×
×
Red Internacional

La UTA se mantiene en estado de alerta ante la falta de pago del aguinaldo que deberían haber cobrado la semana pasada. Anunciaron que irán al paro esta semana sino se cumple con lo pactado.

Lunes 21 de diciembre de 2020 | 15:27

Mientras tanto, la Municipalidad de Rosario evalúa una nueva fusión de líneas para reducir la circulación de kilómetros, lo que encubre un recorte de servicios y menos movilidad para los barrios de la periferia. Durante la tarde habrá una reunión de la comisión de seguimiento en la emergencia del transporte urbano de pasajeros, en la que va a participar representantes del gremio y luego harán una reunión de delegados en la sede de la UTA Rosario a partir de las 17 horas.

"Sin dinero no vamos a pasar las fiestas, que pensábamos que iban a ser tranquilas" declaró esta mañana Sergio Copello, titular de la UTA en referencia a la deuda que se mantiene con los choferes en cuanto al pago del aguinaldo que debería haber sido depositado la semana pasada. En este sentido, anunció que el sindicato podría anuncia un nuevo paro en las próximas horas. Además del pago del aguinaldo, exigen que se reconozca el aumento del 30 % de la paritaria.

Mientras tanto, la Municipalidad está evaluando un recorte de los servicios, una fusión entre distintas líneas para reducir la circulación en kilómetros. Si bien aún no hubo anuncio oficial al respecto, se espera a que pasen las fiestas para su anuncio. Y la Emergencia en Transporte de Javkin abre las puertas a nuevos ataques. Entre los trabajadores ya se habla de posibles despidos o retiros “voluntarios”, que no son otra cosa que despidos encubiertos. Y para los usuarios significa menos frecuencias y un peor servicio: desde el gobierno nacional habilitaron la suba del boleto y anuncian un posible precio escandaloso de 73,80 pesos, pese a que desde el 2015 lo aumentaron un 1000%.

Te puede interesar: Se aprobó la emergencia del transporte público de Rosario ¿Y la defensa del salario y los puestos de trabajo?

La movilización en las calles demostró que hay fuerzas y disposición para pelear. La pelea de los laburantes del volante es la pelea de todos trabajadores: hay que reclamarle a la CGT un paro regional en solidaridad para cobrar la totalidad de las deudas y terminar con los constantes atrasos y las amenazas de despidos.

Nuevamente hay que salir con una gran movilización de trabajadores junto a los usuarios para que no paguen ellos con el aumento del boleto. Así como unirse en la calle con los aceiteros que vienen de 12 días continuados de paralizar los puertos y las exportaciones a nivel nacional y con los jóvenes de Hey Latam que pelean contra 300 despidos en el call center.

Esta es la fuerza para pelear por una salida de fondo, terminando con los constantes atrasos en los sueldos y la incertidumbre sobre los puestos de trabajo. La crisis del transporte no pueden pagarla los usuarios tampoco con reducción de frecuencias o subas del boleto. Si los empresarios pese a recibir todos los meses subsidios millonarios no pueden garantizar salarios, puestos de trabajo y un servicio eficiente, y barato hay que pelear por un transporte público estatal, financiado con impuestos a los grandes empresarios, donde sean los propios trabajadores junto a los usuarios quienes controlen la calidad del servicio.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias