×
Red Internacional

El jueves pasado la legislatura rionegrina aprobó una ley para regular e intervenir en los convenios laborales con los gremios estatales. Mientras ATE apoya, los trabajadores de la salud organizados en el nuevo gremio ASSPUR lo rechazan por que los deja afuera de la mesa de negociación.

Cecilia CarrascoDocente de Ciencias de la Educación.

Domingo 2 de mayo | 22:35

A través de un proyecto de ley impulsado por el legislador Lucas Pica, del bloque de Juntos Somos Río Negro, el gobierno intenta ningunear el reclamo de los trabajadores autoconvocados de la salud. La ley sancionada el jueves, en la segunda sesión del año, busca regular las discusiones colectivas de trabajo reconociendo sólo a los sindicatos que cuenten con personería gremial, dejando por fuera a los más de 600 inscriptos en el nuevo sindicato ASSPUR.

Mientras ATE, el gremio con más afiliados en la provincia hizo una vigilia en apoyo a la ley, reivindicándola: “por primera vez vamos a discutir nuestros derechos y obligaciones en un plano de igualdad con el Estado. La ley de convenciones pone fin a años de discriminación, crea ámbitos de participación e impulsa el diálogo como la herramienta para resolver los conflictos”; los autoconvocados agremiados en ASSPUR, se movilizaron para rechazarlo, ya que los dejaría afuera de las mesas de negociación al no contar con el reconocimiento gremial, que otorga el mismo Estado que hoy por hoy se rehúsa a escuchar el reclamo de los y las trabajadoras de la salud en un contexto donde se acrecientan los problemas sanitarios devenidos de años de desinversión en el sector.

Te puede interesar: Hospitalarios de Río Negro protestarán en las rutas y ciudades

Al respecto, trabajadores y trabajadoras de la salud fueron consultados por La Izquierda Diario para dar cuenta de su opinión; Alejandra es delegada de ASSPUR del hospital de Cipolletti y plantea: "el oficialismo impulsó esta ley en la que nosotros quedamos afuera porque dice que el convenio colectivo de trabajo será aprobado por los gremios oficiales que son ATE y UPCN y el gobierno. Entonces nosotros pedimos la modificación para que los gremios con simple inscripción como nosotros podamos participar.”(…) “nosotros queremos tener derecho a participar de la elaboración de nuestro convenio de salud y ellos no nos dejan participar de eso”.

El proyecto de JSRN aprobado por mayoría y respaldado por la conducción de ATE, es un ataque a las organizaciones opositoras, a los sindicatos “simplemente inscriptos" que muchas veces surgen como respuesta al hartazgo con las direcciones verticalistas, que lejos de promover la democracia interna, con asambleas, delegados elegidos por sus compañeros y la independencia del Estado, las limitan a su mínima expresión.

Una muestra de ese descontento con las burocracias sindicales, son los autoconvocados de salud, que después de rechazar el miserable aumento que acordó la dirigencia de ATE y UPCN con el Gobierno de Arabela Carreras, se dispusieron a luchar y organizar un nuevo sindicato. Sin embargo, a pesar de contar con la personería de FesProSa y estar inscripto como sindicato, contar con el aval de cientos de trabajadores en la provincia, con esta ley quedarían por fuera de las discusiones.

En ese marco, el nuevo sindicato de salud promueve una iniciativa para juntar firmas solicitando la modificación del articulado, para posibilitar a los sindicatos simplemente inscriptos, la participación de las mesas paritarias, de convenios colectivos, y otras instancias.

El gobierno busca fortalecer a la desprestigiada burocracia sindical, como forma de asegurar un mínimo de orden en las calles y mantener los conflictos laborales en la órbita de reuniones donde no se expresan los intereses de las y los trabajadores, de las asambleas ni de los cuerpos de delegados, sino el de las conducciones que cada día están más alejadas de las necesidades de las y los trabajadores y más alineadas con los intereses de la casta gobernante y sus intereses.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias