×
×
Red Internacional

Trabajadoras y trabajadores de planes sociales frenaron ola de suspensiones y despidos, promovida desde el Gobierno provincial de Alberto Rodríguez Saá, por supuestas “incompatibilidades” con planes sociales nacionales.

Viernes 11 de febrero | 16:07

En una semana marcada por la Jornada Nacional de Lucha (#8F) contra el Pacto del Gobierno de Alberto Fernández y Cristina Kirchner con el FMI, trabajadoras y trabajadores de planes sociales provinciales (Plan Solidario) junto a diversas organizaciones frenaron el avance del ajuste del Gobierno encabezado por Alberto Rodríguez Saá, evitando una ola de suspensiones y despidos en el marco de una situación económica y social de crisis que afecta enormemente a las familias trabajadoras de San Luis.

Cientos de trabajadoras y trabajadores, que tienen como único ingreso el Plan Solidario provincial y el Plan Potenciar nacional ($38.000 en total), fueron a tal punto víctimas de la desidia gubernamental y del desinterés de funcionarios políticos (en este caso, del Ministerio de Desarrollo Social provincial) que no solo casi pierden su trabajo, sino también su obra social. Y todo ello, por supuestas “incompatibilidades” con planes sociales nacionales.

De no haberse organizado y movilizado hasta las puertas de aquél Ministerio, las suspensiones y los despidos hubieran pasado lisa y llanamente. Pero la fuerza y la unidad de las familias afectadas junto al apoyo de diversas organizaciones, le pararon la mano al Gobierno provincial, logrando la inmediata reincorporación a sus trabajos.

En una de las concentraciones y movilizaciones (10 de febrero), desde La Izquierda Diario, pudimos conversar con una de las trabajadoras afectadas. Esto nos comentó:

“Hoy nos reunimos porque nos hemos encontrado con muchas bajas de Pañuelos Solidarios y Potenciar Trabajo; nos encontramos con que son incompatibles, pero cuál es el problema, que - en mi caso - hace tres años que estoy cobrando esos planes, tengo siete hijos, soy madre soltera, no tengo otra entrada y jamás les he fallado. He cumplido todo lo que me han pedido”.

“Dicen que para no ser indigente tenemos que cobrar $80.000 y con los planes no llegamos ni a la mitad. Nosotras en este plan trabajamos, hacemos copa de leche, tenemos cuadrilla de limpieza, escuelita de futbol, siempre incluyendo a los niños, somos una curita a lo que está pasando en la sociedad. Estoy muy mal, que te llamen para decirte que te dan de baja cuando nunca he tenido problemas, me parece muy injusto”.

“El Señor Gobernador dijo que se podía trabajar en el sector privado e íbamos a seguir cobrando porque sabía que no alcanzaba para la comida. A nosotros nos está tocando la comida de los niños, justo ahora que comienzan las escuelas, y no tengo para comprarles las cosas y no quiero salir a pedir. Me siento muy mal por mis compañeras que se rompieron el lomo en la pandemia, trabajando en seguridad y limpieza, circulaban apenas con una autorización y no faltaron nunca a su trabajo”.

“Nos sentimos decepcionadas porque, según el Alberto, la prioridad son los pobres, pero claramente está demostrando otra cosa, está demostrando que no le interesamos nada, ni siquiera los niños, le está tocando el dinero a ellos. Vamos a seguir luchando, porque así se hace en lucha. Todas somos madres solteras, no tenemos nuestras parejas que nos ayuden, todas estamos en situación de vulnerabilidad”.

“Los planes nacionales no le afectan al Gobernador, pero él sí afecta a personas que están pasando necesidades. Si al Señor Gobernador le molesta que nosotros cobremos ambos planes, ¿por qué no nos da un trabajo genuino?”.

¡Que alguien se atreva a decirle a esta laburante y a sus compañeras y compañeros que no les sirve organizarse y luchar!

Esta situación da la razón a quienes decimos que, en vez de destinar millones de dólares y de pesos al pago de una deuda externa ilegal, ilegítima y fraudulenta, y al pago de los acuerdos con el Fondo Monetario Internacional (FMI); todo ese dinero debería destinarse en la generación de trabajo formal, genuino, con plenos derechos laborales, sociales y jubilatorios, y con un salario acorde al costo de la canasta familiar.

De aquí la necesidad de organizarse y luchar contra la deuda externa, el pacto del Gobierno nacional con el FMI, el ajuste y los tarifazos, y por trabajo genuino para todo el pueblo trabajador.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias