Internacional

SE AGRAVA LA CRISIS SOCIAL Y ECONÓMICA

Revuelta en un municipio de Venezuela por falta de servicios, hambre y cuarentena forzada

En horas de la noche de este martes, pobladores de Río Tocuyo, municipio Torres del estado Lara, salieron a protestar por las constantes fallas de los servicios públicos, fundamentalmente agua y luz. Enardecidos, incendiaron un vehículo militar de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB). También se combinó con la situación de familiares aislados en refugios como sospechosos de tener COVID-19 en esa localidad.

Miércoles 8 de julio | 21:42

En medio de la cuarentena decretada por el Gobierno de Maduro se ha visibilizado mucho más la situación de calamidad que sufre la población en medio de una catástrofe económica y social que no cesa. Forzados los habitantes de esta región larense a permanecer en sus casas en una cuarentena radical a partir de la 1:00 de la tarde, en situaciones de precariedad por la falta de ingresos, sumado a las reiteradas fallas en los servicios, no les quedó más salida que hacer sentir la voz de su protesta con acciones contundentes.

Al inicio de la cuarentena hubo situaciones similares de explosiones sociales en ciudades del interior del país, sobre todo en la región oriental, pero fueron aplacadas con el accionar de las fuerzas represivas. La obligación de encerrarse sin que el Gobierno de Maduro garantice un salario de cuarentena que como mínimo cubra los costos de la canasta básica familiar, prácticamente es la condena a morir de hambre. Si no es el Covid-19, es el hambre que azota a grandes sectores de la población que resolvían de alguna manera su situación con los trabajos o las ventas informales.

Y esto es lo que explota en la localidad de Río Tocuyo. Los prolongados cortes de electricidad, la falta de agua, combustible y fallas en las telecomunicaciones son parte de las causas por las cuales, los habitantes de la capital de la parroquia Camacaro salieron a protestar. “A esta hora hay protestas en de Río Tocuyo, parroquia Camacaro del municipio Torres, estado Lara. Las personas tomaron las calles por falta de agua, luz y por las condiciones de los centros de confinamiento” relató y transmitió en vivo el periodista Junior Parra a través de su cuenta en Twitter.

La protesta presuntamente también se originó por el retraso que hay en los resultados del COVID-19 en la región larense. Las personas llegaron a reclamar el derecho de conocer los resultados de las pruebas realizadas a sus familiares aislados como probables infectados en esa localidad. Los manifestantes llegaron hasta los militares, donde se le prendió fuego a una patrulla de la GNB, indicándoles que sus familiares superaron los quince días encerrados en el refugio sin saber hasta ahora nada de ellos, respecto a sus condiciones de salud.

Más tarde los protestantes se acercaron incluso a la sede del PSUV, donde permanecieron gritando consignas en contra de los atropellos y se reportaron detenidos y heridos, de acuerdo a distintos medios a través de periodistas en el lugar. Aunque no está confirmado a estas horas, se indica que durante la protesta hasta se habrían tomado la sede del PSUV. Es una de las versiones emitidas por el propio alcalde de la localidad, Alfredo Ramos.

Cansados de la situación agobiante, una cuarentena radical y la falta de servicios como agua y luz, sin ningún tipo de políticas del Gobierno como un salario o subsidio de cuarentena al nivel de la canasta básica, abastecimiento de los insumos de protección de bioseguridad, al pueblo trabajador y a las mayorías populares no le resta más que rebelarse. Pero el Gobierno tiene la represión como única respuesta, como ya se vio en los casos de Araya y Upata, entre otras localidades, al inicio de la cuarentena.







Temas relacionados

Cuarentena   /    Pandemia   /    Coronavirus   /    Catástrofe económica Venezuela   /    Crisis Venezuela   /    Venezuela   /    Represión en Venezuela   /    PSUV   /    Nicolás Maduro   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO