×
×
Red Internacional

La semana pasada cientos de trabajadorxs de la salud marcharon por las calles de Salta por aumento salarial y el pase a planta. Este viernes mujeres y disidencias saldrán a las calles por sus reclamos. La izquierda propone poner en pie un espacio de coordinación de las distintas luchas para que triunfen.

Lunes 21 de noviembre | 11:40

Trabajadores y trabajadoras de la salud de la provincia se movilizaron la semana pasada en dos oportunidades. Ganaron las calles porque la situación no se aguanta más. La pelea, como rezaba un cartel, es por "menos aplausos, más presupuesto, por mi derecho, por tu salud". Por aumento salarial, un bono ya de $200.000, el pase a planta y el reconocimiento de todas las especialidades. 

Se da en medio de la crisis económica y social que atravesamos en el país, con una inflación interanual del 90% que sigue en aumento, con niveles de pobreza en la provincia que supera a la mitad de la población y la precarización del 90% de la juventud. La pelea de médicxs, enfermeras, administrativxs es una respuesta también a la inacción de las direcciones de la mayoría de los sindicatos que cumplen su rol para impedir que se exprese el descontento, al servicio de las políticas de ajuste de los Gobiernos de Alberto Fernández-Cristina- Massa y de Sáenz. 

Según dicen las y los trabajadores desde abajo, en el caso salteño, la autoconvocatoria docente, como tradición de un sector concentrado de la clase obrera local, está inspirando al sector de la salud que gana las calles, mientras gran parte de los sindicatos como ATE-CTA y de la CGT, quieren dejar afuera del reclamo del aumento a la mayoría de los trabajadores de la salud, lo que puede generar una división entre médicos y el resto de las y los trabajadorxes. Frente a esto, como dijeron en la movilización del viernes: “todos somos necesarios”.

Coordinar desde abajo para fortalecer y ganar

El triunfo de las y los médicos de la CABA, de los obreros del neumáticos organizados en el SUTNA hace unas semanas, muestra que luchar sirve, que se puede pelear por mejores ingresos, algo que inevitablemente cuestiona y enfrenta las políticas de ajuste que aplican los gobiernos para pagarle al FMI. Una fuente de inspiración y moral necesarias para decenas de miles acá que ven con simpatía la lucha. 

Desde el PTS, que somos parte del Frente de Izquierda Unidad, y Pan y Rosas consideramos que tenemos que darle todo el apoyo a lxs trabajadorxs de la salud. Para todxs los que nos consideramos de izquierda, la tarea inmediata es apoyar y ser parte de cada una de las luchas que enfrentan el ajuste, como también impulsar las movilizaciones del movimiento de mujeres y disidencias los próximos 25 y 29 de noviembre, contra la violencia machista, por cupo laboral trans y todas nuestras demandas. Desde el PTS, además del apoyo desde La Izquierda Diario, que es un medio para amplificar las denuncias y mostrar lo que los medios hegemónicos tapan, nos parece central pensar en la coordinación de las luchas si realmente queremos un cambio en la realidad provincial. Por eso, dimos esta pelea por la unidad y la coordinación desde abajo en la reunión de preparación de la marcha del 25N. Y nos comprometemos a llevar el apoyo a la pelea de lxs trabajadores de la salud a los distintos lugares de trabajo y estudio. 

Porque, ¿no cambiaría la situación en la provincia si se unieran las y los trabajadores de la salud con lxs docentes universitarios nucleados en ADIUNSa y con lxs docentes autoconvocados que quieren que el salario no pierda con la inflación? ¿Con las miles de mujeres que son parte del movimiento, la juventud precarizada que hace malabares para estudiar, los pueblos originarios que pelean por agua y en defensa de sus territorios, el movimiento ambiental que se organiza contra los desmontes, los incendios y el extractivismo? ¿No sería una referencia para organizar a las oposiciones en aquellos lugares donde dirige la burocracia o para quienes ni siquiera tienen sindicato porque están precarizados? Algo similar podría significar si los centros de estudiantes, que en algunos casos como en la UNSa están en facultades que incluyen a futuros profesionales de la salud, brindaran su solidaridad a la vez que participaran con sus propias demandas, para coordinar acciones para, por ejemplo, evitar el recorte a la educación universitaria que se votó en el presupuesto 2023, y la izquierda, de la mano de lxs diputados Nicolás del Caño, Myriam Bregman, Alejandro Vilca y Romina del Plá, rechazó en el Congreso.

Las fuerzas de izquierda, en primer lugar, deberíamos estar a la cabeza de impulsar esa unidad. Es una forma de prepararnos en la provincia poniendo en pie un organismo de coordinación democrática para que las distintas peleas que nos vemos obligados a dar no queden aisladas y se debiliten. Ellos arman los planes económicos de ajuste y extractivismo unificados y quieren que nos dividamos en distintos reclamos. Nosotrxs tenemos que unirnos desde abajo para terminar con los bajos salarios, la precarización laboral y los ataques a nuestras condiciones de vida, que encima se van a agravar de la mano del FMI.

De la misma manera, a nivel nacional impulsamos un gran Encuentro Nacional de Trabajadores y Trabajadoras que reúna a miles y miles en un estadio y ponga en pie una coordinadora nacional para que las distintas luchas se unan y triunfen, con un programa para enfrentar el ajuste del FMI que aplica el Gobierno nacional y festeja la oposición de derecha.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias

Salta-la-necesaria-coordinacion-por-el-triunfo-de-Salud-y-todas-las-luchas