×
Red Internacional

EL SALARIO NO ES GANANCIA.Se juntaron Massa y la CGT: ¿qué acordaron sobre el impuesto al salario?

El oficialismo busca un gesto electoral hacia una porción de los trabajadores sindicalizados. La central obrera no da respuestas a la inflación y el costo de vida. El malestar de la clase trabajadora se siente desde abajo y el proyecto de Ganancias, que comienza a discutirse la próxima semana, no alcanza.

Esteban ArenaLic. en Comunicación Social - UBA

Martes 2 de marzo | 21:16
Imágen: Télam

Con la campaña electoral en la mira, el presidente de la cámara de Diputados, Sergio Massa, mantuvo un encuentro en la tarde de este martes con la cúpula de la Confederación General del Trabajo (CGT). Juntos analizaron los detalles del proyecto de ley que aumentaría el mínimo no imponible del mal llamado “impuesto a las ganancias”, que en 2020 afectó a 2,3 millones de trabajadores y trabajadoras.

Con esta iniciativa, el líder del Frente Renovador -parte del Frente de Todos- busca que el oficialismo capitalice el descontento de al menos una parte de esta enorme porción de trabajadores sindicalizados y jubilados que pagan el impuesto al salario. Una estrategia que le dio buenos resultados en la Provincia de Buenos Aires para las elecciones legislativas del 2013, cuando se presentaba como la alternativa peronista al kirchnerismo, y que se monta sobre las incumplidas promesas electorales de Mauricio Macri en 2015.

"Con la decisión política del presidente Alberto Fernández pudimos poner en discusión y habilitar su tratamiento en el parlamento para que menos del 10 % de los trabajadores argentinos paguen el impuesto a las ganancias", apuntó Massa en la conferencia de prensa posterior al encuentro con la CGT, al respecto del proyecto que la próxima semana comenzará a ser tratado en la Comisión de Presupuesto y Trabajo.

Aunque la medida representará un alivio para el bolsillo de aquellos trabajadores y trabajadoras que cobran menos de $ 150 mil en bruto y hoy pagan “Ganancias”, la propuesta no altera lo esencial de un sistema tributario altamente regresivo. La inmensa mayoría de la recaudación del Estado se basa en impuestos al consumo (IVA), pagados por toda la población más allá de su situación económica y social, permitiendo a los empresarios trasladar gran parte de la carga tributaria a los sectores populares.

Te puede interesar: Impuesto al salario: qué cambios habría y qué permanecería igual según el proyecto de Massa

Massa también explicó que el objetivo del proyecto es “poner en marcha la economía argentina” a partir de un “alivio fiscal que se transforma en una mejora del mercado interno y el consumo”. Sin embargo, la aguda situación económica de las familias trabajadoras también se ve afectada por una fuerte alza en la inflación y en el costo de la canasta básica.

De esto último la CGT nada dice y, por el contrario, dan su aval a los cambios propuestos desde el Gobierno como una forma de contener el descontento que viene desde la base de los sindicatos que la integran.

Para la central obrera, los problemas que comprometen al conjunto de la clase trabajadora, el acceso a una vivienda digna o los despidos en fábricas y lugares de trabajo no merecen siquiera un mínimo gesto de medida de lucha. El año pasado, los dirigentes de la burocracia sindical firmaron un acuerdo junto con el Gobierno y las patronales que permitió rebajar un 25 % los salarios y avalar suspensiones, en medio de una pandemia donde los trabajadores y trabajadoras más precarizados vieron afectados fuertemente sus ingresos y condiciones de empleo.

Te puede interesar: No los frena la pandemia: el Gobierno homologó el acuerdo para rebajar salarios y suspender

En la reunión participaron Carlos Alberto Acuña (FOESGRA), Héctor Ricardo Daer (Sanidad), Mario Calegari (UTA), Roberto Carlos Fernández (UTA), Roberto Santiago Solari (SUGARA), Daniel Vila (UTCYDRA), Gerardo Martínez (UOCRA), Jorge Sola (Sindicato del Seguro), Oscar Rojas (SOMRA), Carlos Sueiro (SUPARA), Omar Maturano (La Fraternidad), Argentino Geneiro (UTHGRA), Carlos Frigerio (FATCA), Luis María Cejas (FUBA), Victor Santa María (SUTERH), Sergio Romero (UDA), Hugo Benítez (OAT), Julio Piumato (UEJN), Sergio Sasia (Unión Ferroviaria), Guillermo Moser (FATLyF), Armando Cavalleri (FAECYS), Rodolfo Daer (STIA) Andrés Rodríguez (UPCN), Pablo Biró (APLA) y José Luis Lingeri (SGBATOS).

La inacción de la CGT ante los atropellos de los empresarios y las precarias condiciones de vida se contrapone con las luchas que comienzan a sentirse desde abajo, como la toma del frigorífico Arrebeef contra la amenaza de cierre; o la del call center Hey Latam, decidida por los trabajadores y trabajadoras para preservar sus puestos. Los y las docentes de Buenos Aires, Santa Cruz, Jujuy, Tucumán, Tierra del Fuego, Mendoza, Chaco y La Pampa protagonizaron movilizaciones y paros contra el retorno inseguro a las clases y por su situación salarial.

Son ejemplos del malestar que recorre a la clase trabajadora, pero también de una autoorganización y coordinación que si se generaliza puede mostrar el camino para pelear por una salida obrera a la crisis.

Te puede interesar: [Video] Crónica de una semana de ocupaciones obreras




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias