriendo a la táctica divisoria favorita de los patrones, la carnada “roja”. De hecho, Sawant no es una “outsider” ni ajena a las y los trabajadores. Es miembro de la Federación Estadounidense de Maestros.

Irónicamente, su principal atacante, Nicole Grant, es directora del Consejo Laboral del Condado de King (KCLC). Los carpinteros ni siquiera son miembros del Consejo. La falta de pleno apoyo del KCLC es un factor importante para debilitar la huelga.
Ella le escribió a Sawant:

“Le escribo con respecto a su comportamiento inaceptable como funcionaria pública en relación a la huelga del Sindicato de Carpinteros del Noroeste del Pacífico. Sus intentos de dirigir a los trabajadores en huelga socavan directamente a los líderes del Sindicato de Carpinteros elegidos democráticamente que luchan día y noche en nombre de sus miembros”.

“Aunque se agradece la solidaridad de la comunidad con los trabajadores en huelga, su comportamiento específico no es útil ni apropiado. No es carpintero ni dirigente sindical. Usted es una política. Está completamente fuera de lugar para interferir en la negociación del contrato de un sindicato sin que se lo pidan. Por favor deténgase.

Nicole Grant
Secretaria Ejecutiva - Tesorera
MLK Labor ”

Grant continuó diciendo que ella “nunca había visto nada tan serio en el curso de mi carrera, donde una pequeña facción de extremistas marxistas, con el respaldo de un funcionario electo, no solo había podido causar tantos estragos dentro de un sindicato, pero también lo fue socavando ".

Esta burla abierta por parte de una dirigente sindical es deplorable y perjudicial. El hostigamiento a la izquierda es una vieja táctica de los patrones para dividir el movimiento obrero. A veces también lo utilizan los líderes sindicales para reprimir a los trabajadores que quieren luchar más duro de lo que están preparados los líderes sindicales.

También es inexacto. La mayoría de los miembros del sindicato se opusieron a su liderazgo y rechazaron CUATRO ofertas de contrato inadecuadas. Los dirigentes sindicales se negaron a permitir que los miembros votaran hasta que rechazaron la cuarta oferta. La "pequeña facción de extremistas marxistas" en realidad está reflejando la voluntad de la mayoría por un contrato decente. A diferencia de la dirigencia, 80 miembros del sindicato de base enviaron una carta de agradecimiento a Sawant por su apoyo. El caucus de Peter J. McGuire está formado por miembros con una amplia variedad de posiciones políticas, ¡no una facción de marxistas!
Evelyn Shapiro, Secretaria Tesorera de los carpinteros, se hizo eco de Grant, refiriéndose a Sawant: “Hemos tenido al menos un funcionario electo que ha sido un defensor de [huelgas salvajes] y alentó eso, y no apreciamos ese tipo de aportes de los políticos ".

Este ataque ha perjudicado al movimiento de huelga. Ha dividido a los trabajadores cuando necesitan unirse contra el AGC. Este ataque es lamentable, pero era de esperar. Los dirigentes sindicales se preocupan por mantener el control de la huelga y promover la mayor paz laboral posible. Afirmaron que las huelgas "salvajes" ponían al sindicato de carpinteros en peligro financieramente. Esta fue la razón por la que cancelaron todos los piquetes oficiales el viernes 24 de septiembre. Los piquetes oficiales comenzaron de nuevo el día 27. A pesar de los ataques a los militantes, la presión de las huelgas “salvajes” obligó a los dirigentes sindicales a ganarse la solidaridad de otros sindicatos. ¡Las acciones del caucus de McGuire fortalecieron la huelga!

Esta huelga destaca varias lecciones para las y los trabajadores:

1) Cuando los líderes sindicales actúan de manera conservadora, los miembros deben organizarse independientemente para exigir más militancia. El caucus de Peter J. McGuire es un buen ejemplo de esto.

2) La paz laboral y las cláusulas de no huelga debilitan el poder de los sindicatos. El derecho de huelga permite a los trabajadores recortar ganancias, que es la mejor manera de ganar las demandas.

3) La solidaridad es clave para la victoria. ¡Los sindicatos deben respetar los piquetes de los demás! De hecho, todos los trabajadores de la construcción serían más fuertes si se abandonara el modelo de sindicato artesanal. ¡TODOS los trabajadores de la construcción de cualquier profesión deben estar en el mismo sindicato! De esta manera, una huelga puede parar inmediatamente cualquier lugar de trabajo sin negociaciones entre diferentes oficios. Hasta que eso suceda, todos los contratos deben expirar al mismo tiempo, para promover la probabilidad de huelgas cruzadas entre distintos oficios. Ésta es una de las razones por las que los carpinteros activistas quieren un contrato de tres años en lugar del contrato de cuatro años que ofrece AGC.

Debido a la organización de los trabajadores militantes y el apoyo que están recibiendo, ahora parece que los carpinteros ganarán un acuerdo mejor que la oferta que acaban de rechazar. ¡Todos los trabajadores del área de Seattle deben apoyar a los carpinteros!

*Steve Leigh es miembro de los Socialistas Revolucionarios de Seattle y de la Red Socialista Revolucionaria. (Seattle Revolutionary Socialists and the Revolutionary Socialist Network.)

Est artículo fue publicado originalmente en Socialist Resurgence.

Traducción: Gloria Grinberg




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias