Internacional

CORONAVIRUS

Revuelta de riders italianos: "Una pizza no vale el riesgo, ¡deja de repartir!"

La crisis de la salud, nacional y mundial, vinculada al coronavirus afecta particularmente a los trabajadores y las trabajadoras jóvenes, empleados con contratos hiperprecarios o irregulares.

Viernes 13 de marzo | 09:46

La crisis de la salud, nacional y mundial, vinculada al coronavirus afecta particularmente a los trabajadores y las trabajadoras jóvenes, empleados con contratos hiperprecarios o irregulares. Un caso particular es el de los riders, los ciclistas que trabajan para las aplicaciones de entrega a domicilio de alimentos y otros productos y servicios. Un trabajo que, en el momento de la creciente propagación del virus, es particularmente peligroso y desestabilizador en comparación con las medidas con las que se intentan contener la infección.

Los colectivos de trabajadores autoorganizados de Bolonia, Milán, Roma y Nápoles, con razón, toman posición respecto de la política imprudente de las aplicaciones, que sacrifican la salud de los cadetes, mensajeros y de todos los usuarios en el altar de la ganancia. Reclaman la suspensión del servicio, el protección de la salud, la continuidad de los ingresos para todos los trabajadores del sector. Su protesta se suma a las movilizaciones y huelgas que están comenzando a cruzar el país, en una situación sanitaria, social y política de crisis y respuestas tardías, represivas y descaradamente pro-patronales del gobierno y el Estado italiano.

Reproducimos, a continuación, el comunicado de los riders autoorganizados

Seguimos los acontecimientos que preocupan a nuestro país con preocupación, aún más porque estamos entre aquellos y aquellas que no pueden quedarse en casa. Somos empleados pero, en los papeles, la falsa autonomía y la ausencia de un contrato nos privan de cualquier medio de defensa y protección.

Hemos trabajado estos días con el miedo que tantos y tantas viven en este delicado momento. Trabajamos principalmente para plataformas que no nos proporcionaron, a pesar de nuestras incesantes solicitudes, a pesar de las leyes estatales, los dispositivos de seguridad necesarios.

Vivimos de las entregas a domicilio, son nuestra fuente de ingresos: magros, precarios, a destajo. Pero como lo hemos hecho en otras circunstancias, sentimos la necesidad de decir que nuestra vida y nuestra salud valen más que una pizza, un sushi o un sándwich. Lo hicimos cuando la nevada hizo que las calles de nuestras ciudades no fueran transitables y las plataformas se frotaron las manos para aprovechar una situación en la que la gente no salía de la casa y ordenaba online.

Tenemos ganas de hacerlo aún más ahora, dado que las indicaciones de seguridad dadas por el Gobierno no son posibles de cumplir con las aplicaciones de entrega de alimentos. No lo son, aún más desde hoy, que descubrimos increíblemente que nos enfrentamos a una liberalización irresponsable de las actividades de entrega a domicilio. Casi parece que se han convertido en un servicio público indispensable como el cuidado de la salud, las farmacias o los supermercados: un servicio esencial que deberíamos llevar a cabo sin ninguna protección, invisible para esta economía.

Creemos que la situación es muy grave y que debemos detener la infección antes que nada. Si la distribución de alimentos en el hogar se vuelve indispensable, el Estado, la Protección Civil y los organismos pertinentes deben pensar en ello.

¡Paramos!

Instamos a los riders a abstenerse del servicio mientras dure la orden de restricción.

Invitamos a los consumidores y a las consumidoras a no ordenar: pensamos en lo necesario, nuestra salud, nuestra vida y aquellos que parecen no tener derecho a quedarse en casa.

Pedimos acceso a redes de seguridad social y el derecho a tener una continuidad de ingresos, porque debemos poder seguir viviendo, quedándonos en casa.

Solicitamos que el gobierno imponga restricciones a las entregas a domicilio en todo el país, tomando como ejemplo las disposiciones de la región de Campania que identifican un posible vehículo de contagio en la entrega de alimentos.

El Gobierno también moviliza a la Agencia Tributaria para que prevea el reembolso inmediato de las retenciones en origen a los prestamistas ocasionales que en 2018 y 2019 se mantuvieron por debajo del umbral de los 5.000 euros.

Queremos evitar un estado de grave peligro para todos nosotros y para nuestros clientes.

Haremos nuestra parte, en todas las formas posibles, para que nadie se vea obligado a poner en segundo plano su propia seguridad, sus seres queridos y todo nuestro país.

La salud es un derecho para todos, nosotros también queremos ejercerla, quedándonos en casa como los demás: ¡por eso exigimos ingresos, protecciones y garantías para todos!

Riders Union Bologna
Deliverance Milano
Riders Union Roma
Riders per Napoli – Pirate Union







Temas relacionados

Pandemia   /    Coronavirus   /    Explotación laboral   /    Riders   /    Explotación   /    Italia   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO