×
×
Red Internacional

El Estado pagará por 6 meses hasta la mitad del salario con tope de $15.000. Lejos de aumentar el poder adquisitivo de las trabajadoras que sus ingresos están por debajo del salario mínimo, el aporte implica un subsidio al bolsillo de los sectores empleadores para que cumplan con la ley de trabajo. El trabajo en casas particulares funciona en un 70% en la informalidad.

Julio PérezEstudiante de Economía- UBA

Martes 28 de septiembre | 14:25

Este lunes 27, Elizabeth Gómez Alcorta, ministra de Mujeres, Género y Diversidad, presentó el programa “Registradas” en casa de gobierno junto al ministro de Trabajo, Claudio Moroni y otros funcionarios. El Estado pagará entre el 30% y 50% del salario durante 6 meses a las nuevas trabajadoras, transfiriendo directamente a una cuenta sueldo en Banco Nación.

Se presentó como “un incentivo a la formalización”, donde se espera que la parte empleadora complete el porcentaje restante del salario e inscriba en la AFIP a la trabajadora realizando los aportes correspondientes. El beneficio alcanza a empleadores que declaren ingresos mensuales hasta $175.000. Sin embargo, no representa una mejora en los salarios ni las condiciones laborales de las trabajadoras de casas particulares, sobrerrepresentadas en los sectores informales durante la pandemia.

La condición para el beneficio de los empleadores, además de “formalizar” a la trabajadora, es que la contratación dure 4 meses más después de haber terminado el subsidio, y sólo alcanza a aquellas que mantengan una relación laboral de 12 horas semanales.

Te puede interesar: Trabajadoras de casas particulares: informe especial

El sector tiene los sueldos más bajos del mercado laboral estando incluso la remuneración reglamentaria formal por debajo del salario mínimo. El salario desde el mes de septiembre para la quinta categoría (personal para tareas generales) apenas llega a $28.457 con retiro, mientras el salario mínimo vital y móvil se ubica en $31.104 para este mes.

La medida no sólo legitima esta situación de extrema precariedad, sino que viene a subsidiarla. Recordemos que estos salarios están muy por detrás de los $68.359 que se precisan para no ser pobre según el INDEC o los $108.660 que calcula la Junta Interna del INDEC de canasta básica para una pareja y 2 hijxs.

Foto: captura sitio AFIP

El servicio de casas particulares se divide en diversas categorías, según la función que cumpla el personal, si es con retiro o sin retiro, etc. Según un informe que difundió la Asociación de Trabajadoras del Hogar y Afines (ATHA) a los medios, la categoría más extendida es “tareas generales con retiro”, que abarca al 78 % del sector.

Este trabajo es realizado en un 98,8% por mujeres y es la segunda rama de ocupación femenina, empleando a casi el 17% de las mujeres que están en el mercado laboral. Representa alrededor de un millón y medio de trabajadores y fue uno de los sectores más golpeados en la pandemia. Según la Universidad Nacional de Avellaneda, si se toma en cuenta la situación desde el inicio de la pandemia ya se perdieron 371 mil puestos de trabajo en el sector.

Te puede interesar: Trabajadoras de casas particulares: el 98,5 % está por debajo de la línea de pobreza

Si bien es uno de los sectores más grandes de la economía en cuanto a empleo, ocupando al 8% del mercado laboral, es de las ramas más precarizadas. Según estimaciones del INDEC el 72,4 % de quienes trabajan en el rubro lo hacen de manera informal.

Con la medida se sigue beneficiando a los sectores empleadores, lejos de pensar verdaderos beneficios para las trabajadoras, que el 44,2% son jefas de hogar,según el Ministerio de Trabajo. Sandra, trabajadora de casas particulares que vive en la zona de Guernica, nos comentó al respecto de la medida "Nosotras exigimos trabajos con derechos y un sueldo igual a la canasta básica familiar. Esto sigue siendo una medida insuficiente, yo tengo 4 hijos ¿Cómo hago para pagar la comida si nuestro sueldo está por debajo de la canasta de indigencia?. Vamos a seguir peleando y organizándonos por nuestras demandas"

Te puede interesar: ¿Cómo es limpiar el lujo ajeno sin tener obra social?

Es necesario luchar por terminar con el trabajo precario, por la efectivización de todas las trabajadoras y trabajadores. A igual trabajo, iguales condiciones, derechos y salario. Es urgente la reapertura de las paritarias para recuperar lo perdido en los últimos años con una cláusula gatillo trimestral y un salario mínimo igual a la canasta familiar. Basta de discriminación.

Te puede interesar: "Gente como estos rugbiers nos quieren invisibles, pero nosotras estamos de pie"




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias