×
×
Red Internacional

Pandemia.Restricciones sin soluciones de fondo: no hay plan de vacunación ni IFE para quienes sufren la crisis

Mientras crecen los contagios, crecen la pobreza y la crisis social. El Gobierno de Alberto Fernández -en acuerdo con Larreta y Kicillof- solo tiene como "salida" hacer más fuertes las restricciones y los controles. Mientras tanto, no se tocan los negocios de grandes laboratorios como el de Hugo Sigman.

Viernes 30 de abril | 18:00

Este viernes, en un mensaje emitido durante la mañana, Alberto Fernández anunció la continuidad de las restricciones ante la pandemia. La nueva fecha extiende las limitaciones existentes hasta el 21 de mayo y agrega algunas cuestiones menores. Lo esencial, sin embargo, es la continuidad de lo ya resuelto por DNU el pasado 16 de abril.

En su discurso, el presidente señaló “hemos contenido el crecimiento exponencial de casos de coronavirus en el AMBA" pero, al mismo tiempo advirtió que "la situación no está resuelta". En la misma tónica añadió que “las próximas semanas pueden llegar a ser muy duras; debemos continuar con medidas”.

Sin embargo, estas restricciones se mantienen en los mismos límites que tiene el armado oficial frente a la pandemia. Las restricciones -necesarias ante los contagios- no están acompañadas de ninguna medida que evitar un derrumbe mayor de las condiciones de vida de las mayorías populares que ven reducidos sus ingresos o sufren el crecimiento de la desocupación y la pobreza.

El Gobierno -como denuncia reiteradamente el Frente de Izquierda- sostiene un esquema de gasto público donde esa crisis social no es una variable. La continuidad de la pandemia no implicó un retorno de mecanismos como la IFE que, aunque limitado en alcance y monto, era una paliativo para millones de personas.

Por el contrario, su única "respuesta" frente a la aguda situación social creada por las nuevas restricciones es un bono por única vez de $ 15.000. Una medida que, sin embargo, no alcanza a millones de personas. El monto destinado a esta medida es la mitad de lo que pagará al FMI la semana entrante.

Te puede interesar: El Gobierno pagará al FMI U$S 300 millones, el doble de lo que destinó al bono de $ 15.000

Durante su discurso, el presidente reivindicó la campaña de vacunación. Señaló que "mientras nos cuidamos, avanza el plan de vacunación más grande de la historia argentina". El dato es, sin embargo, engañoso. Solo un porcentaje mínimo de la población recibió las dos dosis de las vacunas: el 2 %. El resto de las personas vacunas tiene, apenas, una dosis.

La campaña de vacunación se encuentra muy atrasada. Ese atraso se paga con vidas y en gran medida esto se debe a los acuerdos realizados con los grandes laboratorios, que llegan a fabricar aquí parte de los insumos, pero los exportan, como el caso del Grupo Insud de Hugo Sigman.

Te puede interesar: Vacunas.El Frente de Izquierda propone declarar de utilidad pública el laboratorio mAbxience

Los anuncios también dejan de lado otra realidad. Otro de los problemas que sigue abierto son los contagios en el transporte y los lugares de trabajo, ya que la inmensa mayoría de las actividades productivas sigue vigente. Aunque se aseguró que el transporte público será para "esenciales y autorizados", lo cierto es que son millones los que tienen que seguir viajando hacinados para mantener sus trabajos. No se dispuso, como se había especulado, la medida de que sean las empresas las que garanticen el transporte seguro a sus trabajadores que no tengan vehículo propio.

En este marco, es lógico esperar el aumento o la continuidad de los contagios tanto de quienes se ven obligados a viajar para ir a sus trabajos como de quienes trabajan en medios de transporte. De hecho mientras el Presidente anunciaba las medidas se realizaba una protesta de choferes autoconvocados en distintos puntos del Conurbano, que además de salario reclamaban vacunación y protocolos.

Te puede interesar: Choferes autoconvocados desafiaron a Gendarmería y lograron manifestarse en el Acceso Oeste

La crítica situación sanitaria y social hace necesarias medidas de fondo, que garanticen que millones de personas no sigan hundiéndose en la pobreza. Al mismo tiempo, para dar una respuesta seria a la crisis sanitaria, hay que afectar los intereses de los grandes empresarios de la salud privada y de los grandes laboratorios. Una primer y urgente medida, como propone el Frente de Izquierda Unidad, es la declaración de utilidad pública del laboratorio mAbxience, perteneciente al empresario Hugo Sigman.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias