Géneros y Sexualidades

VIOLENCIA MACHISTA

San Isidro: estudiantes y vecinos se plantan contra la violencia machista

Estudiantes del CBC de Martínez cortaron una importante avenida exigiendo respuestas a las autoridades de la sede y al municipio luego de secuestro y violación que sufrió una estudiante. Se sumaron estudiantes de distintos secundarios y vecinos de la zona.

Florencia Martínez

Estudiante CBC Martínez | En Clave ROJA @flor_ailenn

Julian Moreno

Estudiante CBC Martínez | En Clave ROJA

Miércoles 12 de junio | 18:32

Ayer por la tarde se interrumpió el paso en Av. Fleming e Hipólito Yrigoyen, días después de que una estudiante fuera raptada y violada en las cercanías de la sede de la Universidad de Buenos Aires (UBA). La medida de fuerza se votó mediante una asamblea, el viernes anterior, en la sede universitaria de Martínez.

Luego movilizaron en caravana de regreso a la facultad, llevando pancartas en contra de la desidia del gobiernos y las autoridades ante esta situación crítica que están viviendo las mujeres que ya no pueden ni siquiera ir a estudiar tranquilas.

“Todas tenemos que luchar por nuestros derechos porque si no vamos a terminar tiradas en algún lado y a nadie le va a importar nada" expresó Yamila, una estudiante y vecina del barrio en la zona norte.

¿El municipio más seguro?

Lo que vivió la estudiante no es una situación aislada. En San Isidro, el municipio que, según su intendente Posse, es “el más seguro”, todos los días se escucha un nuevo caso donde una mujer es víctima de una situación de violencia. Pibas que forcejean para que no las suban a un auto o tienen que salir corriendo de la parada del colectivo. Ya estamos cansados de escuchar sobre las pibas que nunca vuelven a sus casas.

"Mi amiga tuvo que cambiarse de colegio porque un hombre empezó a seguirla y a acosarla. A otra chica también un hombre se la quiso llevar en un auto y ni los directivos ni nadie hace nada, hay mucha bronca en todos lados con todos lo que está pasando, es importante que se hagan conocer estos casos para que cada chica se pueda sumar ", relató Delfina, una estudiante de la escuela Media Nº9.

Los estudiantes del CBC Martínez se organizan

Ante la falta de respuesta por parte de las autoridades, tanto del CBC como del municipio de San Isidro, los estudiantes decidieron llevar a cabo una asamblea, convocando con pasadas por los cursos y carteles en los pasillos, donde entre más de 85 estudiantes y docentes se debatió qué hacer.

Los estudiantes exclamaron que las autoridades “se lavaron las manos” ante la denuncia realizada y que la única respuesta que recibieron fue “pasó a unas cuadras”, como si el lugar los eximiera de involucrarse en la situación.

“Desde la agrupación Pan y Rosas se planteó exigirles a las autoridades de la UBA que dispongan micros para la entrada/salida de los estudiantes a los puntos más céntricos, algo que ya existe en otras universidades como la UNGS (Universidad Nacional General Sarmiento). Las autoridades se tienen que hacer cargo de nuestra seguridad”, nos contaba Florencia Vázquez, estudiante del CBC.

“También la necesidad de organizarnos en comisiones de género que puedan participar estudiantes de la facultad y de los colegios de los alrededores, como la media Nº9, el Polivalente de Artes, docentes y no docentes, pero también los vecinos de los alrededores, donde se pueda discutir y salir a pelear para terminar con las miserias que vivimos día a día las mujeres.”

Además, exigieron la implementación del protocolo contra violencia de género de la UBA, su ampliación y mejora. “El protocolo es una casilla de mail en la que se depositan las denuncias y ahí quedan, ni siquiera sabemos quién las recibe”, comentó sobre esto Aluhe, estudiante del CBC parte de la agrupación Pan y Rosas. “Es un protocolo que existe hace más de cuatro años, pero que nunca fue consultado con la comunidad educativa. No sólo tenemos que cambiarlo para que realmente sea efectivo, sino también ampliarlo que los vecinos que la necesiten también puedan contar con la asistencia legal y psicológica, no solo las personas de la comunidad educativa”.

Al finalizar, se votó crear una comisión de género, con reuniones que se realizarán los viernes, y la realización de un corte para poder visualizar la situación y exigir respuestas sobre lo sucedido.

"Dado lo que pasó, surgió una indignación con los directivos y con el municipio porque no encontramos respuesta", contaba Federico, estudiante del CBC y uno de los principales impulsores de la asamblea. "La movilización sale de eso, de la indignación, de saber que puede volver a pasar y que necesitamos respuestas de alguien".

Silvana, una vecina que se acercó, contó que “en la unión está la fuerza, si nos unimos entre vecinos y estudiantes puede haber un buen resultado, por eso es importante que se acerquen más madres".

Lo que está pasando en el CBC de Martínez no es casual. El año pasado, con una marea verde que inundó toda Argentina, las mujeres demostraron como se tiene que luchar; es esa misma fuerza la que ahora está inundando la sede de San Isidro.
Los estudiantes están transformando el dolor y la bronca en organización, como se hace desde ese primer Ni Una Menos -donde las mujeres salieron a las calles contra la violencia machista-.

Es esa fuerza y organización la que permitirá que las mujeres puedan luchar contra los femicidios, los despidos, las muertes por abortos clandestinos y combatan todo tipo de opresión que sufren. No podemos permitir más esta violencia constante.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO