×
Red Internacional

El personal médico residente viene haciendo público sus reclamos que se intensificó durante la pandemia. Salarios bajos y sobrecarga laboral ante la segunda ola

Sábado 10 de abril | 15:20

Entrevistamos a personal médico residente del sistema de salud pública de la provincia que vienen de hacer público reclamos históricos que se intensificaron durante la pandemia. Denuncian que a pesar de tener una dedicación full time y de cubrir la mayoría de la atención en los hospitales, tienen salarios muy bajos y en vez de contratar más personal para cubrir la atención por covid, los reubicaron a áreas de febriles afectando tiempo de formación disciplinar.

Hola, gracias por concedernos esta entrevista en un momento de tanta sobrecarga laboral a la que están sometidos. Lo primero que te quería preguntar, para que las y los lectores conozcan, ¿cuáles son las tareas que realiza un residente en un hospital?

El residente realiza cobertura en sala de internación, guardia y consultorio externo del hospital. Cubre gran porcentaje de servicios y todas las actividades de guardia nocturna y fines de semana en salas están a cargo de residentes. Gran porcentaje de la atención en guardia mayor también se sustenta por actividad de los residentes, sobre todo de especialidades quirúrgicas. Básicamente, el hospital se mueve en función de los residentes. Trabajamos por reglamento 60 horas semanales, pero muchos de nosotros excedemos esa carga horaria para poder cubrir necesidades de cada uno de nuestros servicios.

En algunos de los carteles que utilizan para manifestarse ponen una frase muy significativa. ¿Por qué dicen que son la “mano de obra barata” del sistema de salud?

Decimos que somos mano de obra barata del sistema de salud porque consideramos que tenemos una gran carga laboral que no se correlaciona con el salario que cobramos, no conforme con esto, nos vimos en ciertas situaciones de necesidad del sistema obligados a cubrir otros sectores sin cobrar un extra por ese trabajo.

Están totalmente sobrecargados, y en ese marco ¿Cómo vivieron los residentes la primera ola contagios de Covid?

Muchos de nosotros fuimos reasignados a sectores covid durante la primera ola. En tal caso dejamos de asistir a nuestros servicios y perdimos formación, nos dedicamos exclusivamente a la atención de pacientes covid. El trabajo fue exhaustivo, estresante y creo que así lo fue para la mayoría de compañeros del sistema de salud, con la diferencia que nosotros siempre fuimos el primer eslabón de la cadena. Fue muy difícil retornar a nuestros servicios, a pesar de que ya por diciembre, los casos covid habían bajado muchísimo en número y los hospitales para atención covid tenían menor demanda.

Claro, en otras ocasiones también cobró visibilidad esta situación en la trabajan, cuáles son los reclamos históricos de los residentes y que cambios hubo en la pandemia?

El reclamo histórico que tenemos apunta a dejar de ser usados como mano de obra barata a necesidad del sistema, un sistema que muchas veces no planifica ni prevé, ya que cuenta con "disponibilidad de residentes full time" que con la justificación de ser becarios del sistema de salud se deben 100% a el, en detrimento muchas veces de nuestra formación profesional, formación que tiene un tiempo finito, un tiempo que perdido después no se recupera. Y eso se vio potenciado en la situación actual de pandemia.

¿Qué opinas de la política sanitaria del gobierno en esta segunda ola?

Creo que el manejo de una situación crítica como lo es una pandemia sobrepasa a cualquier nivel y a cualquier sistema. Ante una segunda ola, que ya dio inicio hace unos días, la única medida viable es la de restringir parcialmente actividades y apelar a la conciencia social, mientras que se prepara un sistema de salud para la batalla. Y es que ahí está el principal problema, en esta batalla nos encontramos con soldados agotados después de un 2020 extenuante y que vienen siendo precarizados hace años, sin una respuesta a las demandas planteadas. Es el eterno reclamo de trabajadores de la salud por reconocimientos que nunca llegan. Y es en los momentos de crisis donde queda en evidencia cuales son la prioridades, quién es realmente "esencial". Pero sin embargo, el reconocimiento monetario siempre va hacia otro lado.

Los trabajadores de salud necesitamos que se nos reconozca como tal, y eso va mucho más allá de unos aplausos de balcón. Estamos exigiendo al gobierno respuestas, respuestas que nunca llegan, y sin embargo así, nos vemos "obligados" a seguir en la batalla. Es momento de empezar a priorizar, y la salud hoy y siempre es prioridad. Lo recursos deberían estar destinados en su mayoría a cubrir necesidades en salud y eso incluye el pago de salarios dignos, no solo el equipamiento de terapias intensivas con cientos de respiradores sin tener en cuenta al personal necesario para asistirlos. No podemos hacer política con salud, la salud es un derecho fundamental, no una campaña electoral. De otra forma estaremos siempre errados.

La semana pasada hicieron paro y también participaron de la marcha el día de la sanidad. ¿Cómo continuarán la lucha por sus derechos?

Los residentes del hospital centro de salud se vieron obligados a parar la semana pasada. Fue una medida extrema, como último recurso que pudo permitir acceder al dialogo, de otra forma nunca hubieran sido escuchados, cómo pasó durante todo el 2020. Ahora seguiremos luchando por nuestros derechos, sin dejar de atender a las necesidades de la crisis actual. No queremos seguir siendo el primer eslabón del cual se echa mano ante necesidad, no lo permitiremos. Vamos a seguir manifestándonos unidos ahora más que nunca.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias