Juventud

UNIVERSIDAD

Salta: docentes y estudiantes tomaron clases públicas en defensa de la educación

La lucha universitaria a lo largo del país tuvo también su capítulo en Salta. Ayer, diversas clases públicas se impulsaron en el centro de la ciudad y en el campus universitario. El jueves la cita de honor será la marcha nacional en defensa de la educación pública.

Matías Mustafá

Corresponsal Salta

Miércoles 11 de mayo de 2016 | Edición del día

Foto: Joel Galian

“Por una ley del boleto educativo gratuito”, reza el cartel que levanta uno de los profes al terminar la clase pública. Está posando para una foto que al igual que otras cientos o quizás miles de instantáneas que se tomaron este martes durante todo el día, refleja la unión de la lucha docente estudiantil en curso.

Las fotos en la UBA saldrán con su marca de agua: “facultad tomada”
Las acciones continuarán durante esta semana. Los pupitres no dejarán las calles ni las plazas. El cenit será el jueves 12 cuando la movilización nacional en defensa de la educación pública seguramente reúna a miles en las calles de las ciudades más importantes del país. Salta no será la excepción, el llamado a concentrar es a las 10 am en la plaza de la legislatura.

No es para menos

Como venimos cubriendo desde La Izquierda Diario el lunes de esta semana tuvo lugar una asamblea inter-claustro en la Universidad Nacional de Salta.

Esta asamblea permitió concretar la coordinación docente estudiantil con la perspectiva de nacionalizar la lucha y de dar un primer paso firme en el camino de la resistencia al ajuste sobre la educación pública. Y tuvo además su impronta al votar por unanimidad el repudio a la criminalización de la protesta social y el apoyo y solidaridad con los trabajadores de Tierra del Fuego, perseguidos y reprimidos por el gobierno de R. Bertone (FpV).

La bronca que empieza a expresarse es entendible. El presupuesto universitario ha sido congelado, no tendrá aumentos. Para “paliar” esta situación, el gobierno macrista mandó un aporte extra de 500 millones de pesos luego de reunirse con los rectores de 52 universidades.

Basta con usar la regla del tres simple para que los ribetes burlescos de la medida del PRO-Cambiemos queden en evidencia. El presupuesto para las universidades públicas en el ejercicio 2016 es de $51.946.796.000, es decir, que el aporte extra (“el de la alegría”) equivale nada más y nada menos que al 1% del monto total.

Según autoridades del gobierno estos fondos serían para cubrir gastos extras de funcionamiento de las universidades, pero no para dar una salida al reclamo salarial docente. Y el nuevo rector de la UNSa, el contador A. Fernández, se despachaba en un debate hace poco menos de un mes afirmando que no había ajuste y que el presupuesto estaría funcionando bien (sic).

“El refuerzo presupuestario es totalmente insuficiente. Y no se sabe si es un aumento del presupuesto o un adelanto de una partida que estaba prevista para fin de año”, afirma un docente sindicado en Adiunsa-Conaduh.

El profesor de informática también agrega otros ingredientes a la receta: cierre de convenios de la universidad con organismos estatales a través de los cuáles funcionan carreras en Cafayate y Orán; retraso y disminución en las partidas presupuestarias con un impacto directo en las becas; falta de presupuestos para insumos; no ejecución del plan PROGRESAR en la universidad y la proyección de un horizonte poco promisorio para la demanda de un comedor estudiantil cuya capacidad redoble la del actual.

Pero esto no es todo. El asalto al bolsillo volverá a sentirse en el transporte público a partir de junio cuando Saeta nuevamente “actualice” el cuadro tarifario y el boleto en horas pico pase a costar $4,75 y en horas valle $4,30.
En esta misma línea, como también hemos denunciado en este medio, las restricciones al pase libre estudiantil que impulsan los amigos empresarios de Urtubey a través de SAETA y AMT, forman parte del ataque más general a las condiciones de vida de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

El veredicto estará en las calles

Si con las políticas de Macri y los gobernadores del FpV cada vez son más los estudiantes que no pueden permanecer en la universidad o que les resulta prácticamente imposible acceder a la misma. O los docentes ven como sus salarios pierden poder adquisitivo ante la inflación y como sus condiciones laborales continúan degradándose.

La unión entre estudiantes y docentes para defender la educación pública, echar atrás el recorte sobre el presupuesto universitario y llevar al triunfo tanto la lucha docente como la pelea por un boleto educativo gratuito, puede convertirse en un traspié no menor para la avanzada ajustadora de Mauricio y cia.







Temas relacionados

Clases públicas    /    Docentes   /    Salta   /    Universidad   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO