×
×
Red Internacional

La principal empresa de servicios petroleros del país, San Antonio Internacional (SAI), controlada por el fondo de riesgo Lone Star, informó que pagará sueldos en cuotas e impulsa retiros voluntarios entre sus trabajadores. Es necesario organizar toda la fuerza de los trabajadores para enfrentar este ataque patronal.

Viernes 5 de noviembre | 15:36

La principal empresa de servicios petroleros del país, San Antonio Internacional (SAI), controlada por el fondo de riesgo Lone Star, en su página de internet anuncia “Somos la mayor compañía perforadora de la Argentina y líderes en servicios de mantenimiento y optimización de pozos de petróleo y gas”, informó que pagará sueldos en cuotas e impulsa retiros voluntarios entre sus trabajadores. El secretario general de los Petroleros Jerárquicos de la Patagonia Austral, José Llugdar dijo ““Hay un sobrante de trabajadores en la compañía, unos 260 entre Comodoro y Santa Cruz”.

La medida de la empresa SAI abarca a operarios petroleros de todo el país, entre los que se cuentan alrededor de 1.500 trabajadores de Chubut y Santa Cruz, de los cuales 650 trabajan en Santa Cruz y 850 en Comodoro Rivadavia, sobre un total de 3400 operarios en todo el país. La compañía depositó el jueves 4 de noviembre un anticipo del 70 por ciento de los salarios correspondientes a octubre, mientras que el resto sería complementado en la semana del 15 de noviembre.

San Antonio es una empresa clave en la industria, tanto en yacimientos convencionales como en Vaca Muerta. La firma presta servicios de equipos de torre, de perforación, workover y pulling. También brinda servicios que los pozos necesitan durante su etapa de terminación y mantenimiento, tales como cementación, estimulación y fracturas, entre otros.

Te puede interesar: Informe especial. Las petroleras y el Gobierno ocultaron información sobre los sismos en Vaca Muerta

José Lludgar, del sindicato petroleros agregó “Hay un Sobrante de trabajadores y la compañía está haciendo todos los esfuerzos por sostenerlo, pero cada vez es más difícil”.

Esta declaración pone de manifiesto el acuerdo del sindicato y la empresa en el plan de retiros voluntarios que impulsa SAI. Ludgar agregó “Esto significa aproximadamente 60 personas en forma directa e indirecta, y después en Santa Cruz se da algo en mayor medida, porque hoy para poder resolver esta situación necesitaríamos que levanten cinco equipos, con lo que serían casi 200 personas las que estarían sobrando allí”.

Recordemos que tras abrir a comienzos de julio de 2020 un plan de “retiros voluntarios” (despidos encubiertos), YPF, la sociedad anónima con mayoría estatal y un 49% de accionistas privados, apuntó a los convenios colectivos de trabajo. Se trata de un plan de ajuste a nivel nacional que combina la reducción de la planta de trabajadores con la flexibilización laboral para quienes continúen trabajando.

Lo más riesgoso es que, aprovechando la pandemia, YPF pretende avanzar en la flexibilización laboral, profundizando el camino de la adenda al convenio colectivo para Vaca Muerta en 2017, luego de la cual aumentaron las muertes en los yacimientos, como sucedió este 2021 en Comodoro Rivadavia.

Te puede interesar: Las ganancias petroleras se llevan las vidas trabajadoras en Chubut

La receta es empeorar las condiciones de trabajo para alcanzar la “productividad”, estableciendo dotaciones máximas de personal para cada tipo de operación, y tiempos máximos para cada tarea. Esto aumentando la polivalencia funcional y la sobrecarga de tareas por cada trabajador o trabajadora.

San Antonio Internacional, la empresa más importante de servicios petroleros de Argentina, toma esta media en este momento donde el precio del petróleo está en sus niveles más altos de los últimos años, un barril a 85 dólares, y donde la industria petrolera viene recuperando la producción a los niveles previos a la pandemia en la cuenca del golfo de San Jorge y con producción récord en Vaca Muerta. Es decir, crisis en el sector no hay.

Esta situación se da cuando el gobierno nacional anuncia para después de las elecciones la aprobación del proyecto de Incentivo a las Inversiones Hidrocarburíferasque están acompañando todos los Sindicatos Petroleros del país. Los sindicatos gestionan ante la AFIP una solución a la abultada deuda de $ 2.835.091.853. que tiene la compañía.

Te puede interesar: Paritarias petroleras: un nuevo ataque al salario

Frente a las amenazas de despidos y los pagos en cuotas del salario es fundamental la unidad de todos los sectores de trabajadores, luchar por mantener los puestos de trabajo y el pago del salario en tiempo y forma.

Hoy, tras la pandemia, buscan una nueva versión que empeore aún más las condiciones de flexibilizacion y precariedad laboral. La idea es transformar las conquistas de la clase trabajadora en "rarezas" de los libros de historia antigua.
Para ir a un nuevo modelo de trabajo a destajo como el implementado en Vaca Muerta, buscan viejas recetas neoliberales, que, para aplicar, necesitan borrar de la memoria de miles algunas cosas tan básicas como la Ley Nacional de Trabajo y los Convenios Colectivos, como hizo recientemente el SMATA en la automotriz Toyota.

Frente a la pobreza, la desocupación y la crisis económica es necesario organizar toda la fuerza de los trabajadores para enfrentar este ataque patronal.

Una de las demandas centrales de la campaña electoral del Frente de Izquierda y de los Trabajadores Unidad y del PTS en particular es la propuesta de “6 horas de trabajo, 5 días, para que todos tengan trabajo, sin rebaja salarial y que el mínimo cubra la canasta familiar”. La consigna vincula la necesidad de reducción de la jornada laboral para no dejar la vida en el trabajo mientras se enriquecen los empresarios al cuestionamiento de una “columna vertebral” del sistema de dominación capitalista: la existencia permanente de un ejército de desocupados.

Te puede interesar: Deuda y ajuste. Pagadores seriales: ¿Quién paga los platos rotos del endeudamiento macrista?

Martín Saez, candidato a senador nacional señaló que “En Comodoro Rivadavia, Trelew, Rawson o Puerto Madryn, las empresas avanzan en los hechos en una reforma laboral aumentando la jornada laboral y reduciendo puestos de trabajo. Mientras 1 de cada 4 chubutenses está por debajo de la línea de pobreza”. Y planteó que “ante la desocupación que castiga con mayor dureza a la juventud, donde se duplica el índice de desocupación nacional y provincial, llegando al 20% promedio desde el Frente de Izquierda Unidad proponemos reducir la jornada laboral a 6 horas, 5 días, sin rebaja salarial”.

El referente del Partido de Trabajadores por el Socialismo (PTS) manifestó que “esta propuesta es parte de nuestra propuesta de la prohibición de despidos y suspensiones; la expropiación y estatización de toda empresa que cierre, puesta a producir, bajo el control de los trabajadores; de basta de trabajo precario y no registrado. Todos a planta permanente. Trabajo para todos, 6 horas de trabajo, 5 días a la semana sin afectar el salario entre ocupados y desocupados. Esta propuesta es para combatir la desocupación y la precarización laboral”.

La pelea para que el Frente de Izquierda Unidad, tercera fuerza política nacional, en estas elecciones es parte de fortalecer la lucha en las calles y en el Congreso para que la crisis la paguen los que la generaron, los empresarios.

Te puede interesar: Falta muy poco: sumate a difundir estos diez motivos para votar al Frente de Izquierda




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias