Mundo Obrero

ACTUALIDAD

Río Gallegos: triunfo y pase a planta permanente de los trabajadores del Sipem

Luego de una lucha que llevó meses de protestas, consiguieron torcerle el brazo a la precarización laboral y obtuvieron el pase a planta permanente de los jóvenes trabajadores del Sistema Público de Estacionamiento Municipal, los monotributistas y del Plan de Veredas.

Miércoles 25 de septiembre | 10:06

La lucha destacada de trabajadoras y trabajadores del Sipem que denunciaban que durante cuatro años estuvieron bajo una precarización laboral que le impedía ser reconocidos como trabajadores municipales de Río Gallegos, sin contar con antigüedad, asignaciones familiares o tener licencias por maternidad de no más de tres meses (y la mayoría mujeres con hijos y muchas de ellas sostén de familia) finalizará y de manera gradual pasaran a ser planta permanente, engrosando las filas bajo convenio laboral del los trabajadores municipales.

El acuerdo fue aprobado el martes 24 de septiembre en la última reunión de paritarias realizada entre las autoridades municipales y el Sindicato Obrero de Empleados Municipales.

Junto a las y los trabajadores del Sipem también ingresarán otros trabajadores monotributistas y del Plan Veredas. En total serían alrededor de unos 200 trabajadores y a partir del 1 de noviembre comenzarán a trabajar con la categoría 10, percibiendo un sueldo inicial del 75%, con asignaciones familiares y 7 horas diarias de trabajo durante 6 meses. Luego trabajarán otros 6 como planta transitoria y al finalizar pasarán a ser planta permanente.

Meses atrás fue entrevistada por La Izquierda Diario Sol Jaque (una de las principales trabajadoras referentes de la lucha del Sipem) y afirmaba que el sueldo de sus 140 compañeros no superaban los 14 mil pesos, mientras la canasta básica está valuada en 48 mil pesos, por lo que resultaba muy penosa la vida de sus compañeros para mantener a sus familias.

Fue una lucha que al principio tuvo poca solidaridad, pero poco a poco y a medida que se hacía mas visible en las calles, el los izamientos dominicales y en sus lugares de trabajo, consiguieron la simpatía de gran parte de la comunidad de Río Gallegos.

La lucha se hizo más notoria con el caso de Cinthia Choque, que murió mientras trabajaba como agente de tránsito en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires con 6 años bajo la modalidad de monotributista, dejando al desnudo la difícil situación que padecen los jóvenes trabajadores y en Río Gallegos ocurría lo mismo mientras trabajaban sin ningún tipo de estabilidad laboral.

La lucha no fue doblegada ni por el frío bajo cero, ni por los fuertes vientos de la Patagonia, ni por la indiferencia de las autoridades municipales y muy a pesar de que el intendente radical Giubetich se negara escuchar los reclamos. Y como dice la frase “el que abandona, no tiene premio”. Y no lo hubieran obtenido si se retiraban de las calles.







Temas relacionados

Santa Cruz   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO