SEMANARIO

Salud mental y teletrabajo: Explotación docente y la difuminación entre el régimen laboral y la vida cotidiana

Eton

Salud mental y teletrabajo: Explotación docente y la difuminación entre el régimen laboral y la vida cotidiana

Eton

Ideas de Izquierda

A casi un año de la crisis sanitaria abierta por la propagación del COVID19, hemos sido testigos de cómo los protocolos y medidas dictaminadas por los gobiernos ha significado una degradación en nuestra calidad de vida susceptible a factores económicos, sociales y sanitarios entre otros aspectos. La salud mental sin duda ha sido un tema que ha dado bastante que hablar, sobre todo en ciertos sectores determinados del trabajo, siendo las y los docentes uno de los gremios más golpeados por la crisis, aumentando sus niveles de estrés y ansiedad de manera importante, sobre todo frente a la readecuación por medio del teletrabajo que se mezcla directamente con su espacio personal. Sin embargo más allá de las complicaciones han intentado responder con convicción, teniendo siempre en mente las necesidades y urgencias, abogando por la integridad del conjunto de la comunidad educativa

FOTO: La Izquierda Diario

Si nuestro cerebro tuviera un cronómetro que contara el tiempo cada vez que estamos frente a una pantalla, probablemente nos sorprendería la cantidad de horas ocupadas. Y es que más allá de las virtudes y defectos que podamos atribuirle a los cambios tecnológicos en las distintas esferas de nuestra vida, es un hecho que somos parte de una época marcada por la informática y las telecomunicaciones.

De acuerdo a cifras entregadas por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) durante el 2018, a ese entonces existían 27.978.240 números móviles en Chile (1), y de acuerdo a cifras del 2020, se registraron 3.276.058 clientes con un contrato de internet de los cuales 2.947.468 corresponden a hogares(2). Sin embargo a pesar de que 9 de cada 10 hogares cuenta con internet, estudios han demostrado que es de una gran inestabilidad, al ser de una conexión movil, que generalmente es utilizada por una gran cantidad de personas. (3)

Esta combinación entre accesibilidad a la computación personal y la posibilidad de encontrarse conectados y conectadas durante las 24 horas del día, sin duda ha trastocado la forma en que organizamos nuestra vida cotidiana, ya sea en el ocio, tareas domésticas y de una manera abismal en la esfera del trabajo.

Es precisamente en esta última dimensión que nos detendremos a analizar las implicancias que ha tenido el teletrabajo durante los últimos años, en que producto de la pandemia por el COVID19, significó la continuidad del régimen laboral en un gran número de casos, pero acompañada de niveles de estrés y ansiedad inusitados, donde sin duda la degradación de la salud mental de millones de personas en todo el mundo, se ha colocado en evidencia, no siendo Chile la excepción.

¿Cuál es la situación latinoamericana y en Chile?

De acuerdo a un estudio realizado por diversos profesionales sobre el abordaje psicológico vinculado al COVID19 en Latinoemérica (4), uno de las principales consecuencias negativas en nuestra salud mental ha sido lo que denominan como sobrecarga informativa, infoxicación, o infobesidad (5), generándose un exceso de información que es imposible de asimilar, la cual se encuentra sobre potenciada –sobre todo- por servicios de mensajería y redes sociales, como Facebook y whatsapp. Esto sin mencionar los medios masivos como la televisión y radio, que amplifican masivamente los niveles de sugestión individual y colectiva a raíz de la pandemia. Y si es que a esto le agregamos los protocolos sanitarios, que se han caracterizados por el confinamiento en hogares, sin duda ha generado en distintos niveles, una serie de problemas en la salud integral de las millones de personas que se han visto afectadas de diferentes maneras.

En el caso concreto de la rutina laboral, el mismo estudio da cuenta del enorme impacto que ha significado para millones de personas en el cambio de la modalidad de trabajo, ya sea con en el trabajo a distancia o teletrabajo, como el home office (trabajo en casa), en que este cambio se desarrolló “de manera intempestiva y sin ninguna capacitación previa, lo cual tiene un impacto directo sobre trabajadoras y trabajadores” (6). En relación a esto detallan aún más:

“En efecto, este cambio supone un escenario nuevo que en sí mismo puede resultar sumamente estresante y ansiógeno, a lo cual puede añadirse la dificultad de articular la rutina laboral con la dinámica y exigencias propias del entorno hogareño. En este sentido, dada la sensación de impredictibilidad e incontrolabilidad que trae consigo la propagación de la pandemia y el confinamiento condiciones que tienen efectos cognitivos y psicológicos negativos como estrés y ansiedad”. (7)

En el caso de Chile en lo que refiere al teletrabajo, un estudio realizado por la Pontificia Universidad Católica en colaboración con Claro Chile, dan cuenta de la gravedad del asunto, en que de acuerdo a las cifras entregadas, un 65% de las personas consultadas manifestó haber visto comprometida su salud mental, mientras que un 73,5% manifestó que el nuevo formato de trabajo afectó negativamente en su capacidad para desconectarse de temas laborales. Agregando que un 68,5% de las personas concernientes al estudio, señalan creer que trabajan mucho más que de forma presencial, y un 41,1% manifiesta que incluso así han visto disminuidos sus ingresos económicos con el teletrabajo. (8)

¿Por qué para el gobierno el teletrabajo son vacaciones cuando se trata de las y los profesores?

Hemos visto como desde el año pasado el gobierno se ha empecinado de manera obtusa y recurrente en que debe volver a iniciarse el año escolar a nivel presencial. Es así como el actual Ministro de Educación Raúl Figueroa, una ocasión tras otra, intenta forzar el inicio en los colegios, aún sin contar con las condiciones y medidas necesarias para poder hacerlo.

Esto ha significado una constante tensión hacia el profesorado que ha intentado de todas las maneras posible explicar que resulta terriblemente peligrosa la intención de Figueroa, ya que el nivel de exposición al contagio por COVID19 resulta aún mayor, si es que tomamos en cuenta lo difícil que es trabajar en una comunidad educativa, compuesta por distintos estamentos cuyo objetivo es el aprendizaje y desarrollo multidimensional de sus estudiantes.

Sin embargo la gota que rebalsó el vaso sucedió durante esta semana en la que tanto el senador de la Unión Demócrata Independiente (UDI), Iván Moreira y un propio funcionario del gobierno, el Ministro de Economía, Lucas Palacios, quienes se refirieron de manera denigrante hacia las y los docentes. El primero señalando que “muchos han estado de vacaciones”, y el segundo manifestando que “buscan por todas formas no trabajar”. Algo bastante sugerente si es que se toma en cuenta que gran parte de otras profesiones como el derecho, y la atención en salud mental, entre otras también se vieron modificados, adoptando la modalidad del teletrabajo o el home office.

Entonces ¿Por qué este odio y provocaciones recurrentes hacia el profesorado?

Docentes: La pandemia con rostro de super-explotación y sus consecuencias mentales

De acuerdo a un estudio publicado por Educar Chile en Septiembre del 2020, un 75% de las y los docentes encuestados señalan no contar con un espacio exclusivo trabajar, mientras tan sólo el 10% señala tener una oficina estudio, y un 15% cuenta con una oficina improvisada como espacio de trabajo. Esto sin mencionar que el género y el sexismo también resultan factores determinantes dando cuenta que en los hogares con niñas, niños, o niñes la sensación de agotamiento resulta mucho mayor en el caso de las mujeres, correspondiendo a un 58% de agotamiento total, a diferencia del 45% en el caso de los hombres. (9)

Cifras que resultan aún más preocupantes cuando los efectos recaen en dimensiones que incluso sobrepasan lo laboral, como señala la encuesta realizada por Elige Educar a más de 4.000 docentes, en la que reportaron agobio o tensión (87%), alteración del sueño (83%), dificultad para disfrutar sus actividades diarias (72%), disminución de su felicidad (67%) y falta de concentración (62%). (10)

Tales cifras sólo demuestran la precariedad en la vida de las y los docentes asociadas al deterioro de su salud mental sólo posibles por la sobre-exigencia a nivel laboral, cuestión que parece estar por fuera del radar del gobierno, o más bien haciendo caso omiso.

La determinación de los docentes en tiempos de teletrabajo

Resulta inconcebible que tomando en cuenta estos datos extraídos, el gobierno junto con la derecha, sean capaces de decir que las y “los docentes son flojos”, que “estuvieron de vacaciones” y “no quieren volver a trabajar”. Por el contrario, lo que demuestra es que al gobierno bastante poco le importa la educación, la salud y la vida de las comunidades educativas, sino más bien recomponer el régimen laboral y productivo de la sociedad, a costa de cualquier precio.

La defensa acérrima en defensa de las fortunas de los empresarios, por sobre las necesidades concretas del pueblo trabajador, arrojados a suspensiones laborales, el decrecimiento de sus remuneraciones o directamente al desempleo, todos factores que afectan la salud mental de la población, muestra que las preocupaciones del gobierno se encuentran totalmente fuera del cumplimiento de derechos sociales básicos y elementales.

El teletrabajo como la gran promesa de los empresarios como un acoplamiento del régimen laboral a los tiempos de la globalización y la conectividad sólo es un eslogan que muestran los agravios de la flexibilidad laboral aumentando la sensación de patologías que se vuelve más recurrente en la población a escala mundial.

La serie de dificultades y complejidades a la que se han encontrado sometidos las y los profesores durante casi un año, muestran el nivel de determinación por parte del profesorado, en que haciendo uso de sus hogares, herramientas de comunicación, e información, transgrediéndose las fronteras entre el espacio personal y laboral, han buscado distintas formas de enfrentarse a los límites productos e la pandemia.

Ante la ansiedad, el estrés y una serie de patologías que parecieran brotar, o comenzar a presentarse de manera más recurrente por la situación actual en la que nos encontramos, ha sido la clase trabajadora la que se las ha arreglado para mover el mundo, y han sido las y los profesores quienes se han puesto la mochila en la espalda para seguir enseñando y educando en contra de todas las adversidades.

Sólo la organización entre docentes, trabajadores y trabajadoras, apoderados y estudiantes puede dar una respuesta conjunta al problema económico, pedagógico y sanitario que se vive actualmente, respetando las condiciones y medidas esenciales para asegurar la salud de les estudiantes y sus familias. No serán ni los empresarios ni las imposiciones forzadas del gobierno, con sus amenazas y provocaciones recurrentes.

Notas

(1) Fuente: https://www.latercera.com/entretencion/noticia/celulares-chile-se-acercan-los-27-millones/63290/

(2) Fuente: https://www.ine.cl/prensa/2020/05/16/conexiones-a-internet-en-hogares-del-pa%C3%ADs-aumentaron-en-m%C3%A1s-de-670.000-en-los-%C3%BAltimos-cinco-a%C3%B1os

(3) Estudio realizado por CIPER Chile: https://www.ciperchile.cl/2020/04/08/desigualmente-conectados/

(4) "Abordaje Psicológico del COVID-19: Una revisión narrativa de la experiencia latinoamericana", corresponde a un documento elaborado por diversos profesionales realizado por diversos profesionales vinculados a la salud mental en América Latina.

(5) "Abordaje Psicológico del COVID-19: Una revisión narrativa de la experiencia latinoamericana". Scholten et al. Pg. 6.

(6) Ibid. Pg. 12.

(7) Ibid. Pg. 12.

(8) Fuente: https://www.adnradio.cl/economia/2021/02/01/estudio-sobre-teletrabajo-mas-del-68-siente-que-dedica-mas-tiempo-y-el-41-percibe-menos-ingresos.html

(9) Estudio de Fundación Chile, Circular, Educar Chile "Engagement y Agotamiento en las y los Docentes de Chile: Una mirada a partir de la realidad COVID19. Agosto 2020. https://fch.cl/wp-content/uploads/2020/09/final-estudio-engagement-docentes.pdf

(10) Segunda encuesta desarrollada por Elige Educar en tiempos de educación a distancia. Septiembre 2020.


VER TODOS LOS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN
COMENTARIOS
CATEGORÍAS

[Teletrabajo]   /   [Pandemia]   /   [Fuerza de trabajo]   /   [Salud mental]

Eton