ELECCIONES 2015

Santa Fe: triunfó el PRO, la izquierda denuncia graves irregularidades

En Santa Fe el PRO se impuso al Frente Cívico y Social. El FpV se ubicó tercero. La izquierda realizó una buena elección pero denuncia maniobras fraudulentas en el escrutinio.

Martes 21 de abril de 2015 | Edición del día

En medio de unas elecciones sumamente polarizadas, el Frente de Izquierda y de los Trabajadores obtuvo un importante resultado. A las trabas proscriptivas impuestas por la reforma electoral se suman ahora las irregularidades por parte del Tribunal Electoral de la provincia en el recuento de votos, que dejarían afuera al Frente de Izquierda por pocos votos en la categoría de gobernador y diputado provincial.

Las elecciones en la provincia de Santa Fe se desplegaron en el marco de una profunda polarización entre el Frente Progresista y el PRO. Como era de esperar, la mayoría de los votos se dividieron entre estas dos coaliciones. Frente a un peronismo que no logra una conducción que unifique la diáspora de caudillos locales, y un Frente Progresista desgatado por la crisis narco policial que salpica a esferas del Estado provincial, Miguel Del Sel se arrogó el primer lugar (32,2%). El PRO volcó todo su peso en estas elecciones. El resultado de la provincia de Santa Fe era fundamental en la carrera presidencial de Macri.

Al primer puesto de Miguel Del Sel en la categoría de gobernador, se le suma el de Anita Martínez como candidata a intendenta en Rosario. Si bien como espacio político, el Frente Progresista ganó la elección a intendente en la principal ciudad de la provincia, los votos obtenidos por el PRO superan a los obtenidos por la actual intendenta que se presenta para la reelección.

Sin embargo, detrás de la polarización Frente Progresista-PRO se esconde en realidad una agenda corrida a derecha por las principales coaliciones de los partidos tradicionales que gobiernan la provincia desde hace más de treinta años.

Una importante elección del Frente de Izquierda

En el marco de una elección donde la mayoría de los votos se repartieron entre dos coaliciones, el Frente de Izquierda realizó una importante elección. Entre ellas se destaca la elección de Virginia Grisolía a la categoría de concejal con cerca de 17.000 votos, que la ubica en una buena posición para pelear una banca en las elecciones generales en la localidad de Rosario. También se destaca la elección de Daniela Vergara como candidata a senadora por el departamento de Rosario, obteniendo más de veinte mil votos.

En las elecciones a cargos ejecutivos, como las de gobernador, el Frente de Izquierda ha realizado importantes avances. Si se toman los datos de las elecciones del 2011 donde el espacio de la izquierda obtuvo cerca de 11.000 votos, en éstas el Frente de Izquierda, que llevó a Octavio Crivaro como candidato, más que triplicó aquella performance, quedando cerca de los 38.000 votos necesarios para pasar las PASO. A su vez, María Elena Molina, pre candidata a diputada provincial por el FIT, quedó a escasos votos de superar el piso proscriptivo. El fraude realizado contra estas dos candidaturas es lo que por el momento impiden que se presenten a las elecciones generales.

Por su parte el Frente Social y Popular realizó una buena elección en diputados provinciales, llevando al periodista Carlos Del Frade como candidato. No obstante, en las categorías a gobernador, a intendente y concejal a Rosario no llegaron al 1.5% de votos del padrón necesarios para superar las PASO.

Mecanismos fraudulentos contra la izquierda

Estas elecciones arrojan también serias irregularidades y ya existen denuncias de fraude por parte tanto del FIT, como también del Frente Popular y Social. El Frente Progresista (PS y aliados) apela una vez más a la tradición reutemista. Esta escena ya es conocida en la provincia: “caídas” en el sistema de carga, votos que no aparecen, urnas que no se cuentan.

Desde el Frente de Izquierda denuncian importante irregularidades. A pocos votos de llegar al piso proscriptivo mientras se escrutaba el último 3% de las mesas, no se registró un solo voto para el FIT. Esta información se contradice con la información proporcionada por los fiscales de la izquierda, que cubrieron alrededor de un 50% de las mesas de la provincia. En todas ellas se registraron votos válidos para el Frente de Izquierda. Sospechosamente, según el escrutinio oficial, no se registraron votos para esa fuerza ni para el resto de las fuerzas con un perfil político similar.

Las irregularidades no concluyen aquí. El Tribunal Electoral en su página informa que se escrutaron el 100% de las mesas. Sin embargo al momento de cotejar las actas de escrutinios del Frente de Izquierda con las manejadas desde el Tribunal Electoral, el sitio oficial informa que “el telegrama de la mesa solicitada no fue recibido para el escrutinio provisorio”. De esta forma, mesas que supuestamente están escrutadas, no cuentan con el acta correspondiente que lo certifique.

A esto hay que sumarlo que el ministro de gobierno, Rubén Galassi, informaba a las 17hs que había votado más del 70% del padrón total, un 75% en la ciudad capital y un 69% en Rosario. Unas horas más tarde, en el escrutinio provisorio, esa cifra descendía misteriosamente. En la ciudad de Rosario había decrecido un 10%, alrededor de 74.000 personas, mientras que en Santa Fe esa cifra descendía cerca de un 13%, alrededor de 37.000 santafesinos. Es decir que se encuentran fraguados los votos de más de 136.000 personas.

Esta práctica fraudulenta viene a completar la reforma impuesta desde el gobierno provincial y el peronismo, que exige para pasar a las elecciones generales el 1.5% del padrón total de votantes. Es decir que las fuerzas políticas se miden en razón de las personas que no ejercen su voto, en lugar de aquellas que efectivamente si lo hacen.

Además de los candidatos del Frente de Izquierda, como Crivaro y Molina, el Frente Social y Popular y el candidato Carlos Cossia denunciaron estas irregularidades. Por su parte, el resto de las fuerzas de izquierda, como el Frente de la Ciudad Futura de Juan Monteverde, aún no se han pronunciado sobre las graves irregularidades en el escrutinio que afectan a numerosas fuerzas políticas.

En el marco de una elección corrida a derecha por parte de los partidos tradicionales de la provincia, sumado a las maniobras proscriptivas y fraudulentas, las elecciones santafesinas se vienen convirtiendo en el paradigma de una de las elecciones más antidemocráticas del país. La exigencia por el recuento definitivo de votos, que está realizando la izquierda, se convierte en una instancia fundamental para derrotar estas trampas.

Ver: Graves irregularidades en las elecciones de Santa Fe







Temas relacionados

Frente Cívico y Social   /    Elecciones 2015   /    PRO   /    Santa Fe

Comentarios

DEJAR COMENTARIO