×
×
Red Internacional

La empresa Río Chico despidió a tres trabajadores, quiénes se estaban organizando para recuperar la comisión interna de la planta. Silencio cómplice del sindicato. Una práctica antisindical que se repite en la planta de Río Grande y en la planta IPESA del Gran Buenos Aires.

Verónica De Bueno Delegada docente SUTEF | PTS Ushuaia

Miércoles 2 de junio | 23:44
Fotografía: Actualidadtdf

Así lo manifestaron los tres trabajadores que fueron despedidos de la fábrica con la excusa de bajar el nivel de trabajo. Sin embargo, los trabajadores vinculan los despidos directamente con el pedido al gremio de información para presentar una lista gremial, ya que los despidos se dieron a la semana siguiente de haber realizado el pedido.

Los representantes de la Unión de Obreros y Empleados del Plástico de la ciudad de Río Grande solo les ofrecieron arreglar con la empresa por un monto mayor al que les podría corresponder con tal de que no sigan con el pedido de reincorporación y que los despidos fueron por la nota presentada para conformar lista.

A su vez, los delegados denuncian condiciones insalubres de trabajo. Cabe destacar que en plena cuarentena durante el año pasado entre 70 y 80 trabajadores del mismo turno fueron aislados por casos sospechosos de COVID-19. Lo que llevó a aislar al turno completo.

En el día de hoy Nicolás Del Caño, referente del Partido de los Trabajadores Socialistas denunció los más de 50 casos de COVID-19 en una fábrica del IPESA ubicada en Ciudadela.

Hace cinco días atrás la misma empresa, IPESA, con sucursal en Buenos Aires despidió a un trabajador con 18 años de antigüedad por una causa armada. ¿Mismo modus operandi? Los trabajadores de Tierra del Fuego también tienen casi 20 años de antigüedad en la empresa.

IPESA, según su página web, es "líder en la industria nacional". Por haber sido considerada esencial, la fábrica no paró su producción en ningún momento de la pandemia. Su liderazgo en la industria proviene de la producción de envases flexibles para empresas como La Serenísima, Kimberly Clark, Unilever, Procter & Gamble, entre otras. Pero sobre todo, ha ocupado un lugar importante por su producción de "silobolsas", usadas para el almacenamiento de soja y otros granos. Un suministro necesario para la especulación de las patronales agrarias.

Las empresas siguen despidiendo en plena segunda ola de pandemia, mientras aumentan los contagios y las muertes, a pesar de que rige un decreto presidencial que lo "prohíbe". En muchos lugares los trabajadores se organizan para enfrentarlos.

Te puede interesar: Despidos en pandemia.IPESA: "Me echaron con una causa armada"




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias