Política Venezuela

ESTADOS UNIDOS

Rindiendo cuentas al imperialismo: Trump recibe a Guaidó en la Casa Blanca

Luego del fracasado intento de imponer a Guaidó como "presidente encargado" durante los primeros meses del 2019, con la injerencia absoluta de EE. UU., Trump recibe al venezolano para enviar su mensaje que sigue con su política intervencionista hacia Venezuela.

Milton D'León

Caracas @MiltonDLeon

Miércoles 5 de febrero | 21:50

Donald Trump, recibió este miércoles en la Casa Blanca a Juan Guaidó, en una reunión de media hora y a puerta cerrada. El encuentro, el primero entre ambos, se produce un día después de que Trump invitara a Guaidó a su discurso sobre el Estado de la Unión ante el Congreso y lo homenajeara como el "legítimo" presidente de Venezuela. No hubo declaraciones al final de la misma.

La reunión era muy buscada por parte de Guaidó, incluso por momentos se especuló que no se diera. Guaidó visitó Miami el sábado, no lejos de donde Trump pasó el fin de semana en su casa en Palm Beach, Florida, donde el presidente estadounidense prefirió jugar al golf el sábado y asistir el Super Bowl el domingo, es decir, sin tener compromiso alguno que impidiera el encuentro. El súbdito de su majestad tuvo que esperar su par de días hasta que se dignara a recibirlo.

Su recibimiento fue confirmado este mismo día, y es de destacar que no figuraba en el listado oficial de invitados al discurso del Estado de la Unión y su presencia no estuvo confirmada hasta apenas una hora antes de la ceremonia.

Para Guaidó era clave el encuentro, para mostrarlo como un punto culminante de una gira internacional destinada a reforzar su alicaída figura en el plano nacional. El acelerado cabildeo de la derecha norteamericana, mientras Guaidó esperaba, al final rindió sus frutos para estar presente, primero durante el discurso de Trump donde éste le dedicó un minuto, y segundo ser recibido en la Casa Blanca.

Lo de Guaidó en EE.UU. brinda un cuadro deplorable de la oposición derechista, entre los que lo criticaban porque estaba la posibilidad que no lo recibiera Trump, y los que lo defendían porque sí fue recibido por importantes figuras y que continuaba siendo “importantes para Trump”. Una discusión que expresa más que todo una mentalidad colonial.

En su gira, Guaidó ha buscado darle reflote a su alicaída situación en el país con esta nueva gira internacional, y al menos en lo que a recibimientos oficiales se refiere, no le ha ido mal, cerrando la misma con la recepción de Trump en la Casa Blanca. Primeros ministros como Boris Johnson de Inglaterra o presidentes como Emanuel Macrón en Francia, además de representantes de la Comunidad Europea, se reunieron con el exponente de la oposición derechista venezolana.
Justamente es en el plano internacional donde Guaidó puede tener más movimiento y reconocimiento, no porque sea un adalid de la “democracia”, papel que pretende representar, sino por el alineamiento político que ha logrado tras su figura de la derecha continental, desde los Estados Unidos hasta la mayoría de los países de Europa.

Como hemos explicado en un reciente artículo, Guaidó emprendió esta nueva salida en uno de los momentos de mayor división y debilidad de la oposición lejos de la capacidad de movilización de enero y febrero del año pasado, así como de los movimientos palaciegos del Gobierno de Maduro en el marco de su autoritarismo de hacerse de una Asamblea Nacional afín. Esta ratificación de apoyos internacionales se trata entonces de una bocanada de aire fresco a la oposición toda y, en particular, a la figura de Guaidó, para buscar revitalizar su alicaída situación –con escándalos de corrupción de por medio- en el plano interno.

Te puede interesar: La gira de Guaidó: movimientos políticos para oxigenar su liderazgo

Guaidó es recibido en momentos en que Trump enfrentaba un juicio político que podría haber hecho entrar en crisis su carrera a la reelección presidencial, que se desarrolla hacia noviembre próximo, pero fue absuelto por el Senado este miércoles. A sabiendas seguramente que no pasaría nada en el Senado, el discurso de Trump del martes funcionó como un adelanto de su estrategia de campaña. En este marco el saludo a Guaidó durante su discurso, así como su recibimiento en la Casa Blanca, gestos no solo dirigidos al títere de Washington sino también a su propio electorado estadounidense.

No sería extraño entonces que en el marco de su campaña electoral, el presidente estadounidense enduresca la política hacia Venezuela, y muchos analistas sostienen que le sería de gran utilidad interna conseguir sacar a Maduro y colocar en Miraflores a su elegido. Una situación que se le vio complicada durante todo el 2019 en el marco de toda una embestida imperialista en clave golpista que en lo interno encabezó Guaidó, incluyendo la intentona militar del 30 de abril. Sin embargo, desde mediados del año pasado, Trump había dado señales de frustración por la falta de resultados en la estrategia de su Gobierno para derrocar a Maduro, y poner en el poder a Guaidó.

Como parte de todo esto, previo al encuentro con Trump, el vicepresidente Mike Pence y Guaido se reunieron en el Capitolio antes de que el estadounidense partiera en un viaje a Pensilvania, en ese encuentro también estuvieron presentes los senadores Marco Rubio y Rick Scott, ambos republicanos de Florida. Robert O’Brien, el asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, había exigido el miércoles a Rusia, China y Cuba que pongan fin a su apoyo a Maduro, como parte de la política de continuar la presión sobre el Gobierno de Maduro.

De allí que la reunión en la Casa Blanca, vino acompañada de una advertencia de Washington de que Maduro "no interfiera con el regreso" de Guaidó a Venezuela tras su gira internacional. "Habrá consecuencias muy significativas" si se ponen trabas al ingreso de Guaidó, dijo un alto cargo estadounidense, de acuerdo a la agencia EFE, en una rueda de prensa telefónica. En la que habría agregado que Trump ha dado instrucciones a su Gobierno de "acelerar e intensificar sus medidas en lo relativo a Venezuela" y "crear más estrés a Maduro".

Aún está por verse si al final Trump decide endurecer más su política hacia Venezuela en el marco de las sanciones, y sobre todo en el camino de su campaña electoral para las presidenciales de noviembre. Pero lo que ha sido es el total vasallaje político de la oposición de derecha aglutinada alrededor de Guaidó que sigue aferrándose a una cada vez más injerencia e intervención imperialista en Venezuela. En su viaje a Estados Unidos fueron a rendir cuentas a su amo imperial, y a pedirle que redoble su política del país.

Personeros que no han tenido ningún empacho en reclamar por más sanciones que en el último período no hecho que acentuar las calamidades del pueblo ya de por sí con grandes sufrimientos por las políticas antiobreras y antipopulares del Gobierno de Maduro. Por otra parte, un Gobierno que desde el inicio de la crisis decidió pagar una fraudulenta deuda externa en vez de atender las necesidades del pueblo para luego aplicar planes hambreadores a lo largo de todos estos años tal como fue el de agosto del 2018.

Hay que rechazar claramente toda esta intervención imperialista que no implica en modo alguno dar un aval al Gobierno de Maduro. La pelea contra el Gobierno de Maduro y sus políticas económicas, así como contra todo su autoritarismo y por las libertades democráticas, en modo alguno puede llevar a los trabajadores a entrar en la demagogia de la oposición en aras de una supuesta pelea por la “democracia”. Hemos tenido suficiente ilustración del significado de este término para estos sectores, con intentonas golpistas de por medio. Categóricamente hay que decir que solo el pueblo trabajador tiene el derecho de sacar a Maduro, y no la oposición derechista de la mano del imperialismo buscando imponer un gobierno que también aplicará planes y ajustes antiobreros funcional a los intereses de Estados Unidos, no en vano es todo el apoyo que les ratifica Trump y el derechismo continental.







Temas relacionados

Ofensiva imperialista en Venezuela   /    Juan Guaidó   /    Derecha Venezuela   /    Política Venezuela   /    Venezuela   /    Estados Unidos   /    Donald Trump   /    Nicolás Maduro   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO