Sociedad

MEGAMINERÍA CONTAMINANTE

San Juan: tras la represión, la Asamblea sigue luchando “por el agua pura y por la vida”

Desde Jachal habla un representante de la Asamblea ambientalista. Cuenta cómo siguen después del brutal desalojo y denuncia a la Barrick Gold y al gobierno de Gioja.

Ruth Werner

@RWlaruta99

Sábado 24 de octubre de 2015 | Edición del día

En el día de ayer a las 4 de la madrugada fue desalojado el corte de los vecinos de Jachal que manifestaban contra la megaminera contaminante, la Barrick Gold.

La empresa canadiense es una de las diez mayores mineras del mundo y Veladero, la mina de oro que se encuentra en San Juan en la localidad de Jachal, una de las más grandes. En septiembre crecieron las protestas por el derrame de un millón de litros de agua cianurada en ríos sanjuaninos. Todo el pueblo de Jachal apoya la lucha de su Asamblea y ha venido sumándose a las manifestaciones. La bronca contra la megaminería a cielo abierto y la impunidad con que actúa la multinacional viene creciendo. Los manifestantes han recibido el apoyo y la solidaridad de vecinos de toda la provincia de San Juan, de Mendoza y de todo el país.

La represión de ayer habrá podido desalojar el corte de los compañeros que resisten contra la Barrick Gold, pero existe en Jachal la firme decisión de continuar la lucha. Lo que está en juego para ellos es el agua, la vida misma.

Fue duro el ataque de los gendarmes y los infantes, veintitrés manifestantes fueron detenidos y varios de ellos heridos. Las fuerzas represivas actuaban bajo las órdenes del gobernador, José Luis Gioja, uno de los apoyos más importantes del candidato presidencial del Frente Para la Victoria, Daniel Scioli.

Gioja es un sirviente de la empresa canadiense. Semanas atrás no dudó en “indultarla”. Con Scioli de visita en la provincia, levantó la suspensión a la empresa.
El fallo de la justicia sanjuanina fue revocado y los responsables del “megacrimen" ambiental pueden volver a producir con cianuro.

Un vecino de Jachal relató a La Izquierda Diario cómo está la situación, los pasos a seguir y cómo se preparan. Se trata de Ramón Cabanay, uno de los detenidos, quien primero aclara orgulloso que su apellido es originario y además, es miembro de la Asamblea: “Estuve en el corte, ya han liberado a todos, yo fui el último en ser liberado. Los heridos, estamos todavía recuperándonos, las mujeres son las que han sido más heridas, en este caso fueron las más agredidas”.

Hay dos mujeres internadas todavía por los golpes recibidos durante la represión, “una señora de 50, 55 años y una chica de 23”, informa Ramón.

El bloqueo del yacimiento llevaba un día. Ramón cuenta que habían “elevado un petitorio al gobierno para que nos diera una respuesta. En el petitorio pedíamos que se diera un informe de la situación, que se le informara a la población en qué estado estaba el agua, cuáles eran las consecuencias y qué podían hacer de momento para sanear esa situación. Porque el agua está contaminada. Eso lo sabemos y no están dando medidas de precaución, no están dando absolutamente nada. Es un silencio cómplice, cómplice del gobierno provincial, cómplice de la empresa extractivista contaminante que tenemos”.

El petitorio presentado nunca fue respondido. “Esa es la estrategia del gobierno”, dice Cabanay, “para tratar de desgastarnos y para que de esa forma la Asamblea desista de la lucha y se desintegre totalmente. Pero lo que está logrando es todo lo contrario, que cada vez nos unamos más. Nosotros le habíamos dado 24 horas para que nos respondan el petitorio pero nunca respondieron y por eso tomamos la medida. El viernes tomamos la medida del acampe y ya estaba organizado el tema del corte. Lo realizamos inmediatamente al no obtener respuesta”.

El Juez de Jáchal Pablo Oritja fue quien emitió la orden de desalojo. Oritja es el mismo juez que había tomado la decisión de levantar la suspensión de actividades con cianuro en Veladero. “La justicia dijo que estábamos en una propiedad privada en el corte. Pero nosotros entendemos que nuestro país no es una propiedad privada. Estábamos a 200 km del proyecto justo en la entrada de un camino al lado de un pueblo y ahora es de ellos, de Barrick, imagínese todo lo que es de ellos, todo lo que le han vendido. Tienen un país para ellos, manejan todo, ahí no entra nadie” denunció Cabalay.

Hace algunos días se conocieron los resultados de un análisis que realizó la Universidad Nacional de Cuyo y que halló en el río La Palca la presencia de manganeso, aluminio, boro y arsénico, entre otras sustancias. Los elementos químicos encontrados superan, en todos los casos, los niveles permitidos. El gobernador Gioja calificó de "falso", "dañino" y de "mala fe" al documento elaborado por la universidad mendocina, afirmando que con ese tipo de investigaciones se está afectando a la provincia.

“Nosotros tenemos estudios, porque los hemos hecho como Asamblea, es el pueblo quien pidió esos estudios. Sabemos el resultado pero si nosotros lo hacíamos público quedábamos como que se escuchaba una sola voz y se iba a dudar si lo que nosotros decíamos era verídico o no. Por eso necesitamos que el gobierno nos dé informes de los análisis anteriores al derrame para ver cómo estaba el agua, para hacer comparaciones de valores.Nunca nos dieron nada y siguen escondidos ahí, acobachados”.

La presencia de metales pesados en el agua de los ríos es un peligro concreto que atenta contra la salud del pueblo de Jachal. “Son metales pesados que son acumulativos. El mercurio genera leucemia en la sangre. El plomo y el aluminio provocan cáncer. Además esos metales tienen arsénico que en grandes cantidades es venenoso, también producen cáncer. Son metales que producen enfermedades terminales. El agua tiene manganeso, tiene boro, tiene arsénico, tiene plata, tiene cobre y tiene hierro. Los metales como el cobre y el hierro son tan malos como los otros, el manganeso, el mercurio, el plomo y el aluminio que hay en grandes cantidades”.

Ramón Cabalay concluye: “La lucha sigue, el lunes nos vamos a reunir en la asamblea para tomar determinaciones. Pero acá decimos una cosa, gane quien gane el domingo en las elecciones se va a tener que hacer cargo de esta situación. Nosotros vamos a estar todos los días frente a la puerta de la municipalidad hasta que nos den una respuesta”.

Como dicen los compañeros de la Asamblea de Jachal, “vamos a seguir resistiendo contra estas bestias que envenenaron nuestro pueblo. Mientras ellos defienden a la multinacional canadiense a través de un gobierno cómplice, nosotros luchamos por el agua pura, la vida. Afuera las empresas saqueantes de nuestros recursos naturales de San Juan. Fuera Barrick Gold”.

En Argentina existe todo un marco jurídico tributario especial para la megaminería instalado en los ‘90 y profundizado bajo el kirchnerismo. La Ley de Inversiones Mineras le otorga un régimen jurídico diferencial que establece topes de regalías y exenciones impositivas de todo tipo. El saqueo y depredación de la Barrick es inaudito. Los candidatos del Frente Para la Victoria, del UNA de Massa y de Cambiemos defienden a estas empresas y se han pronunciado a favor de la megaminería contaminante. Por el contrario, el Frente de Izquierda denunció ayer ante los acontecimientos de San Juan que “esta represión es un adelanto de lo que vendrá en una Argentina gobernada por (Daniel) Scioli y Berni". Así se manifestó ayer el diputado nacional y candidato presidencial del FIT, Nicolás Del Caño quien ha promovido un proyecto de ley firmado por diputados de varios bloques que prohíbe la minería a cielo abierto en todo el territorio nacional. "La lucha de los asambleístas del Jáchal es nuestra lucha, y no vamos a permitir que impongan su modelo de saqueo reprimiendo a los que luchan".







Temas relacionados

Jachal   /    José Luis Gioja   /    Barrick Gold   /    San Juan   /    Megaminería   /    Ecología y medioambiente   /    Sociedad   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO