×
×
Red Internacional

Crónica. Río Gallegos: ¿Qué le pasó a Jorge Peña?

A más de cuatro años de la misteriosa muerte de Jorge Peña, compartimos una crónica en clave narrativa de los hechos sucedidos y de la vida de Jorge. A partir de la lectura de textos periodísticos, de los testimonios de familiares y compañeros de universidad, de un recorrido por las calles de su barrio y del ex boliche, se reconstruye una historia que sigue teniendo muchas preguntas.

Escuchá esta nota
Viernes 29 de julio | 21:42
Imágenes pertenecientes a Francisco Almonacid y a ADNSUR

Jorge Peña era el menor de tres hermanos. Como todo joven de 19 años le costaba levantarse temprano, en su habitación tenía pegadas en la pared fotos de su último viaje de vacaciones con su familia a Puerto Madryn. Usaba su gorra con visera plana, para salir de la chacra ubicada en barrio Los Lolos de la ciudad de Río Gallegos (Desde el 2022 renombrado barrio Néstor Kirchner), en donde vivía con su papá Raúl Peña, su Mamá Claudia Rincón y su mascota una chanchita llamada Pancracia. Se iba caminando a la universidad escuchando: cumbia y reggaetón. Aunque cada tanto reproducía una banda de jazz rock, llamada Morphine, que le había mostrado su hermano mayor Cristian Peña. Como todas las mañanas del 2018, a todo ritmo se dirigió a la Universidad Nacional de la Patagonia Austral (UNPA), Unidad Académica Río Gallegos (UARG), en donde cruzaba con entusiasmo juvenil su primer año como estudiante de la Licenciatura de Trabajo Social “tenía muchísimas ganas de transformar la sociedad, a través de esta carrera”, recuerda su Tutora.

Una compañera de Jorge recuerda que “siempre llegaba a la universidad caminando, con su gorra puesta y saludaba a todos sus compañeros con un beso y se sentaba atrás”.

Todas las tardes de 14 a 18 horas, trabajaba en la cantera, un emprendimiento familiar donde se extraía material árido como: arena, piedra y grava para las obras en construcción. Era un lugar donde se sentía a gusto Jorge porque desde muy chico manejaba máquinas, trabajando junto a su hermano y padre.

El lunes 30 de abril del 2018, era un día no laborable (se había decretado feriado puente, ya que el martes 1 de mayo se conmemora el día del trabajador). Los Peña organizaron una cena para festejar ese día especial y compartir un momento familiar, prepararon los tradicionales ñoquis con salsa.

Jorge no tenía planeado salir al boliche pero decidió salir. Se fue sin su auto, porque había estado tomando alcohol y no quería tener problemas con los agentes de tránsito. Antes de irse su padre le dijo “no vuelvas tarde, bebé, que mañana hacemos bifes de avestruz”. Se despidió y se fue de su casa cerca de las 22:30 para ir al barrio Jorge Newbery a la casa de unos amigos.

Alrededor de las 02:30 de la madrugada Jorge y sus amigos fueron a un boliche que se llamaba Maximus HD, (en ese momento estaba de moda), ubicado en la calle Alberto Juan Bark 64 y Ruta Nacional 3, enfrente de una estación de Servicio YPF, en una zona industrial con circulación de camiones y poco alumbrado público.

Maximus HD

Jorge estaba con sus amigos en el local nocturno, donde todos bailaban con la música de J Balvin, Bad Bunny y Duki, cuando en un momento se genera una escaramuza, una pelea. Al parecer, fue por un trago que alguien le tiró a otra persona por un descuido. Jorge participa de esos empujones, la situación se disipa y la fiesta sigue. Jorge toma un trago, pasan las horas hasta que en un momento se queda dormido en la barra y los patovicas lo sacan al exterior del boliche según su hermano Cristian que vio los videos de las cámaras de seguridad. “Cuando estaba afuera sentado, se ve a personas que salen del local y lo molestan, después él se va, solo sin los amigos y se pierde de la visión de las cámaras”, contó. Nadie volvió a verlo.

Entrada del local donde funcionaba Maximus HD

“Ya el primer día fue jodido, yo me fui a trabajar y esperaba a que llegara mi hermano y mi hermano no venía”, recuerda con tristeza Cristian. Su papá Raúl también esperaba verlo entrar a casa a Jorge, pero eso nunca pasó. “Fue la primera vez que vi llorar a mi viejo”, recuerda su hermano.

La familia de Jorge llamó a su celular incansablemente, hasta que su celular dejo de recibir los llamados. El segundo día no fueron a trabajar a la cantera y empezaron la búsqueda. Recorrieron cada rincón de Río Gallegos, nunca les había pasado algo similar y optaron por buscar en todos lados.

“Cuando desapareció Jorge, al principio no se lo tomaba enserio la comunidad universitaria, pero al pasar las horas, me empecé a preocupar y mis compañeros también”, agrega su compañera de cursada.

El jueves 3 de Mayo la página de Facebook de Extensión UNPA UARG públicó: “Acompañamos en la búsqueda de información sobre el paradero de Jorge Peña, de 19 años, estudiante de la Licenciatura en Trabajo Social, desaparecido desde el día martes 1 de mayo en Río Gallegos. Cualquier información que pueda colaborar con la investigación, debe ser aportada a la Comisaría Sexta del barrio Evita, al 101 o a la dependencia policial más cercana.”

La tutora que orientaba a los estudiantes de la universidad en el primer año de Trabajo Social diálogo para esta crónica de manera anónima y recordó: “Los estudiantes brindaron palabras de aliento a la familia de Jorge, algunos participaron en los rastrillajes de búsqueda y las manifestaciones”.

Según un informe realizado por el medio Infobae, desde el 2012 hasta el 2021: “El Ministerio de Seguridad registró un total de 61.955 personas desaparecidas o extraviadas en el país, de las cuales se hallaron 31.169. La ONG Missing Children Argentina busca en este momento a 110 niños y niñas y Red Solidaria se suma a esa búsqueda de menores y a la de 420 adultos”.

En los primeros días de la búsqueda Claudia recibió un misterioso mensaje a su celular que afirmaba ser su hijo. Decía que se acababa de acostar y que tenía dolores en los huesos. El mensaje desapareció minutos después de recibirlo, ella cree que la misma persona que lo envió luego lo borró y descree que su hijo le haya enviado ese texto por la forma de escribir y el número de celular no era el de él.

El domingo 6 de Mayo la página de Facebook del boliche Maximus HD público un comunicado que expresaba: “Ante la lamentable desaparición en la madrugada del 01 de mayo, del joven Jorge Peña, inmediatamente nos pusimos a disposición de la justicia, e inicialmente con el personal de la Comisaría Sexta”, y siguió. “Así mismo, el miércoles (primer día hábil) pusimos también a disposición del Juzgado de Instrucción N° 2 las grabaciones de nuestras cámaras de seguridad, en las cuales se pueden observar claramente que en el horario de cierre el joven identificado en cuestión se retira de nuestras instalaciones por sus propios medios con absoluta normalidad .Todo el equipo de trabajo de Maximus se suma a la causa, quedando a disposición de la familia y esperando una pronta aparición de Jorge”.

“Había una compañera de la universidad, que comentó que trabajaba en el boliche Maximus HD y le habían dicho sus jefes a los empleados que no hablara del tema”, recuerda su compañera de aula lo que se comentaba en los pasillos de la Unidad Académica.

El lunes 7 de Mayo la familia Peña consiguió reunirse rápidamente con altos funcionarios del gobierno provincial y de la policía. “Nos dijeron que no iban a parar la búsqueda hasta encontrar a mi hermano y quiero creerlo”, dijo a la prensa Verónica Peña hermana de Jorge en la manifestación que se hizo el 8 de mayo. Los familiares sienten que después de ese momento, recién se inicia una búsqueda masiva “se vieron un helicóptero y un dron rastrillando”, recuerdan los Peña.

El martes 8 de mayo, en una fría noche se realizó una multitudinaria marcha por la aparición de Jorge. Algo que no sucedía a menudo en Río Gallegos era ver tantas personas manifestándose. Se sentía el frío, la tristeza pero también el acompañamiento. Con carteles con la cara de Jorgito y velas en sus manos participaron los compañeros de universidad, agrupaciones feministas que minutos antes estaban participando del primer pañuelazo en la ciudad en apoyo a la aprobación del proyecto de ley de Aborto Legal Seguro y Gratuito, y familiares que se rompían en lágrimas. No podían creer lo que les estaba pasando con Jorge. Verónica, con un megáfono en la mano y la voz quebrada parada en el mástil de la avenida San Martín y Néstor Kirchner, hablaba y era escuchada atentamente, con dolor y silencio. Dijo: “Estamos destruidos, estamos desesperados, mi hermano tiene que aparecer”.

Esa madrugada después de la manifestación siguieron la búsqueda en el barrio René Favaloro y en Chimen Aike, (una zona alejada de la ciudad). En esos lugares, familiares y amigos escucharon ruidos que provenían de una casa grande de dos pisos que estaba abandonada. Fueron a investigar, abrieron la puerta, lo primero que encontraron en la parte de abajo era una bicicleta, subieron las escaleras al segundo piso en el medio de la oscuridad de la noche y había una carpa para dormir (una tienda de campaña). La abrieron con el temor de encontrar lo menos deseado. “Cuando le vi la pierna me di cuenta que no era mi hermano, por el color del pie”, recuerda Cristian. Increíblemente la familia había encontrado el cuerpo de un brasileño ciclista e indigente, conocido por su extraño pantalón colorido y con dibujos. Había muerto de hipotermia. "Pobre hombre andá saber hace cuanto estaba ahí”, comenta el hermano de Jorge.

El día siguiente, el miércoles 9 de Mayo, la policía llamó a la familia peña para hacer una ampliación de declaración, en un ambiente enrarecido, cuando se sientan en la oficina les comunican que habían encontrado el cuerpo de Jorge en una cantera que tenía una laguna, a 200 metros de la chacra donde vivía con su familia en el barrio Los Lolos.

“La autopsia que se realizó en la tarde noche de ayer arrojó como resultado que el joven murió por ahogamiento, por lo que se espera el avance de la investigación para conocer los detalles y los motivos por los que el joven, desaparecido desde el primero de mayo, terminó de esa manera”, publicaba el diario Nuevo Día el jueves, 10 de mayo del 2018.

Cantera donde fue encontrado el cuerpo de Jorge Peña

Meses después de recibir los resultados de la autopsia el Poder Judicial Provincial, intentó cerrar la causa, dejando el caso como una muerte por ahogamiento, pero la familia logró apelar y conseguir que se continúe con la investigación.

“No cierra de ninguna manera, Cómo él se iba a morir en una laguna, él conocía el lugar, si estás borracho, llegas a tu casa”, afirma Cristian Peña.

Actualmente se encuentran luchando para que una de las personas que estuvieron en la pelea del boliche, vaya a declarar, ya que para ellos es clave para saber qué es lo que sucedió cuando Jorge se fue del local bailable.

Cantera vista desde otro perfil

Los Peña aseguran tener testigos que estuvieron en laguna de la cantera buscando antes del 9 de mayo, afirmando que el Grupo de Operaciones Rurales (GEOR) de la policía, más personas que colaboraron con caballos y familiares no encontraron nada, previo al hallazgo de los oficiales de la Policía Provincial este es uno de los motivos por los cuales desconfían de la institución.

Después de la muerte de Jorge no festejaron más el día del padre, los cumpleaños, casi nada, ni el día del trabajador, ese fue el día que él salió a festejar, “él no era de salir a los boliches y justo ese día salió” se lamentan. Deseando todos los días saber: ¿Qué le pasó a Jorge Peña?

Jorge Peña




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias