Mundo Obrero

DEBATES OBREROS

SUTNA: Avancemos hacia el clasismo democratizando los estatutos de nuestro gremio

Desde la Lista Granate del neumático abrimos este debate sobre cómo construir un sindicato democrático, de lucha, que una a toda la clase trabajadora y defienda nuestros derechos frente a las empresas y el Estado.

Victor Ottoboni

Trabajador de Fate | Sec. de Prensa y Actas del Sutna

Enzo Pozzi

2° vocal del Sutna

Hernán Minguez

Delegado de calandras (Lista Granate)

Sábado 22 de junio | 22:34

Hace 3 años los trabajadores del neumático recuperamos nuestro sindicato de las manos de la burocracia sindical de la Lista Violeta de Pedro Waseijko.

Nos parece que es un buen momento para debatir qué sindicato necesitamos para estar más fuertes ante los ajustes y ataques que sufrimos el conjunto de los trabajadores y el pueblo pobre y se agudizarán. Una de las cuestiones más importantes para cualquier sindicato son sus estatutos. Allí se define cómo funciona el gremio, cómo se expresan las opiniones y propuestas de todos los trabajadores y trabajadoras, cómo se toman las decisiones que afectan a miles de compañeros, cómo las conducciones rinden cuentas ante todos, entre otras cuestiones mas. Un estatuto no es un papel. Es una guía importante para lograr lo que todos necesitamos: un sindicato democrático, de lucha, que una a toda la clase trabajadora y defienda sus derechos contra las empresas y el Estado. Un sindicato clasista.

Los estatutos que tiene hoy el SUTNA son los heredados de la época de Waseijko y la burocracia Violeta. Es hora de cambiarlos. Por eso nos parece importante empezar sin demoras el debate en cada fábrica del neumático.

¿Qué cosas hay que empezar por cambiar?

Hoy en el Sutna si en unas elecciones se presentan 2 listas y salen 51 a 49, esta última no tendría representación sindical en la Comisión Directiva. A pesar de que representa a casi la mitad de los afiliados.

En la mayoría de los gremios los sectores antiburocráticos son minoría. Este tipo de cláusulas fueron creadas para que, aunque saquen un porcentaje importante de votos, no puedan integrar los órganos directivos.

Defender el derecho de que las minorías que representan a un sector importante de trabajadores (supongamos el 20 o 25 %), tengan representación en los organismos del sindicato, sería un ejemplo para el conjunto de la clase obrera. Es una forma concreta de pelear por sindicatos democráticos y una forma de diferenciarse de la burocracia sindical que persigue y dejan sin representación a la oposición.

Otra cuestión de los estatutos redactados por Wasiejko que es importante modificar es el Consejo directivo de la obra social. Este es elegido por la Comisión directiva y funciona en paralelo a esta. Los clasistas planteamos que este consejo debe ser elegido por asamblea general, donde todos los trabajadores voten sus integrantes. Los cuales deben rendir cuentas mediante asamblea general o reuniones la situación de nuestra obra social, etc.

Te puede interesar: Revolucionar los sindicatos

Una cuestión fundamental es cómo se toman las decisiones que involucran a miles de trabajadores. La asamblea general debe ser la instancia que tenemos todos los compañeros para tomar las decisiones importantes. Y además sus decisiones deben ser soberanas, o sea que las decisiones que toma la asamblea deben ser respetadas por nuestra comisión directiva. Porque no hay nada más representativo de la voluntad de los trabajadores que una asamblea. Por eso un sindicato democrático debe promover el debate de ideas, la participación, el respeto a todas las posiciones que se expresen, etc. Esto es algo que hoy no sucede en el Sutna, más allá de que se desarrollen algunas asambleas por fábrica o generales.

La democracia de los trabajadores y el funcionamiento pleno de todos los organismos de base (asambleas, cuerpos de delegados, etc.) son la única forma de que los compañeros puedan constatar en la práctica cuál es la mejor propuesta para defender sus intereses. Pero además es una forma de evitar que los sindicatos que conquistamos se burocraticen, o sea que se usen los mismos métodos de los dirigentes que sacamos.

Acompañado de esta pelea, para nosotros los clasistas es indispensable que el sindicato tenga una política de unir a toda la clase trabajadora. Sin distinción entre efectivos y tercerizados (que están flexibilizados, cobran menos, hacen los peores trabajos y casi no tienen representación gremial). En Fate tuvimos hace algunos meses la muerte de Daniel Fernández, que no fue atendido a tiempo por el departamento médico de Fate por ser tercerizado.

La pelea por ayudar a organizar a los compañeros precarizados por el pase a planta y su efectivizacion bajo convenio del neumático, es una gran tarea. La tercerización es una de las formas que utilizan las empresas para precarizar más a la clase trabajadora pero además para dividirla y debilitarla. Por eso es una pelea no solo para que todos tengamos los mismos derechos: es también para que los empresarios no nos sigan dividiendo y debilitando, y de esa manera imponernos peores salarios y condiciones laborales.

¿Sindicatos burocráticos o Sindicatos clasistas?

El modelo sindical que rige en la Argentina, creado por el peronismo, se basa en que los sindicatos estén subordinados al Estado (que puede decidir si una huelga es legal o no, o si un sindicato tiene personería o no), y las bases estén subordinadas a las cúpulas.

Hoy esto lo vemos en la mayoría de los sindicatos. ¿Cómo funcionan?. Están hechos a la medida de las distintas burocracias que se atornillan al sillón por décadas con mandatos eternos, donde no existen el derecho a las minorías, donde la democracia sindical y la asamblea no se practica o es una truchada.

Para los clasistas hay que pelear contra ese modelo sindical. Los sindicatos tienen que ser de los trabajadores, o sea independientes del Estado, de los partidos de los empresarios y los gobiernos de turno. Y tienen que ser democráticos. Esas son nuestras dos principales banderas para pensar la reforma de los estatutos que tienen los sindicatos.

La experiencia de Zanon y el SOECN

Creemos que lo que estamos proponiendo es posible. Confiamos totalmente en la capacidad de los trabajadores cuando se sacan de encima a las burocracias sindicales como nosotros hicimos con Wasiejko. ¿Qué nos puede impedir debatir ese modelo sindical que nos dejaron y proponer el nuestro?
Un buen ejemplo de que es posible es el caso del Sindicato Ceramista de Neuquén. Cuando recuperaron el sindicato una de las cosas que hicieron fue reformar los estatutos. Difundieron las propuestas en cada fábrica, dieron tiempo a que se puedan conocer todas las propuestas y en una asamblea general las debatieron y aprobaron. Hoy son un ejemplo reconocido, por eso y otras cosas, en muchos lugares.
En el preámbulo del Estatuto plantean cuáles son los objetivos generales de su sindicato:

La asamblea como máxima autoridad. “El SOECN es un sindicato que tiene como principio y forma de trabajo la asamblea de trabajadores. Las asambleas de fábrica y del sindicato son la autoridad máxima que permiten el debate, la confrontación de ideas y opiniones y la resolución democrática de todas y cada una de las decisiones a tomar por los trabajadores”.

La independencia de clase. “El SOECN es una organización sindical de lucha y defensa de los intereses económicos y sociales de los trabajadores/as ceramistas en la actual sociedad capitalista. (…) Por eso el SOECN reconoce, se orienta y basa su práctica en la lucha de clases y bajo los principios del sindicalismo clasista, conservando su plena independencia del Estado y sus instituciones, del gobierno y todas las organizaciones patronales”.

Te puede interesar: Debates y resoluciones de la última Asamblea General del SUTNA

Además plantea que los trabajadores no tienen que tener fronteras, rechaza el pago de la deuda y el saqueo del país por parte de las grandes empresas y plantea como objetivo la “lucha consecuente por los legítimos intereses de la clase trabajadora y en alianza con los sectores populares buscando elevar la conciencia de clase de los trabajadores y lograr una sociedad sin explotadores ni explotados".
Esas definiciones son un punto de partida y una referencia para nosotros.

Pero además en sus artículos el estatuto ceramista plantea cómo debe funcionar un sindicato clasista y democrático.

Entre otras cosas:
-La Comisión Directiva se constituye en forma proporcional a los votos obtenidos por cada lista. Las minorías tienen representación a partir del 20% de los votos.

  •  La asamblea es la instancia máxima de las decisiones.
  •  Los dirigentes cumplen 2 mandatos y luego vuelven a su puesto en la máquina.

    Los clasistas peleamos para revolucionar los sindicatos liquidando las normas y privilegios que permiten la formación y el sostenimiento de la burocracia sindical. Es la mejor manera de que se transformen en herramientas de lucha y de unidad de toda la clase trabajadora. Pero también peleamos para que los trabajadores no nos quedemos en el debate y la pelea sindical, sino que también hagamos política. Sino la hacen por nosotros los políticos tradicionales y los burócratas sindicales. Una dirección clasista de los sindicatos debería luchar también para elevar la conciencia política de sus compañeros y ser parte de la tarea de forjar una organización política propia de los trabajadores, que levante un programa de defensa de los intereses de todo el pueblo trabajador y contra la explotación capitalista.







    Temas relacionados

    Sutna   /    Fate   /    Zona Norte del Gran Buenos Aires   /    Mundo Obrero

  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO