×
×
Red Internacional

Más de 20 escuelas sin gas, agua o electricidad en la ciudad de San Nicolás. Comenzó la temporada de temperaturas bajas pero miles de estudiantes no cuentan con calefacción. La Agrupación Marrón Docente señala la responsabilidad de los gobiernos, propone movilizar y exige a los sindicatos que encabecen la pelea.

Lunes 23 de mayo | 14:29

En varias instituciones educativas de San Nicolás, de todos los niveles, está puesta en cuestión la continuidad de las clases por falta de gas, luz o electricidad. Ya empieza el primer invierno con presencialidad plena desde el inicio de la pandemia, pero después de más de dos años, muchos edificios siguen sin los arreglos estructurales necesarios para la instalación de los medidores. Son miles de estudiantes y docentes que sufrirán el frío o tendrán suspendidas las clases, en escuelas tan importantes como el Colegio Normal, el Nacional, la Comercial de Somisa, y las Técnicas 2 y 3, entre muchas otras. Ni las autoridades de Inspección ni el Consejo Escolar ofrecen otra salida.

Están surgiendo varias iniciativas desde las escuelas para sobrellevar el momento, como caloventores individuales, colectas para comprar estufas eléctricas y petitorios. También se publicita la multinacional Siderar donando pintura para reformas menores en establecimientos donde, a fin de cuentas, es la propia comunidad educativa la que se pone al hombro el trabajo. Las familias trabajadoras saben que estas migajas de Paolo Rocca no son nada al lado de la explotación y precarización con la que amasan fortunas en la fábrica.

La agrupación Marrón Docente de San Nicolás señala en un comunicado que “la responsabilidad es por entero del Estado, que desfinancia sistemáticamente la educación pública. El gobierno de Axel Kicillof dejó pasar dos años sin haber volcado los recursos necesarios para resolver los problemas estructurales de las escuelas que se acumulan desde las gestiones de Vidal y Scioli. También le cabe la responsabilidad al gobierno municipal de Manuel Passaglia, que subejecuta el prespuesto educativo y desvía los fondos de las escuelas para fines electorales o incluso para pagarle millones de pesos al hermano del intendente. Así llegamos a esta situación precaria en la que cientos de docentes y estudiantes tienen que sufrir frío. Se suma que por la falta de gas tampoco pueden funcionar las cocinas de los comedores escolares, por lo que se sirven viandas que están lejos de cumplir con las necesidades nutricionales infantiles.”

Además, proponen “la organización desde abajo con asambleas en todas las escuelas para exigir que se garanticen los derechos laborales y educativos. Es una crisis que no se va a resolver sin una pelea de fondo. Tenemos que obligar al Estado a que disponga de los medios necesarios para solucionar los problemas de infraestructura de todas las escuelas. Acá hay recursos pero se los llevan los subsidios a empresarios como Rocca y el pago de la deuda externa. Es hora de dar vuelta todo: plata para educación, salud, vivienda y trabajo; ni un peso para el FMI."

La Marrón Docente culmina su comunicado exigiendo a las conducciones del Frente de Unidad Gremial Docente que se pongan a la cabeza de este reclamo. Y llaman a "la unidad de la comunidad educativa, entre docentes, alumnos y sus familias, desde todas las escuelas, con los sindicatos y centros de estudiantes al frente. Que puedan llevar adelante acciones para visibilizar el conflicto, que la denuncia se haga pública con movilizaciones a Consejo Escolar, y que se resuelva esta crisis con condiciones dignas para trabajar y estudiar.”




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias