Política

¡APARICIÓN CON VIDA YA!

Santiago Maldonado, el desaparecido que el Gobierno no quiere encontrar

A una semana de la represión a la comunidad mapuche en Chubut, el joven sigue sin aparecer. La operación estatal, con ayuda de varios medios, puede ser un peligroso búmeran para Macri.

Daniel Satur

@saturnetroc

Martes 8 de agosto | Edición del día

Foto Enfoque Rojo

El del joven desaparecido desde hace una semana en Chubut, a manos de la Gendarmería Nacional, se transformó en un caso testigo donde cada actor involucrado queda pintado de cuerpo entero.

La reacción inmediata de los más diversos organismos de derechos humanos saliendo a la calle e identificando de entrada el caso con una desaparición forzada de persona a mano del Estado, es directamente proporcional al cinismo y el intento de encubrimiento orquestado desde los funcionarios de Cambiemos y sus medios aliados.

Como viene informando este diario, desde la arbitraria detención de Facundo Jones Huala, referente de la comunidad mapuche Lof Cushamen de Chubut, los gobiernos nacional y provincial están produciendo una batería de hechos de suma gravedad. La desaparición de Santiago Maldonado no es más que un capítulo extremo de esa sistemática persecución estatal a los pueblos originarios y una profundización en la criminalización de la protesta social.

En el acto de este lunes frente al Congreso Nacional (replicado con concentraciones en las ciudades más importantes del país) se denunció con claridad que “la desaparición de Santiago se da en el marco de una tremenda represión en la provincia de Chubut contra la comunidad mapuche que reclama su derecho a ocupar sus tierras ancestrales”. El documento leído por el Encuentro Memoria Verdad y Justicia denunció que “desde comienzos de este año el Gobierno provincial y el Gobierno nacional han desplegado una cacería de brujas sobre el pueblo mapuche en defensa de los usurpadores de sus tierras, como el empresario Benetton”.

En esa declaración también se recordó que “el jefe de Gabinete del Ministerio de Seguridad y exdefensor de genocidas Pablo Noceti justificó la brutal represión
y acusó de terroristas a los miembros de la comunidad y a quienes los apoyan”.

Las declaraciones de los funcionarios macristas alrededor del caso demuestran el objetivo represor y criminalizador de la Casa Rosada para con la lucha mapuche. Tan cebados están desde el Gobierno en el asunto que ni siquiera repararon en el efecto búmeran que puede tener para ellos la bochornosa negación de lo evidente: que la Gendarmería se “chupó” a un joven en la Patagonia. De allí que Patricia Bullrich y sus segundas líneas se abocaron a decir barbaridades tales como que no saben “si Santiago estaba en esa protesta” o que “la familia de Santiago y los mapuches no colaboran” en la investigación.

[VIDEOS] Acto por la aparición de Santiago Maldonado: “El Gobierno es responsable”

Que rindan cuentas

Los hechos cobraron una relevancia inesperada para Macri y sus cómplices, más que indeseada a pocos días de las elecciones. En la tarde de este lunes, mientras finalizaban las concentraciones por la aparición de Maldonado, dos malas noticias se sumaban para el oficialismo.

Por un lado, el Comité contra la Desaparición Forzada de Personas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) le hizo llegar al Gobierno argentino su preocupación por la integridad física y psicológica de Santiago. Y le exigió al Estado que adopte “una estrategia integral y exhaustiva” para su búsqueda y localización, tomando “todas las medidas urgentes que sean necesarias” y teniendo particularmente “en cuenta los datos proporcionados por los miembros de la comunidad mapuche Pu Lof” que sufrieron la represión junto al joven.

Por otro lado, la oposición a Mario Das Neves presentó un proyecto en la Legislatura de Chubut para que se convoque este jueves al ministro de Gobierno provincial, Pablo Durán, para que informe “qué acciones concretas impulsó” la gestión de Mario Das Neves “para la búsqueda del desaparecido” y que “relate los hechos en los que se produjo la desaparición” y “cuál fue la participación que tuvo en el mismo la Policía de la Provincia y la Gendarmería Nacional”. Este hecho demuestra que el consenso del régimen político en la persecución sistemática a los pueblos originarios no es eterno, sobre todo cuando la brutalidad cruza límites poco soportables.

Operación judicial

Desde que se conoció la denuncia del secuestro de Santiago, la justicia federal con asiento en Chubut le dio letra al gobierno de Mauricio Macri para intentar despegar a la Gendarmería y transformar el caso en una de esas “incógnitas” de las que hablaba Jorge Rafael Videla cuando le preguntaban por los desaparecidos.

El domingo, desde el Juzgado Federal de Esquel a cargo del juez Guido Otranto se informó que “no se ha corroborado que Santiago Maldonado haya sido detenido por la Gendarmería Nacional Argentina en el procedimiento” del martes 1° en la zona habitada por la comunidad mapuche. A su vez se aseguró que “los vehículos que participaron en ese procedimiento [y donde habría sido trasladado el joven detenido] han sido tempranamente identificados y quedaron resguardados” para ser sometidos “a los estudios periciales”.

Por si fuera poco desde el Poder Judicial se acusó a la comunidad mapuche de no permitir a la Prefectura Naval (a cargo de investigar el paradero de Maldonado) realizar los rastrillajes con perros e incluso de haber entorpecido la investigación entregando ropa del joven que no servía y brindando información incompleta que impide avanzar con la búsqueda. Por poco no se acusó a los propios reprimidos de ser culpables de la desaparición de quien estaba junto a ellos.

La coartada judicial favorable a la Gendarmería, reproducida por el Ministerio de Seguridad de la Nación, fue desmentida nada menos que por el defensor público federal de Chubut Fernando Machado, quien denunció ante varios medios que las camionetas que actuaron en el operativo habían sido lavadas y dejadas “impecables” antes de ser periciadas, que los perros sí rastrillaron todo el perímetro el sábado (o sea, antes del comunicado del juzgado que decía lo contrario) y que los testimonios de quienes sufrieron la represión no dejaban lugar a dudas de que Maldonado estuvo en el lugar y allí se lo vio por última vez.

Ni siquiera la hipótesis de que Santiago se hubiese ahogado en el río (difundida desde el juzgado) sería verosímil. El defensor Machado asegura que la profundidad máxima del curso de agua en la zona no supera el metro y medio.

Operación mediática

La trama que se teje alrededor del caso tiene un componente que hasta el momento parece menor pero juega un rol central. Los grande medios de comunicación nacionales, en su afán de proteger al gobierno de Cambiemos, se sumaron a la movida con operaciones que rozan el bochorno.

El viernes a la mañana, minutos antes de que organismos de derechos humanos hicieran una conferencia de prensa en Buenos Aires denunciando la desaparición de Maldonado, un hecho tan violento como curioso ocurrió a cien metros del Obelisco. Las crónicas policiales dirían que una veintena de forajidos encapuchados destrozaron a piedrazos y tiros la sede de la Casa de Chubut, ubicada en Sarmiento 1172. Los atacantes incluso le arrojaron pintura en la cara a empleadas y escribieron en las paredes consignas a favor de la comunidad mapuche.

Obviamente la autoría del hecho fue adjudicada, desde La Nación hasta Cónica TV, a los “terroristas” de RAM (Resistencia Ancestral Mapuche). Sin embargo, curiosamente, no hubo detenidos. Tampoco circularon fotografías o videos que mostraran a los forajidos en acción. Y, muy sospechosamente, no hay un solo registro de las múltiples cámaras de seguridad callejeras existentes en la zona que muestre la huida de los violentos defensores de los pueblos originarios. Se insiste, todo ocurrió a cien metros del Obelisco.

El hecho, de amplia difusión, fue abordado el domingo en el programa “Periodismo Para Todos” de Canal 13,. Allí Jorge Lanata presentó un informe con entrevistas en Chubut y en Buenos Aires donde reprodujo el discurso oficial, demonizó temerariamente a Jones Huala y sus hermanos y minimizó la desaparición de Santiago Maldonado. “Vuelve la violencia política”, dijo el conductor en la presentación del informe. No se refería, naturalmente, al saqueo sobre los pueblos originarios cometido por Benetton, el amigo presidencia Joe Lewis y tantos otros terratenientes contra las comunidades indígenas.

Pero la cosa no terminó ahí. En el anochecer del lunes, luego de que la masiva concentración frente al Congreso fuera ninguneada por casi todos los móviles de TV, las cámaras se encendieron para mostrar “incidentes” entre la Policía y un grupo de supuestos “anarquistas” allí donde minutos antes se había exigido la “aparición con vida ya de Santiago”. Los cronistas relataron que, tras el acto, las fuerzas de seguridad y los móviles periodísticos comenzaron a ser agredidos por encapuchados al grito de “¡viva la anarquía!”. Según constató este diario, los hechos se produjeron cuando no quedaba ya nadie en la concentración. Sin embargo los grandes medios relacionaron sin dudar los “incidentes” con la manifestación por Santiago. Nada curioso.

Que aparezca y después hablamos

Andrea Antico, cuñada de Santiago Maldonado, respondió a los funcionarios nacionales que intentan de mil maneras esquivar su responsabilidad sobre la desaparición del joven. Ante la pregunta del sitio Infobae dijo que “los testimonios que nos han llegado indican todos que fue llevado por Gendarmería. Y los mapuches no fueron citados a declarar para dar cuenta de los sucesos. Hay irregularidades en las pericias con las camionetas de Gendarmería, lavadas para no dejar rastro y, por el contrario, la pericia realizada con el perro adiestrado indica que Santiago no salió del perímetro de la comunidad. Es decir, fue llevado”. Y le reclamó al juez Otranto que, “antes que nada, aparezca Santiago. Luego discutimos todo lo demás”.

Nora Cortiñas, Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora, habló frente al Congreso. “Hacen desaparecer una persona y te lo niegan. Te dicen que no está en ningún lado. Mintiendo, como pasó con Julio López. Ojalá que no termine con el mismo final del caso López”, reflexionó. Así, inevitablemente, la incansable luchadora relacionó el caso de Chubut con el del testigo del juicio a Miguel Etchecolatz, desaparecido en 2006. Y no lo relacionó sólo por ser desaparecidos, sino por el accionar del Estado en ambos casos. Ayer fue el gobierno de Néstor Kirchner. Hoy el de Mauricio Macri. Cambian los colores, los modus operandi no.

Myriam Bregman, la referente del Frente de Izquierda que fuera abogada de Julio López, también habló. “Nuevamente las fuerzas de seguridad del Estado involucradas. Nuevamente desde el Estado tratando de negar el hecho, tratando de exculparse a sí mismos y no dando respuestas”.

“Que aparezca Santiago”, dijeron ayer familiares del joven y referentes de organismos de derechos humanos. Que aparezca y después hablamos.








Temas relacionados

Santiago Maldonado   /    Pu Lof en Resistencia de Cushamen   /    Desaparecidos   /    Pueblo Mapuche   /    Encuentro Memoria Verdad y Justicia   /    Pueblos originarios   /    Gendarmería   /    Libertades Democráticas   /    Chubut   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO