Cultura

MÚSICA // ROCK

Rompan todo: la interesante historia oficial del rock que no rompe demasiado con nada

Crítica a la serie de Netflix producida por Gustavo Santaolalla que se estrenó la semana pasada. El papel de la industria discográfica, los olvidos y las ausencias de una serie que generó polémica.

Augusto Dorado

@AugustoDorado

Viernes 25 de diciembre de 2020 | 23:03

La semana pasada se estrenó en Netflix el documental Rompan Todo: La historia del rock en América Latina, una miniserie de 6 episodios -de casi una hora cada uno- que generó mucho debate en las redes sociales. Muestra el desarrollo del rock en los países latinoamericanos de habla castellana, en el marco de aspectos de la situación social y política de cada país del subcontinente. Todo con epicentro en Argentina (y más específicamente en Buenos Aires) y México, y un poco en segundo plano Chile, algo de Colombia y algo de Uruguay.

El título hace referencia a dos momentos fundacionales de nuestro rock: por un lado, el fenómeno de Los Shakers, que nacieron conocidos como los Beatles uruguayos pero que fueron cobrando importancia por su propio peso en una escena que recién nacía, y por otro lado, la famosa frase “Rompan todo” de Billy Bond en un recital en el Luna Park en 1972.

En líneas generales, se trata de un documental interesante para ver, pero teniendo en cuenta de que le vamos a encontrar aspectos flojos (sobre todo ausencias muy importantes) y que lo que lograron es una producción muy desde el punto de vista de la industria musical que termina configurándose como una especie de “historia oficial” del rock en Latinoamérica.

También te puede interesar: Avándaro ‘71: "¡Tenemos el poder!"

Para empezar por algunos puntos fuertes: muy buena calidad de imágenes y sonido, muy buen rescate de imágenes de archivo, incluso de hechos históricos como la masacre de Tlatelolco (la recordada masacre de miles de estudiantes en México en el año 68 a manos del gobierno del PRI), del Cordobazo, de Malvinas, del 2001 en Argentina, que aportan a darle fuerza a ese contexto. Otro aspecto muy rescatable es que cuenta con testimonios de protagonistas que se pueden considerar “figuritas difíciles” como el propio Charly García, Jorge González de Los Prisioneros, y el que más sorprende es David Byrne (quien fuera cantante de los Talking Heads), que siempre estuvo muy atento a las movidas musicales de América Latina pero que en Rompan Todo demuestra un conocimiento muy detallado sobre bandas y músicos.

Otra cuestión destacable radica en que le da un lugar a lo que podríamos considerar la prehistoria del rock: los mexicanos Teen Tops, el Club del Clan o Sandro, son tomados como punto de partida de una movida que empezó replicando el rock anglosajón y que después fue adquiriendo rasgos propios con bandas como Los Gatos de Litto Nebbia, Moris o El Tri en México.

Pasando a los aspectos flojos: el principal que aparece en las redes sociales (y que compartimos) es que al ser Gustavo Santaolalla uno de los productores ejecutivos de la serie, las producciones artísticas del propio Santaolalla están bastante sobredimensionadas. Nadie puede negar que Santaolalla produjo discos que marcaron época, pero eso lleva a que por ejemplo cuando se pone al rock en el contexto del repudio al menemismo en los años 90, aparece la Bersuit como ejemplo destacado (y casi único) pero están completamente ausentes Hermética, Dos Minutos o La Renga, que ni siquiera están mencionados en un pie de página.

También aparecen algunos baches y momentos de imprecisión histórica: por ejemplo, Emilio Del Guercio (músico muy importante que estuvo en Almendra y Aquelarre) habla del Cordobazo del año 69 como de una “manifestación estudiantil”, cuando fue un levantamiento obrero y estudiantil que prácticamente dejó nocaut a la dictadura de Onganía; o que el Festival de Avándaro en México en el 71 algunos músicos mexicanos lo leen desde la actualidad como “una chiquilinada” por una fuerte arenga que se hizo desde el escenario contra el Gobierno, por temas de una banda que hablaban de la marihuana y de que “tenemos el poder”, lo que motivó que por muchos años el rock estuviera prohibido en México. En lugar de reivindicar el aspecto contracultural de ese momento del rock mexicano, más bien se lo critica y se lo culpa de la prohibición, además de que tampoco se lo contextualiza en lo que sucedía con el rock en EEUU y el movimiento contra la guerra de Vietnam: hubiera sido una exploración interesante buscar los puntos de contacto entre ambos movimientos.

Y si en algún momento del rock los diferentes estilos configuraron distintas “tribus urbanas”, muchas bandas que fueron fundacionales dentro de géneros específicos como V8, Riff, Don Cornelio y la Zona, Rata Blanca o Attaque 77, por decir solo algunas, no están mencionadas. O, yendo más atrás en el tiempo, se rescata a La Joven Guardia pero pasa desapercibida la figura de Roque Narvaja, que fue el primer exiliado del rock argentino; o el ninguneo a Miguel Cantilo y su “Marcha de la bronca” que tuvo importancia central en los ´70.

Renglón aparte la presencia muy a cuentagotas de rockeras mujeres: a pesar del rescate de la figura pionera de Gabriela en el rock argentino y de los testimonios de Hilda Lizarazu o Celeste Carballo, la aparición de mujeres del rock es esporádica en Rompan Todo, hay ausencias inexplicables como María Rosa Yorio o Claudia Puyó, y las voces femeninas en todo el documental son 5 o 6 y prácticamente concentradas en el último episodio.

Por último, se realza mucho la importancia de medios como MTV Latino en el envión que tuvo el rock latinoamericano en los años 90, pero se obvia a otros medios y periodistas especializados que también hicieron mucho por la difusión y popularización del rock vernáculo, como Alfredo Rosso, Miguel Grimberg o radios como la Rock & Pop en los 80, por ejemplo.

La Heavy Rock & Pop, un ciclo radial legendario conducido por Norberto "el Ruso" Verea y Alejandro Nagy.
La Heavy Rock & Pop, un ciclo radial legendario conducido por Norberto "el Ruso" Verea y Alejandro Nagy.

En síntesis, Rompan Todo es un documental recomendable pero muy parcial, muy desde la mirada de la industria discográfica y muy poco desde lo alternativo o el under, con lo que podemos decir que Rompan Todo es una interesante historia oficial del rock, pero que no rompe demasiado con nada.







Temas relacionados

Rompan Todo   /    Gustavo Santaolalla   /    Rock nacional   /    Rock   /    Netflix   /    Música   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO